“Siempre tomé la danza como una forma de expresión”

Fiorella Tironi Corbo – Docente de Danza Clásica

EL PUEBLO dialogó con la flamante profesora de Danza Clásica, Fiorella Tironi Corbo, quien, junto a un grupo de compañeras de la Academia Danza Luz, obtuvo su diploma el pasado mes de diciembre.

Según sus palabras, a través del baile (también estudia danza árabe y contemporáneo), con el que convive desde muy pequeña, ha encontrado la forma de “decir algo que, capaz, no es fácil decirlo con palabras”, destacando, también, la formación en cuanto a la cultura general que se inculca, obteniendo de esa manera, una base sólida en la tarea que realiza.
¿Desde cuándo en el mundo de la danza y cuáles practica?
En la Academia desde los 5 años, pero, en realidad, desde mucho antes ya bailaba. Hoy en día lo que bailo es danza árabe y danza clásica, y desde hace 2 años, también danza contemporánea.
Danza clásica consiste en en toda la parte técnica, en las posiciones, la postura de los brazos, el equilibrio; por eso se estudia primero, la danza clásica, y, después, se descontractura todo con la contemporánea, que se concentra más en la expresión de la bailarina, en cómo se siente la misma, lo cual, es una de las características de la bailarina, la expresión; entonces, es por eso que se hace en los últimos años, cuando ya se está más experimentado en el cómo bailar, se enseña el contemporáneo, más descontracturado, no tiene técnica, ni posiciones, no estar siempre recta.
En la danza clásica, por ejemplo, tenemos las diferentes posiciones, la primera, la segunda, la tercera, en las que siempre hay que tener la espalda recta, los brazos específicos para la primera, brazos específicos para la segunda, lo mismo para la tercera. Es, para que se tenga una idea, lo que se ve en el ballet en el teatro, por ejemplo; la bailarina siempre se ve recta, con la cabeza siempre erguida, siempre mirando de frente y hacia arriba, nunca hacia abajo. En tanto que en el contemporáneo, la bailarina mira al piso , mira al cielo, se ondula, se mueve, puede tirarse y bailar en el piso, girar, mientras que la bailarina clásica, no.
¿Cuál es su baile preferido, el árabe, el clásico o el contemporáneo?
El árabe es más abierto, tenes muchos más estilos de danzas; entonces, podes combinar la danza clásica con la árabe. A mí lo que más me gusta, son las danzas típicas, las culturDANZAales, que son danzas que te están diciendo algo, como por ejemplo la Danza del Cántaro, que representa a las gitanas viejas que bailaban juntando el agua. Es una danza que me encanta, ya que representan a las mamas viejas, para que tengan una idea, con los vestidos grandes, bailando y moviendo el agua. Y el clásico, el cual, es una forma más de expresarse, donde se está queriendo decir algo, y lo estás diciendo con dicha danza.
A parte de la práctica típica del baile, también se realiza una formación basada en la lectura, ¿es así?
A lo largo del proceso de formación, desde el momento mismo en que se empieza, ya se va formando en lo que sería cultura general, respecto a lo que va junto al baile, a la danza. A lo largo de los años rendimos exámenes; cada año que culmina, implica hacer una carpeta, en la cual se nos pide que busquemos información sobre un tema específico, por ejemplo quién fue Marita Anglioni. Nos piden que hagamos una investigación y presentarla, la cual a fin de año va a la carpeta y lleva su nota. A mitad de año, o casi a fin de año, dependiendo de los tiempos, se realiza una prueba, la cual, si se pierde, se puede volver a repetir pero, sí o sí, se tiene que aprobar en el año. Todos los años se realiza esa tarea y la prueba.
A partir de octavo y noveno año, tenemos los exámenes específicos como nutrición, psicopedagogía, anatomía 1, anatomía 2, anatomía 3; todo eso en clásico. En árabe, ya son otras cosas; donde la tarea es mucho más larga.
Para llegar a ser docente, ¿cuántos años de estudio fueron precisos?
Unos 10 años; normalmente, algunas compañeras lo hacen en un poco más de tiempo, pero, empezás a partir de los 6 años de edad, por lo que lleva unos 10 años en total. Yo me recibí el pasado 20 de diciembre junto a varias compañeras, en la Academia Danza Luz, de danza clásica; de árabe sería este año, si todo sale bien.
¿Ha participado en competencias?
Sí. La característica que tiene Danza Luz, es que siempre participa de las competencias en grupo, no busca el individualismo. Le gusta que haya un trabajo en grupo, siempre todas juntas, no se trata de que haya una bailarina solista. Las únicas veces en que baila sola la bailarina, es cuando te recibís de profesora de árabe, es la única vez; y, la variación en danzas clásicas, pero, normalmente, las variaciones no compiten.
Las competencias fueron South Fest, la Universal Dance y en Concordia, que lo realiza Teresita Mignon. Aunque, Danza Luz no participa, no se dedica mucho en competencias, ya que no es lo que se busca el competir por un premio, porque el espíritu es el del aprendizaje.
¿Seguirá especializándose?
Yo tenía pensado hacer una combinación, que es lo que siempre hablo con mis padres, de poder llegar en un futuro abrir una academia, pero en la que no se concentre solamente la danza, sino que combine muchas otras cosas, como por ejemplo, ponerle características del patín, música, etc.; más específicamente, arte, que la gente se pueda expresar cuando está haciendo eso, y no dedicarse tanto a lo que es en sí, una academia de danza, técnica y todo eso.
¿También es patinadora?
Sí, desde los 8 años. Lamentablemente hace un año y medio que no lo practico, porque tenía tiempo a disposición de la danza, al estar por recibirme de profesora, por lo que tenía que preparar muchas cosas. En patín llegué hasta lo que se conoce como Federal, que vendría a ser una etapa más avanzada, con competencias más estrictas, donde se piden hacer cosas mucho más complicadas; por ejemplo, están las etapas de principiantes, pre formativa, formativa avanzada, que son los principales, vendría a ser lo primario; y, después, ya pasas a Federal 1, Federal 2, Federal 3, que son las etapas que compiten en instancias como el Sudamericano, que van a otros países. Aclaro que no se trata de patinaje sobre hielo, sino que es patinaje cuatro ruedas.
¿Vale la pena el esfuerzo dedicado durante tanto tiempo?
Sí, absolutamente. Vale la pena el esfuerzo, siempre valió la pena, porque, como le dije, siempre tomé la danza como una forma de expresión, una forma de decir algo que, capaz, no es fácil decirlo con palabras.