Sistema de Cuidados Paliativos contribuye a la mejor administración de recursos en la salud

Sistema de Cuidados Paliativos contribuye a la mejor administración de recursos en la salud
El Programa de Cuidados Paliativos desde hace ya tiempo funciona dentro de la órbita del Ministerio de Salud Pública.
Cuando se habla de este tema, directamente se contempla una situación muy concreta, enfermos cuyos tratamientos curativos ya han demostrado ser ineficaces y entre otras cosas con una expectativa de vida, limitada en el entorno de los seis y más o menos tres meses.
Se habla de enfermos que están corriendo hacia el final, cuya muerte está presente en forma prácticamente explícita en todos ellos.
Se diferencian de los accidentes cerebro vasculares (son personas que necesitan muchos cuidados, pero en ese estado pueden vivir muchos años).
Llega un momento en que sí, como por ejemplo un enfermo de Alzheimer comienza a entrar en la recta final, precisa de cuidados paliativos.
Estas realidades provocan gran impacto en el entorno familiar, lo que lleva a que ellos también sean contemplados en el fortalecimiento y la contención.
“Cuando los políticos señalan que no hay fondos para este tipo de iniciativa es cuando le hacemos ver que es el mejor argumento para desarrollar los cuidados paliativos” – declaró el especialista Dr. Marcos Gómez Sancho, en su visita a nuestro departamento.
En el mencionado sistema se invierte mejor el dinero, pues no es necesario utilizar aparatos y equipamientos de gran costo.
Lo básico es el contar con un personal de Salud bien formado  y con muy buena voluntad y vocación para atender a este tipo de enfermos que son muy especiales.
La eminencia médica subrayó que en estos casos “la tecnología es el  tiempo y el espacio, la palabra y la escucha.
Los medicamentos en estos casos son de costo relativamente barato.
Se está consiguiendo que algunos enfermos mueran en su casa, donde se está en condiciones con un buen equipo de atenderlos exactamente igual e inclusive mejor que en el propio hospital.
De esa forma se libera una cama de hospital que no necesita (pues los hospitales están diseñados para diagnosticar y curar).
En este sentido estamos hablando de pacientes que ya están diagnosticados y que por definición, son incurables.
“A cada uno de nosotros nos gustaría terminar nuestra vida, sea en un palacio o una cueva y no entre tubos, aparatos y restricciones, con esas disciplinas carcelarias que tienen los hospitales” – declaró el referente médico de cuidados paliativos.
En España también se está elaborando una ley, ya hubo un proyecto de ley que no prosperó pues el Parlamento se disolvió hace seis o siete meses.
Se han dictado no obstante unas directrices, que los profesionales se dejen aconsejar por los profesionales en materia de Salud.
Muchos de los derechos que tienen los enfermos al final de su vida están contemplados en las leyes, pero es bueno que se recoja todo en una misma norma, clarifiquen los derechos de los pacientes y proporcione mayor garantías a los propios profesionales de la Salud, que de vez en cuando confunden conceptos. Los familiares son parte sustancial de los objetivos de atención. Vale decir que los familiares son los mejores cuidadores.
Para ello hay que enseñarles como hacer la higiene corporal, brindarles los medicamentos y los cuidados bucales.
La tarea de los expertos en cuidados paliativos no finalizan cuando muere el enfermo, sino continúa  cuidando y atendiendo a los familiares en la elaboración del duelo.
En Salto tanto en el ámbito público como en el privado existen unidades de cuidados paliativos que atienden a los enfermos en etapa terminal de la enfermedad con las pautas que se han determinado en pro de una mejor calidad de vida para tales pacientes. Se apoya a la familia mediante un equipo médico y personal de enfermería, psicólogos que los contienen desde el punto de vista emocional.
El 95 por ciento de los pacientes terminales fallecen en su domicilio, bajo el cuidado de sus familiares.

El Programa de Cuidados Paliativos desde hace ya tiempo funciona dentro de la órbita del Ministerio de Salud Pública.

Cuando se habla de este tema, directamente se contempla una situación muy concreta, enfermos cuyos tratamientos curativos ya han demostrado ser ineficaces y entre otras cosas con una expectativa de vida, limitada en el entorno de los seis y más o menos tres meses.

Se habla de enfermos que están corriendo hacia el final, cuya muerte está presente en forma prácticamente explícita en todos ellos.

Se diferencian de los accidentes cerebro vasculares (son personas que necesitan muchos cuidados, pero en ese estado pueden vivir muchos años).

Llega un momento en que sí, como por ejemplo un enfermo de Alzheimer comienza a entrar en la recta final, precisa de cuidados paliativos.

Estas realidades provocan gran impacto en el entorno familiar, lo que lleva a que ellos también sean contemplados en el fortalecimiento y la contención.

“Cuando los políticos señalan que no hay fondos para este tipo de iniciativa es cuando le hacemos ver que es el mejor argumento para desarrollar los cuidados paliativos” – declaró el especialista Dr. Marcos Gómez Sancho, en su visita a nuestro departamento.

En el mencionado sistema se invierte mejor el dinero, pues no es necesario utilizar aparatos y equipamientos de gran costo.

Lo básico es el contar con un personal de Salud bien formado  y con muy buena voluntad y vocación para atender a este tipo de enfermos que son muy especiales.

La eminencia médica subrayó que en estos casos “la tecnología es el  tiempo y el espacio, la palabra y la escucha.

Los medicamentos en estos casos son de costo relativamente barato.

Se está consiguiendo que algunos enfermos mueran en su casa, donde se está en condiciones con un buen equipo de atenderlos exactamente igual e inclusive mejor que en el propio hospital.

De esa forma se libera una cama de hospital que no necesita (pues los hospitales están diseñados para diagnosticar y curar).

En este sentido estamos hablando de pacientes que ya están diagnosticados y que por definición, son incurables.

“A cada uno de nosotros nos gustaría terminar nuestra vida, sea en un palacio o una cueva y no entre tubos, aparatos y restricciones, con esas disciplinas carcelarias que tienen los hospitales” – declaró el referente médico de cuidados paliativos.

En España también se está elaborando una ley, ya hubo un proyecto de ley que no prosperó pues el Parlamento se disolvió hace seis o siete meses.

Se han dictado no obstante unas directrices, que los profesionales se dejen aconsejar por los profesionales en materia de Salud.

Muchos de los derechos que tienen los enfermos al final de su vida están contemplados en las leyes, pero es bueno que se recoja todo en una misma norma, clarifiquen los derechos de los pacientes y proporcione mayor garantías a los propios profesionales de la Salud, que de vez en cuando confunden conceptos. Los familiares son parte sustancial de los objetivos de atención. Vale decir que los familiares son los mejores cuidadores.

Para ello hay que enseñarles como hacer la higiene corporal, brindarles los medicamentos y los cuidados bucales.

La tarea de los expertos en cuidados paliativos no finalizan cuando muere el enfermo, sino continúa  cuidando y atendiendo a los familiares en la elaboración del duelo.

En Salto tanto en el ámbito público como en el privado existen unidades de cuidados paliativos que atienden a los enfermos en etapa terminal de la enfermedad con las pautas que se han determinado en pro de una mejor calidad de vida para tales pacientes. Se apoya a la familia mediante un equipo médico y personal de enfermería, psicólogos que los contienen desde el punto de vista emocional.

El 95 por ciento de los pacientes terminales fallecen en su domicilio, bajo el cuidado de sus familiares.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...