Sindicato de OSE extendió hasta hoy al mediodía el plazo para firmar a favor de un referéndum contra la Ley de Riego

Sindicato de OSE extendió hasta hoy al mediodía el plazo para firmar a favor de un referéndum contra la Ley de Riego

Estamos luchando en contra de esta ley de riego, que ya se aprobó en dos días, con los votos de todos los partidos políticos”, dijo a EL PUEBLO, Saúl Pintos, funcionario de OSE e integrante del gremio que nuclea a estos trabajadores (FOSE).
Pintos, al igual que otros trabajadores de dicho ente estatal y otras organizaciones de trabajadores y sociales, están a contra reloj recogiendo firmas de aquellos ciudadanos que estén en contra de la privatización del agua y con el afán de derogar esta ley de riego, que es, advierten, inconstitucional.
La ley –que aún no fue reglamentada– abre la posibilidad a los productores de asociarse para acceder al riego, busca atraer inversiones y apunta a incrementar la producción agropecuaria del país, dándole estabilidad a los cultivos y certidumbre más allá del régimen de lluvias.
Una de las novedades de la nueva norma, que sustituye la que estaba vigente desde 1997, es la creación de las sociedades y asociaciones agrarias de riego con el objetivo de que su uso no sea algo predial e individual, sino colectivo y multipredial mediante la construcción de represas de cierto porte en determinadas cuencas de agua.
Eso, sin embargo, no es visto con buenos ojos por buena parte de la academia, el movimiento sindical y otras organizaciones sociales que iniciaron una campaña para derogar la ley.
“Nosotros defendemos el agua y estamos en contra de la privatización por este sistema que quiere vender a particulares los afluentes y poder hacer embalses en los cuales acumular agua y si un productor cuenca abajo de ese embalse necesita agua tendría que comprarle al que hizo la presa en ese embalse.
Eso, va en contra de los pequeños y medianos productores”, argumentó Pintos.
“A su vez, la acumulación de agua provoca algas que generan contaminación que se dispersa por lo cursos de agua y así llegan hasta los ríos Negro y Uruguay, de donde OSE tiene las mayorías de tomas para las ciudades.
Así, al estar estas aguas más contaminadas se hace más difícil poder potabilizarla, y hay que gastar más productos y ponerles más cosas al agua para dejarla potable. Eso, encarece el proceso de potabilización a la ciudadanía”, agregó el entrevistado.
EL AGUA NO SE PUEDE PRIVATIZAR
Pintos, señaló que todas las aguas nacionales tanto superficiales como subterráneas son de domino público y no se puede privatizar.
Asimismo, recordó que “en el año 2004 se aprobó con el 60,4% que no se privatizaba el agua, hubo un millón y pico de uruguayos que votaron en contra de la privatización. Entonces, esta ley es inconstitucional, porque pasa por arriba de todo esto”, dijo con firmeza.
Si bien se presentó un recurso de inconstitucionalidad por esta ley, el entrevistado señaló que lo que se pretende es recoger firmas para derogarla definitivamente.
“La gente tiene que decidir y saber que es lo mejor para nosotros y lo que está pasando”, dijo Pintos.
FIRMAS PARA CONVOCAR A UN REFERÉNDUM
Para poder derogar esta ley, se necesita convocar a un referéndum donde la ciudadanía emitirá su opinión al respecto. Para eso, se necesita cubrir el 25% del padrón electoral, unas 650 mil firmas, antes del 27 de octubre y por este motivo los impulsores de la derogación de esta ley están trabajando a contra reloj para recoger el mayor número de firmas posibles.
Una vez que se tengan las firmas necesarias, la Corte Electoral dispone de un plazo de 150 días para expedirse sobre la validez de las mismas y otros 120 días para convocar a un referéndum.
En nuestra ciudad, se recogen firmas en las afueras del local de OSE y UTE, en la UDELAR y en algunos puntos del centro de la ciudad.
“La respuesta de la gente es buena, pera falta mucha información”, dijo Pintos. “Tienen que dar su nombre y apellido y el número de su Credencial Cívica y plasmar su huella digital en el formulario que les brindamos”, informó el entrevistado.