Sigue la tala de árboles en Arenitas Blancas… y nadie hace nada

Arenitas Blancas pudo ser la primera reserva ornitológica del Uruguay cuando hace muchos años, con el apoyo del profesor Lagomarsino de la Asociación Cristiana de Jóvenes, elaboramos un proyecto… que después se perdió en la Intendencia! Tala1
Pero bueno, esa es otra historia. El pasado miércoles, me sorprendí: iba saliendo de Arenitas Blancas cuando un grupo de personas acababan de derribar un gigantesco eucalipto del ornato público y se tomaban la potestad (¿conferida por algún jerarca municipal?) de interrumpir el tránsito vehicular mientras con lingas y un tractor retiraban el enorme tronco que había caído sobre la Costanera Sur.

No había señalización alguna, no habían colocado la conocida cinta amarilla… Nada. Los “monteadores” se encargaban de talar los árboles, cortar el tránsito, llevarse los troncos, etc. etc. etc.
De todo ello informamos a jerarquías de la Intendencia.
En un caso encontramos comprensión y preocupación, en otro una llamativa indiferencia…
Al otro día, jueves a la mañana supuse (con acierto) que podía tomar algunas fotografías del traslado de los troncos en un viejo y conocido camión que suele deambular –siempre en búsqueda de leña- por estos parajes de Arenitas Blancas.
Dicho y hecho: fotografié al camión transitando con un cargamento fácilmente estimable en varios miles de kilos por sobre los puentes de la Costanera, los que sabemos todos los vecinos, no son ni están aptos para soportar semejante peso…
Pero al camionero, a los montaraces y al jerarca municipal responsable del área no le importaron porque ni siquiera envió a un inspector de tránsito para controlar el “operativo”. Tala1
Publiqué en facebook la fotografía y escribí:
“Este camión se lleva de mi barrio, Arenitas Blancas, troncos de árboles casi centenarios. ¿La Intendencia estaba informada? si, lo estaba. Si se trata de preservar los recursos naturales, el medio ambiente… todos se lavan las manos. Yo me aburrí de pelear contra desconocidos y no tanto. Con dolor lo reitero: para mí se acabó. Me cansé… Abandono la lucha…”
No fueron pocos los comentarios que aparecieron en la red social. Reproduzco sólo uno de ellos y agradezco todos los demás:
“Vemos con tristeza, como nuestro querido lugar, va siendo destruido, ante la ineficacia de las autoridades. Acá vivimos en el mundo del revés, destrozando espacios verdes cuando en el resto de los países, se acelera su protección. En ese camión llevan árboles tan añosos, que superan largamente nuestra existencia. ¿Hasta cuándo?. . .»
Ante una interrogante que hizo el edil del Partido Nacional Pablo Bonet, le confirmo que uno de los árboles talados era del ornato público y para ello se requiere de autorización municipal e incluso de un informe del Cuerpo de Bomberos justificando el corte por razones de seguridad o aconsejando su adecuada poda.
Es más: le expliqué que cualquier vecino interpone un recurso de amparo e impide la muerte de un árbol que es de propiedad de todos, porque de hecho yo lo hice varias veces… aunque en esta oportunidad llegué tarde.
Vean las fotos. Hablan por sí solas…
Duelen las fotos, pero además duele comprobar cómo hay funcionarios, a quienes les pagamos los sueldos vía impuestos, que no cumplen con su trabajo.
Así la lucha se hace muy despareja y ya casi no tiene sentido. Por eso opto por lo del título: me cansé… Tal vez algún día lo omisos de hoy le tengan que dar explicaciones a sus hijos o a sus nietos sobre la destrucción del medio ambiente y del hábitat natural de miles de aves…
Ojalá encuentren las palabras adecuadas para hacerlo y que no tengan que hablar de omisión, desinterés, irresponsabilidad o simple ignorancia.
Atte.
Luis Bértiz
Arenitas Blancas