Sofía Azambuja: “Si hacemos lo que realmente amamos no hay forma de equivocarnos”

Desde “Masterchef” a Salto

Marcó presencia en el reality “Masterchef” y desde allí su vida dio un vuelco a través de su creciente popularidad. Sofía Azambuja es oriunda de Salto y tiene veintinueve años.
Su vocación por el mundo de la gastronomía la heredó de su madre y abuelos.
En su reciente visita al Salto Hotel y Casino donde brindó una clase de cocina – nos compartió su historia… dejando ver su simpatía y espíritu entusiasta.

Sofía Azambuja

Sofía Azambuja

Sin dudas su pasaje por la tevé le permitió potenciar sus proyectos y tiene en claro que para seguir creciendo deberá viajar para poder tomar contacto con el gran universo gastronómico mundial.
¿Cómo empieza a conectarse con el mundo gastronómico?
-“Desde siempre la vi cocinar a mi madre y su comida es muy rica. Cuando me fui a Montevideo a estudiar supe que para seguir comiendo así, sabía que tenía que aprender a cocinar.
Mi madre ha cocinado toda la vida y mi abuelo también es excelente en la cocina.
Al principio me dediqué al diseño de modas, trabajé de vidrierista… tomé otros caminos.
Y de un momento a otro me fui de viaje y me di cuenta que el trabajo de ocho horas no era lo mío.
Me puse a hacer viandas porque lo que sé hacer es cocinar. También soy ilustradora de libros, pero mientras no tuve trabajo en el rubro me dediqué a la cocina.
De hecho en breve presentaré un libro de recetas para niños, ilustrado también por mí”.
-¿Y cómo llega al programa Masterchef?
-“Mis amigos me inscribieron de prepo, obligándome a presentarme al programa.
Ésta oportunidad me trajo la apertura de muchas puertas, fue muy positivo.
La respuesta de la gente fue hermosa y me ofrecieron muchos trabajos.
-¿Qué cualidades debe reunir una persona para ser un buen chef?
-“A mi entender tiene que tener el gusto por el sabor de las cosas. Le tiene que gustar comer… en realidad desconfío de aquel cocinero que es muy flaco (risas).
También el gusto por cocinar… porque nos despierta la curiosidad de cómo sabe lo que estamos cocinando.
Una persona que es atraída por la gastronomía sabe disfrutar de los placeres de la vida.
¿Por dónde se arranca en la cocina?
-“Es un mundo muy pero muy amplio. Hay que tener en cuenta que hoy la gastronomía está muy de moda pero no es lo que generalmente se ve en los medios, la foto de los restaurantes, el plato muy lindo… no es fácil… atrás de todo ello hay un montón de trabajo. Implica que hay que dedicarse muchas horas para que todo salga bien.
Es un trabajo muy sacrificado y creo que eso no se muestra en pantalla.
-Volviendo a Masterchef… ¿Cómo fue la experiencia?
-“Recuerdo que perdí la apuesta con mis amigos porque les aseguré que no iba a quedar seleccionada (risas).
La experiencia fue por demás gratificante. En el programa todos sentimos esos nervios y la presión.
-¿Está de acuerdo con los criterios que se manejan en los realities?
-“Es un programa de tevé… tal vez de afuera se ve más como un concurso de cocina pero no hay que perder de vista que es un programa de tele. Obviamente que tiene mucho que ver y un gran peso en este caso – lo que se cocina.
¿Qué fue lo que más le impresionó durante su participación allí?
-“Yo no sabía que podía llegar a ese nivel de estrés, de estar al borde del llanto.
Soy una persona muy tranquila y no soy de inmutarme por las cosas y me impresionó estar en la raya de la emoción.
En todas las devoluciones estuve a poco de llorar y ello me impresionó de mí mísma porque jamás hubiese pensado que podría llorar en cámara.
-¿Y qué concepto se lleva de los profesionales que estuvieron evaluando la performance de los participantes?
“Hay mucha distancia entre los participantes y el jurado… creo que está bien que se guarde esa distancia. Nosotros los uruguayos no estamos demasiado acostumbrados a esa realidad… somos más del cara a cara”.
-¿Qué le ha dejado su pasaje por el programa?
-“Mucho… uno aprende a tomarse las cosas de otra manera… se aprende a manejar el estrés. La gente te para en la calle y te dice que cocinaste horrible o qué bien que lo hiciste sin haber probado la comida (risas).
Eso es muy gracioso… en una marcha me paró un chico. Me dijo que era de Salto pero que no me iba a saludar porque yo había cocinado muy feo (vuelve a reírse).
El programa en sí es una gran carrera porque nos obligó a estudiar mucho.
Todos los días se nos exigía concentración. Con los chicos seguimos en contacto… muchos de ellos están trabajando en el área de la gastronomía y otros no.
Compartimos muchos materiales de estudio, recetas y demás.
-¿Hoy la trajo a su ciudad natal la propuesta de Salto Hotel y Casino?
-“Así es… en realidad no tengo un trabajo estable y voy realizando eventos a lo largo y ancho del país.
En junio estaré lanzando mi libro con recetas de mi autoría y otras muy básicas ya que está enfocado en los niños y como dije me voy a encargar de la ilustración.
Allí promuevo también la idea de contar con una huerta en la casa y consumir de esos productos naturales, sin químicos”.
¿Qué es lo que másle gusta dentro de la cocina?
-”Lo salado sin dudas… me siento mucho más cómoda… me permite más juego… para la pastelería – en cambio se necesita ser más meticuloso”.
-Cuéntenos acerca de una receta de su creación…
-Uno de los platos que presenté aquí surgió de la necesidad… estaba en el campo y no tenía más que cordero e higos… mis padres habían venido a hacer la compra de verdura a la ciudad porque la sequía mató todo.
Había un cordero frío del día anterior, desmechado que lo saboricé con miel, menta y aceite de oliva.
A ese cordero se lo coloca encima de unas tostadas y luego van los higos fritados en aceite de oliva… caramelizados en su propio azúcar.
El plato quedó delicioso… surgió este verano”.
-¿Qué mensaje comparte con sus pares?
-“Si hacemos lo que realmente amamos no hay forma de equivocarnos”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...