Taller de lectura, escritura y Libro Cartonero. PAS MEC

Tercera publicación INR PAS, Salto

El taller nació hace cuatro años en la Unidad 20 de Salto a través del Programa Aprender Siempre del MEC. Comenzó como taller de animación de lectura y a pedido de los participantes se fue transformando en taller de escritura. Hace dos años publicamos el primer libro cartonero realizado totalmente en la Unidad, llamado Retazos. El año pasado publicamos de igual forma, Huellas que fue distinguido como Proyecto exitoso de literatura en contexto de privación de libertad desde Bolivia. El Diario El Pueblo de Salto ha contribuido todos estos años en publicar lo que se va consiguiendo en los espacios de este taller. Hoy comenzamos nuevamente a enviar algunos trabajos. Educadoras: Valeria Gallino y María Luisa de Francesco.
Colaboraciones libres
En nuestro Taller tenemos propuestas de escrituras, son las que vamos mostrando día a día. Sin embargo, tenemos también colaboraciones que no siempre surgen de la propuesta del taller y que gustosamente las aceptamos e intentamos mostrar. Seguras de que debe de haber muchas más, publicamos estas que no tienen para nada nuestra influencia como docentes y talleristas, han nacido simplemente, desde participantes que a veces, no pueden estar en todas las secciones del taller. Gracias a todas y todos por atreverse a mostrar y llevarnos sus escritos, tan pero tan valiosos, a nosotras.
“Gurises”, por Roberto
Entre campo adentro y algunos tejidos con un pequeño toque de celda se encuentra la chacra de la institución frente a la cárcel de mujeres con sus hijos a quienes a diario ven como si fuera natural lo que ocurre aquí. Todos los días empieza a la mañana el movimiento entre gallinas, chanchos y algo de la huerta, de pasar la vida por acá. Un lugar ideal para poner a punto los conocimientos, pensamientos y las motivaciones que son necesarias para encaminar la vida luego en la calle.
La primera semana que viví acá vi cierto maltrato a los animales y pese que era algo del momento ya hace dos meses que estoy y les puedo contar que ya tengo mis conclusiones del comportamiento de los presos más “libres” de la institución. Animales abichados, con sarna y lo peor, hay gurises que festejan o compiten golpeándolos con una honda, con el mejor estilo “Daniel el Travieso”, patadas, ladrillazos, gritos y todo lo que te imagines para ahuyentar a 4 o 5 perritos que andan a la vuelta por acá. Algunos desaparecen, otros aparecen una y otra vez. Ellos andan merodeando y con cara de yo no fui, pero al día o dos de que están acá, de repente le extiendes la mano y te tiene miedo por el trato que tuvieron de algunos de los inquilinos de acá.
El punto es que, si uno en situación de rehabilitación y en un lugar de privilegio por tu comportamiento no se puede tratar así a unos animales locos de hambre, que llegan a este lugar donde sobra la comida. A eso nombres debería llamarles animales, porque pasan horas maltratando a los animales, matando pájaros y al frente del patio tiene a sus propios hijos, quietos mirándolos y a veces festejando. Yo los miro a algunos y los veo tan chiquitos, inocentes, indefensos, han pasado más tiempo tras las rejas que yo. Lo peor es que con lo que conviven estos primeros años de vida seguramente serán de grandes, volverán a esto, volverán, pero esta vez por su comportamiento y el ejemplo diario que tuvieron esos primeros años encerrados con la cotidianeidad, del léxico y el comportamiento de la prisión.
Esas pequeñas muestras que da la vida si la sabemos leer nos dice que alguien que está en transformación de comportamiento o conducta si no tiene piedad, lastima o cualquier sentimiento de compasión por un animal hambriento o un ave que está retomando su vuelo o construyendo un nido para sus futuros pichones, ¿cómo podría ser una mejor persona afuera?, ¿cómo se enfrentará a la sociedad?, ¿cómo será el día de mañana? Quizás no le importe si es su hijo o nieto, o el hijo de alguien más que lo esté viendo cometer un acto criminal, lo tomara como algo común, natural y quizás agradable.
Después de un tiempo se comienza a ver cierto tipo de resignación en algunos de nosotros, algunos arrancan para el estudio, otros para el trabajo, hacemos todo lo posible para pasar el menor tiempo acá dentro. A otros, que son los que más hay en la institución o en cualquier cárcel del Uruguay, no llegan al punto de redención que hay que tener para asimilar la bondad hacia un animal o persona, hay gente que no va a estar preparada para reinsertarse en la sociedad.
Vivencias, por Roberto
Entre pasos, gritos, corridas, risas y golpes de rejas agitados constantemente por burlas y más golpes de disconformidad carcelaria se hace notar día a día. La vida pasa por este rincón de la ciudad sin prisa, pero con una dinámica incomparable. Cuando la vida a esta convivencia insoportable día a día sin pauta o derecho de protesta o reclamo alguno. “Están presos” te dicen algunos, es así. La primera vez que lo escuché lo pasé desapercibido, porque hacía poco tiempo que había llegado con mi mujer embarazada.
La segunda vez me lo dijo el médico del recinto y yo en ese momento miró a mi mujer con la panza, allí pensé en ellos y en lo que les podría suceder.
