Suárez fue crucificado

La FIFA castigó a Luis Suárez de manera desproporcionada por su mordedura al italiano Chiellini. El delantero fue sancionado con nueve partidos de suspensión, cuatro meses de inhabilitación deportiva y administrativa (no puede entrenar con su equipo, el Liverpool de Inglaterra, ni pedir pase para otro club) y 110.000 dólares de multa.

La FIFA reaccionó al mordisco de Luis Suárez con la segunda sanción más dura de la historia de los Mundiales. No solo lo expulsó de Brasil 2014, sino que le aplicó una suspensión de nueve partidos que también lo hará perderse la Copa América de Chile 2015, como mínimo.
“Este comportamiento no puede ser tolerado en ningún campo y menos en la Copa del Mundo, donde millones de personas están mirando”, argumentó el presidente de la comisión disciplinaria de la FIFA, Claudio Sulser, al justificar la decisión.
El incidente por el que Suárez fue sancionado ocurrió el martes en Natal, en los minutos finales del triunfo de Uruguay ante Italia, cuando el delantero celeste mordió cerca del hombro al defensa italiano Giorgio Chiellini.
Suárez también sufrió cuatro meses de inhabilitación deportiva y administrativa. Esto quiere decir que por ese período de tiempo no podrá jugar ni entrenar con su equipo, el Liverpool de Inglaterra, y tampoco podrá ser transferido a otra institución. Esto último también es importante, porque en España se anuncia que el Barcelona tenía decidido comprarlo.
HABRÁ APELACIÓN
Uruguay apelará la sanción, que incluye una multa de 100.000 francos suizos (110.000 dólares), dado que la FIFA, que en principio había dicho que el fallo era inapelable, dio marcha atrás.
El propio órgano rector del fútbol mundial advirtió que la suspensión de nueve partidos solo puede cumplirse en el Mundial, la Copa América o las Eliminatorias. Si Uruguay llegara a la final en Brasil 2014 descontaría cuatro juegos de la sanción, con la posibilidad de restar los otros cinco en la Copa América de Chile 2015, donde la Celeste defiende el título logrado en 2011 en Argentina.
La sanción de la FIFA convierte a Suárez prácticamente en un “paria” del Mundial, ya que no podrá desempeñar “ninguna actividad relacionada con el fútbol”, lo que incluye la prohibición de ingresar a los estadios.
Suárez dejó territorio brasileño ayer mismo, arribando por la noche a Montevideo junto a su familia.
SIN REACCIONES ALOCADAS
El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez, descartó retirar a la selección uruguaya del Mundial en señal de protesta. “Hay que tomar decisiones con la razón, no con el corazón. El corazón está afectado, como el de todo el pueblo uruguayo, pero no tenemos dudas de que Uruguay tiene que seguir en la Copa del Mundo”, añadió.
El dirigente calificó de “absolutamente exagerada” la medida de la comisión de disciplina de la FIFA y alegó que “no había pruebas contundentes para una sanción tan dura”.
Valdez reveló que los dirigentes uruguayos le pidieron al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que “la ley sea pareja para todos”, y que el suizo les respondió que “respeta” al órgano jurisdiccional y que éste falla de acuerdo a las reglas, dejando en claro que no iba a inmiscuirse en el asunto.
“Suárez está afectado. Es un ser humano, aparte de un jugador de fútbol. Uno puede imaginarse cómo se puso al enterarse que lo sacaron del Mundial. Todos sabemos que los errores en la vida se pagan. Él ha pagado el suyo, pero creo que la sanción es demasiado dura para la falta que cometió”, concluyó Valdez.
La delegación de Uruguay voló ayer desde Natal a Río de Janeiro instantes después de conocerse la decisión. A esa altura, Suárez ya había sido informado por la FIFA de que tenía que abandonar la concentración celeste, la que no podrá pisar más durante el Mundial.

La FIFA reaccionó al mordisco de Luis Suárez con la segunda sanción más dura de la historia de los Mundiales. No solo lo expulsó de

Suárez no podrá ni siquiera asistir a un partido  de fútbol por cuatro meses.

Suárez no podrá ni siquiera asistir a un partido de fútbol por cuatro meses.

Brasil 2014, sino que le aplicó una suspensión de nueve partidos que también lo hará perderse la Copa América de Chile 2015, como mínimo.

“Este comportamiento no puede ser tolerado en ningún campo y menos en la Copa del Mundo, donde millones de personas están mirando”, argumentó el presidente de la comisión disciplinaria de la FIFA, Claudio Sulser, al justificar la decisión.

El incidente por el que Suárez fue sancionado ocurrió el martes en Natal, en los minutos finales del triunfo de Uruguay ante Italia, cuando el delantero celeste mordió cerca del hombro al defensa italiano Giorgio Chiellini.

Suárez también sufrió cuatro meses de inhabilitación deportiva y administrativa. Esto quiere decir que por ese período de tiempo no podrá jugar ni entrenar con su equipo, el Liverpool de Inglaterra, y tampoco podrá ser transferido a otra institución. Esto último también es importante, porque en España se anuncia que el Barcelona tenía decidido comprarlo.

HABRÁ APELACIÓN

Uruguay apelará la sanción, que incluye una multa de 100.000 francos suizos (110.000 dólares), dado que la FIFA, que en principio había dicho que el fallo era inapelable, dio marcha atrás.

El propio órgano rector del fútbol mundial advirtió que la suspensión de nueve partidos solo puede cumplirse en el Mundial, la Copa América o las Eliminatorias. Si Uruguay llegara a la final en Brasil 2014 descontaría cuatro juegos de la sanción, con la posibilidad de restar los otros cinco en la Copa América de Chile 2015, donde la Celeste defiende el título logrado en 2011 en Argentina.

La sanción de la FIFA convierte a Suárez prácticamente en un “paria” del Mundial, ya que no podrá desempeñar “ninguna actividad relacionada con el fútbol”, lo que incluye la prohibición de ingresar a los estadios.

Suárez dejó territorio brasileño ayer mismo, arribando por la noche a Montevideo junto a su familia.

SIN REACCIONES ALOCADAS

El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez, descartó retirar a la selección uruguaya del Mundial en señal de protesta. “Hay que tomar decisiones con la razón, no con el corazón. El corazón está afectado, como el de todo el pueblo uruguayo, pero no tenemos dudas de que Uruguay tiene que seguir en la Copa del Mundo”, añadió.

El dirigente calificó de “absolutamente exagerada” la medida de la comisión de disciplina de la FIFA y alegó que “no había pruebas contundentes para una sanción tan dura”.

Valdez reveló que los dirigentes uruguayos le pidieron al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que “la ley sea pareja para todos”, y que el suizo les respondió que “respeta” al órgano jurisdiccional y que éste falla de acuerdo a las reglas, dejando en claro que no iba a inmiscuirse en el asunto.

“Suárez está afectado. Es un ser humano, aparte de un jugador de fútbol. Uno puede imaginarse cómo se puso al enterarse que lo sacaron del Mundial. Todos sabemos que los errores en la vida se pagan. Él ha pagado el suyo, pero creo que la sanción es demasiado dura para la falta que cometió”, concluyó Valdez.

La delegación de Uruguay voló ayer desde Natal a Río de Janeiro instantes después de conocerse la decisión. A esa altura, Suárez ya había sido informado por la FIFA de que tenía que abandonar la concentración celeste, la que no podrá pisar más durante el Mundial.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...