Sigue sin salida el conflicto del gas

Sigue complicada la situación del conflicto entre los trabajadores y empresarios de supergás que tiene desabastecida a la población del país. Por tres horas, de 9 a 12, estuvieron reunidas ayer las partes y no se llegó a una salida acordada. Según indicó a EL PUEBLO Raúl Ferrando (dirigente de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios) “está trabada la negociación por el tema de la jornada laboral de los trabajadores de los call center”. Agregó que “lamentablemente las empresas quieren que hayan empleados A y B como en la dictadura, al no aceptar la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales para los trabajadores que atienden las llamadas y que consideran que son parte de la producción de supergás”. Según Ferrando, aún en los grupos salariales específicos de call center (grupo 19, subrupo 19) la jornada de labor es de 39 horas semanales.

LAS EMPRESAS SE NIEGAN A TODO

Ferrando indicó que “las empresas se niegan a todo y procuran romper la herramienta sindical, y hacer caer la ley de negociación colectiva”.

De la reunión de la víspera el Ministerio de Trabajo pidió un cuarto intermedio hasta la mañana de hoy, sobre las 9:30 horas. Por su parte la delegación de trabajadores mantuvo una reunión con el Inspector General del Trabajo y de la Seguridad Social, Dr. Juan Andrés Roballo, y sobre las 17 horas con el Director Nacional de Trabajo, Luis Romero, quien también por su lado dialogó con las empresas.

EL CONFLICTO PUEDE PROFUNDIZARSE

Ferrando fue claro y terminante al decir que “este puede ser el fin del conflicto o el comienzo del mismo, ya que la Coordinadora de Sindicatos de la Energía está dispuesto a solidarizarse con los trabajadores del sector, y se podrían sumar otras medidas sindicales”. Reiteró, finalmente, que “hay una clara intención de las empresas de romper la herramienta sindical”.

Según fuentes sindicales, desde el gobierno, no se está pensando en la declaración de esencialidad del sector.

A nivel local, se nos informó que recién el jueves próximo podría estar llegando algo de gas a la ciudad, pero en cantidades totalmente insuficientes para la demanda existente.