Son 70 las empresas nucleadas en el CCIS adheridas a la campaña “somos limpios somos felices” y el balance es bueno

En oportunidad de la entrega de premios a las escuelas participantes en la campaña “somos limpios somos felices”, EL PUEBLO habló sobre el tema con el que fuera entonces Secretario del Centro Comercial e Industrial de Salto y desde el pasado jueves Presidente de dicha organización, Atilio Minervine. En este sentido, dijo que hay 70 empresas que se han sumado a la iniciativa que constituye un trabajo mancomunado en pos de la campaña “somos limpios somos felices” entre el Centro Comercial e Industrial de Salto y la Intendencia de Salto, que tiene “muy buenos resultados”, indicó.
“Las grandes superficies y los supermercados se sumaron a esta iniciativa y hoy tenemos más del 10% de los socios adheridos y no todos los que están en esa cifra son supermercadistas”, aclaró el jerarca del CCIS.
“Hay 70 empresa del rubro supermercado que han adherido y eso es bueno porque repercute en que la ciudad sea más limpia, en el tema turístico, en el tema económico, la ciudad se ve más limpia y si bien eso es un proceso que lleva su tiempo ya vemos como la gente se está acostumbrando y apoyando esta iniciativa”, agregó Minervine. Asimismo, explicó que sumar a la escuela pública a este tipo de iniciativas “fue muy bueno porque los niños nos hacen entender a los adultos sobre la importancia de esta actividad y de cuidar el medio ambiente”. Sobre el balance en sí de la campaña “somos limpios somos felices”, Minervine aseguró que “ha sido bueno” y remarcó que en el períodos en que estuvo al frente del Centro Comercial, Nicolás Santana, se impulsó y se logró llevar adelante esta iniciativa “y ahora vamos por más cosas en pro de la limpieza del medio ambiente. Pensamos a esto agregar nuevas iniciativas para continuar trabajando por la limpieza de Salto”, dijo el empresario.

UNA CAMPAÑA QUE LLEVA MÁS DE 7 MESES
El 2 de abril de 2018 comenzó la campaña “Somos limpios, Somos felices”, con la finalidad de reducir el uso de las bolsas de nylon y contribuir al cuidado del medio ambiente y a una ciudad más limpia.
Desde entonces, se cobra $ 2 a partir de la primera bolsa y $ 3 las bolsas grandes.