Sueños cumplidos, el mate y un ciclón, anécdotas de uruguayos en Clipper Race

Punta del Este (Uruguay), 18 oct (EFE).
Cuando la uruguaya Alejandra Alvira vio los veleros de la Clipper Race en Punta del Este dos años atrás, soñó con ser parte de esta carrera que recorre el mundo en once meses, algo que conseguirá en la edición 2019-2020.
Esos mismos sueños son los que pueden tener los alumnos de Darío Rodríguez, un instructor de vela de la misma nacionalidad que participó de la primera etapa de la carrera con la intención de mostrar a esos niños que con esfuerzo todo se puede lograr.
«Eso es lo más importante para mí», enfatizó el también profesor de Educación Física durante una entrevista con Efe, en la que igualmente aclaró que desde el momento que representa a su país, deja «todo en la cancha» en pos de una victoria.
«Siempre la idea es tratar de ganar. Disfrutar mucho de la experiencia pero dar lo mejor de sí para que el barco esté lo más adelante posible», aseguró Rodríguez.
Hasta el momento, su equipo, el Punta del Este, se encuentra segundo en la tabla general por detrás del Qingdao de China, después de una primera etapa en la que debieron sortear diferentes obstáculos como, por ejemplo, un ciclón con olas de cinco metros de altura y vientos de 40 nudos.
«Había un pronóstico de una tormenta grande, esa tormenta se transformó en un ciclón y el pronóstico decía que iba a pasar por el costado, pero se desvió y se nos vino encima y lo atravesamos por el medio», contó el regatista sobre una de las experiencias vividas a bordo del barco.
Otro de los problemas que tuvieron, y que se agudizó por ser un barco con uruguayos, fue la rotura de la jarra eléctrica en la que calentaban el agua para tomar mate, la bebida típica del país sudamericano, que también es ingerida por otros tripulantes, entre ellos su capitán, el español Jerónimo Santos.