Tiempo después me salió otra plaza laboral. Me mandaron a trabajar a la cárcel de mujeres, ya que mi señora estaba allí, el director dijo que me iba a ser bien a pesar de que algunos operadores no estaban de acuerdo. La primera vez que fui a trabajar a la cárcel de mujeres sentí muchas miradas, de curiosidad, de desconfianza o de auxilio. Con el pasar de los días esas miradas fueron cambiando. La primera que se me acercó fue una pequeña que me extendió la mano y me dio un pedacito de pan que estaba comiendo. Luego se fue corriendo, hasta el otro día no la vi. Cuando llegué, se me paró al lado y me miró, ¿le dije “Buen día, como estas?”, – “bien” me contesto y cuando quiso seguir el dialogo la llamó y le dijo que dejara de molestar, le dije que no pasaba nada, que éramos amigos y que ella me estaba ayudando. Desde ese instante, la niña habló con los otros niños. En un momento tenía 6 o 7 más a mi alrededor. Al finalizar el día cuando me voy me estaba esperando para darme un beso. Al día siguiente era su primita que me estaba esperando, cuando apenas cruce la reja me saltó y se me colgó del cuello para darme un abrazo gigante con esos brazos tan chiquitos. Hasta hoy en día recuerdo ese apretado abrazo con el grito de mi nombre y otros niños que viendo lo ocurrido, vinieron a saludarme como en una especie de festejo que no duró más que unos segundos, pero nunca olvidaré ese momento con esa sensación de calidez, ansias, sorpresa, timidez y un gran cariño que terminó con mi nombre con quien grita un gol.
Compartí con ellos un poco más de dos meses, que fueron los mejores desde que llegué, pero también me sentí triste y con gran dolor en mi pecho al desaparecer muchos recuerdos que se van borrando poco a poco al no verlos tan seguido, a veces los veo pasar y nos pegamos un grito de lejos. He tratado de buscar algo que pueda hacerles la vida más fácil y su vez divertida y que les enseñe que las cosas que ven y escuchan acá, poco les va a servir en la vida. He visto niños que cuando ingresaron acá no decían tantas malas palabras o no tenían esa actitud de siempre estar a la defensiva, como cualquier preso de la cárcel. Ellos no merecen que le demos esa enseñanza para enfrentar la vida, siendo que los que tuvimos en falta con la sociedad fuimos nosotros los grandes.
Él juega conmigo, por Ana
Es difícil admitirlo, pero es la peor parte del humano. Pues no se preocupa de sus consecuencias y sí sólo de sus propios deseos.
La emoción ha sido la razón de la lucha, sería mejor apartarme de esa ansiedad confusa que me convoca.
Por eso no consigo dormir por las noches, imaginando cómo podría llevar a cabo este deseo sin herir a nadie.
Me doy cuenta que tú pides todo en forma codiciosa, después lates sin parar, con fuerzas, obsesionado por tu objetivo.
Me mente busca y busca maneras para dejar de pensar, pero aun así no tengo salida, acabo decepcionada, te doy importancia, porque eres el mal de mi imaginación en contra de mi sentido común.
Intento justificar mis actos declarando que soy débil y nadie me comprende incluso, cuando lloro por ello.
Así he ido en contar de mi voluntad, sólo escuché tu voz, reconozco el mal que hice siguiéndote.
Quiere permanecer de pie en los momentos de lucha, sin embargo, la función que cumples es terrible y lamento dejarte, pero fueron trágicas las experiencias vividas contigo. No volveré a ser la que fui un día, antes de conocerte. Ahora me condena el dolor como un Juez todopoderoso e injusto.
No he encontrado cura o remedio para esta enfermedad, tan sólo un largo camino de dolor que tu cariño me dejó.
Ahora digo la verdad: traicionero. Solo causaste sufrimiento. Ahora sé que no sientes nada, sólo una pasajera atracción. Ahora sí sé cómo te llamas: traicionero.
Ahora sé que no le haré más caso al falso que vació mi corazón
Auténtica libertad por Luis
Miro la noche esplendorosa desde este rasca cielos. La ciudad aún está despierta y se extiende el círculo confuso de enorme horizonte. Las calles que son cientos donde el hombre fue testigo de algún destino trágico.
En el imposible de sus techos se oyeron las canciones del amor y de muerte. Cuando en la noche te envuelven las alas de tus sueños y se van a perder a la distancia, juntos. Donde la tierra se une con el cielo como proyecta un cuerpo la sombra sobre el muro. O se desploma al suelo desde el aire arrojando al hombre que está sujeto a la ley del pecado. Y por esa senda marcha. Y sin embargo hay un paso seguro: la auténtica libertad.
Tu amistad, un tesoro por Luis
Hay tesoros en la vida que no pueden verse, ni tocarse, ni evaluar.
No pueden ni compararse con nada y, sin embargo, son gratuitos.
Estos regalos me han sido dados y han marcado la diferencia por medio de la amistad que, en ti, he encontrado.
Comprensión a nuestras distintas formas de ser, honestidad sobre lo que pensamos y sentimos, risas de esos momentos compartidos. Es por eso que la amistad está entre los tesoros más preciados, aquí y en todo lugar. Lo mejor de mi vida.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...