Situación de conflicto en el Frigorífico La Caballada

Gustavo Telechea y Juan Carlos Díaz, integrantes del Sindicato Único de Trabajadores de la Caballada Salto (SUTLCAS) relataron ayer a EL PUEBLO  la situación de conflicto existente en la planta industrial del tradicional frigorífico local. «Hemos tenido dos instancias en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), y la empresa no quiere conversar y firmar el convenio, diciendo que los números no dan por los costos que se generarían».
Manifiestan que no se ha intercambiado información entre las partes respecto de la realidad del sector, salvo algunos números parciales hacia algunos sectores. Debido a esa situación el Sindicato se declaró en conflicto y en una asamblea a desarrollarse hoy a partir de las 18 hs en la sede del Club «Quinta Avenida 33″ resolverán las medidas a tomar, dijeron los informantes.

VIENEN DIRIGENTES
NACIONALES
En dicha asamblea estarán presentes también dirigentes de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación y la Agricultura (UITA), de la Federación de Obreros de la Industria de la Carne (FOICA) y algunos dirigentes de los otros sindicatos que pertenecen al mismo grupo empresarial provenientes de San José y de Colonia. El Sindicato en las instancias celebradas ante el MTSS ha denunciado la no aplicación de lo aprobado por los Consejos de Salarios y actos de persecución sindical por parte de algún supervisor de la empresa, que ha incitado a la desafiliación de algunos trabajadores. Como puntos planteados por los trabajadores se maneja la diferencia salarial que hay dentro de la planta, porque ante igual tarea no se cumple con la misma remuneración, según expresan.
Asimismo cuestionan las condiciones de trabajo, medidas de seguridad, rotación de gente y carencias de personal. Actualmente trabajan en la empresa unas 800 personas y un porcentaje alto está afiliado al sindicato. Existe una comisión bipartita que se viene reuniendo hace más de dos años, pero, según los sindicalistas, no hay soluciones de fondo. Lo que quiere el sindicato es que se firme un convenio, porque todo se maneja a nivel de palabra y no hay nada escrito.
Manifiestan que los restantes frigoríficos del país pertenecientes al citado grupo empresarial ya tienen o están firmando sus convenios, y en la planta de Salto la empresa se niega a hacerlo.