Tarda ¿pero llega?

Tarda ¿pero llega?

La primera nota sobre el caso de Blanquita Filippini en medio de comunicación alguno, fue publicada en EL PUEBLO en el mes de marzo del 2009. Allí dimos a conocer que una niña de pocos años de vida estaba peleando por su vida, internada en el Hospital luego que su madre concurriera con ella tres veces a la puerta de Emergencia, y tras ser remitida a su casa en forma reiterada, el personal de salud que la atendió decidió internarla, encontrándose ya con una infección generalizada que terminó con la amputación de dos piernas y un brazo de la entonces pequeña, daño permanente que ella aún hoy lleva con hidalguía, coraje y valor, siendo apenas una adolescente. Pasaron 11 años y recién el próximo miércoles 12, la jueza de 5º Turno de Salto dictará una sentencia por primera vez, para determinar si lo de la niña fue atención tardía o una mala praxis. Mientras tanto, ayer Blanquita Filippini, cuyo caso fue emblemático en todo el país, nos recibió en su casa, sonriente, en una nota que ampliaremos en próximas ediciones.