Tabaré Vázquez y Francois Hollande, dos presidentes con muchas afinidades

Cuando este miércoles se reúnan en el Palacio del Elíseo los presidentes de Uruguay, Tabaré
Vázquez, y el de Francia, Francois Hollande, se encontrarán dos mandatarios con muchas afinidades.
Ambos son socialistas. Con carné o sin carné. En el caso de Vázquez integró el comité central del Partido Socialista y después renunció siendo ya presidente. Hollande por su parte fue primer secretario del Partido Socialista.
Otro punto es que Vázquez fue intendente de Montevideo, en tanto Hollande fue alcalde de Tulle.
Ambos son amantes del fútbol y además de cuadros chicos. Vázquez hincha de Progreso, al cual sacó campeón en 1989, año en que ganó las elecciones departamentales.
Hollande es hincha del Red Star, que está en la segunda división, al igual que Progreso.
Otro punto de cercanía es que Vázquez tiene afinidad con Francia desde que obtuvo una beca del gobierno francés para especializarse en el Instituto Gustave Roussy, en París.
Y además, como si fueran pocas las afinidades, ambos presidentes son masones.
Vázquez integra la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, con grado de Maestro, mientras que Hollande forma parte de la logia Gran Oriente de Francia.
Una hermandad en la que comparten valores, como los tradicionales de libertad, fraternidad e igualdad.
Hay muchas afinidades, más allá de las dimensiones de ambos países: uno es potencia mundial y el otro un país en desarrollo.
Pero ambos se pueden beneficiar. De última, más allá de las cercanías políticas y filosóficas, lo que importan son los intereses de cada país.
(Publicado en El Espectador, por Mauricio Almada. Enviado especial a Francia)