Taxistas opinan que algunas de las disposiciones de la ley de tránsito son “difíciles de instrumentar”

Carlos (nombre ficticio del taximetrista que pidió mantener en el anonimato su identidad) trabaja con su vehículo desde las 7 de la mañana a las 7 de la tarde y hace ya 14 años que se desempeña en el rubro.
Desde su parecer, la instalación de la silla para niños de 0 a 12 años en las unidades de taxi no es viable.
“Citó dos casos; nosotros no podemos llevar más de cuatro personas, pues son tres atrás y una adelante.
A veces se lleva valijas colmadas de equipajes o mercadería.
En los casos en que suben cuatro personas mayores, ¿qué hacemos con las sillas? ¿dónde las ubicamos?”
Otro caso muy frecuente es la familia que tiene dos hijos. ¿Dónde se ubicarían las dos sillas?
Todo parece indicar que la iniciativa es difícil de aplicar.
Al parecer en la capital del país, el 10% de las unidades va a contar con esas sillas, pero cada grupo cuenta con más de 30 taxis, lo que permite discriminar el servicio.
La disposición escrita en la nueva Ley de Tránsito habla de “sistema de sujeción” – si se trata de un cinturón, es una medida totalmente realizable.
Muchas madres no van a estar de acuerdo en que sus bebes o hijos pequeños hagan uso de una silla que ya ha sido usada por varios.
El taxista informó que en pocos días mantendrán una reunión informativa respecto a las nuevas disposiciones.
EL USO DE LAS BANDAS O CHALECOS POR PARTE DE LOS MOTOCICLISTAS
“Me parece una decisión muy acertada porque nosotros que andamos todo el día en la calle vemos como el tránsito es tierra de nadie”.
El ochenta por ciento de los ciclomotores no tienen luz, ni siquiera un ojo de gato.
“Usted va a llegando a una esquina sin semáforo y le pasaron adelante y ni siquiera pudo ver qué ni quién.
Considero que el uso del chaleco o banda es correcto y que controlen luces.
Por la noche el conducir es muy estresante pues en los barrios las personas van con niños y muchos no llevan casco.
Para el conductor, se va a usar mucho más la campera con la banda reflectora.
El uso de maletín para primeros auxilios es algo necesario, que en otros momentos se usó.
“También en cierto tiempo nos exigían que lleváramos el nylon post mortem, muchas de las cosas de repente suenan un poco exageradas”.
El airbag (bolsa de aire) solamente la tienen los modelos nuevos de autos, y ello varía en los precios.
El modelo Fiat 1, que es uno de los más elementales, cuenta con aire y dirección hidráulica.
El que un vehículo cuente con airbag, significa una diferencia de entre 1.000 y 1.500 dólares.
Cuando le consultamos si las nuevas disposiciones contribuirían a la disminución de los accidentes, respondió afirmativamente, no obstante sigue fallando un punto determinante que es la falta de consciencia en la gente a la hora de conducir.
“Tenemos más semáforos, mayores señalizaciones, cartelerías, cebras, sin embargo el índice de accidentes permanece o tiende a ascender
Otro tema: en las horas claves donde debería haber más controles, no los hay”.
“UN NIÑO DE MÁS DE SEIS AÑOS VA A PREFERIR IR A PIE ANTES DE IR SENTADO EN UNA SILLITA EN EL TAXI”
Eriberto Ramos trabaja desde hace seis años como taximetrista y considera que la nueva reglamentación que entrará en vigencia en breve tiene su parte muy positiva y aspectos que no están muy claros.
¿Qué niño que tenga más de seis años va a aceptar sentarse en una sillita, me imagino que va a preferir ir a pie”.
Este sistema no funcionaría para madres que tienen dos o tres hijos; no hay lugar para poner tres sillas.
Por consiguiente no es aplicable, sobre todo en la realidad del interior del país.
En Montevideo, donde se trabaja mucho con el radio taxi que venga con sillitas.
También Eriberto ve con buenos ojos el uso del cinturón de seguridad.
Cree que todas estas nuevas reglas para ser aplicadas necesitan un tiempo prudencial, porque requieren de una inversión, y así como se exigirán los chalecos se deben exigir también las luces y los espejos que estén en buenas condiciones.
“Para nosotros es un elemento más de seguridad, pero se tienen que cumplir todas las otras normas, de lo contrario el sistema no es efectivo.
También la realidad muestra que muchas personas no tienen dinero ni para reponer las luces”.
Cada elemento contribuye a mejorar el tema de la seguridad vial, de allí a que se aplique es otro tema.

Carlos (nombre ficticio del taximetrista que pidió mantener en el anonimato su identidad) trabaja con su vehículo desde las 7 de la mañana a las 7 de la tarde y hace ya 14 años que se desempeña en el rubro.

Desde su parecer, la instalación de la silla para niños de 0 a 12 años en las unidades de taxi no es viable.

“Citó dos casos; nosotros no podemos llevar más de cuatro personas, pues son tres atrás y una adelante.

A veces se lleva valijas colmadas de equipajes o mercadería.

En los casos en que suben cuatro personas mayores, ¿qué hacemos con las sillas? ¿dónde las ubicamos?”

Otro caso muy frecuente es la familia que tiene dos hijos. ¿Dónde se ubicarían las dos sillas?

Todo parece indicar que la iniciativa es difícil de aplicar.

Al parecer en la capital del país, el 10% de las unidades va a contar con esas sillas, pero cada grupo cuenta con más de 30 taxis, lo que permite discriminar el servicio.

La disposición escrita en la nueva Ley de Tránsito habla de “sistema de sujeción” – si se trata de un cinturón, es una medida totalmente realizable.

Muchas madres no van a estar de acuerdo en que sus bebes o hijos pequeños hagan uso de una silla que ya ha sido usada por varios.

El taxista informó que en pocos días mantendrán una reunión informativa respecto a las nuevas disposiciones.

EL USO DE LAS BANDAS O CHALECOS POR PARTE DE LOS MOTOCICLISTAS

“Me parece una decisión muy acertada porque nosotros que andamos todo el día en la calle vemos como el tránsito es tierra de nadie”.

El ochenta por ciento de los ciclomotores no tienen luz, ni siquiera un ojo de gato.

“Usted va a llegando a una esquina sin semáforo y le pasaron adelante y ni siquiera pudo ver qué ni quién.

Considero que el uso del chaleco o banda es correcto y que controlen luces.

Por la noche el conducir es muy estresante pues en los barrios las personas van con niños y muchos no llevan casco.

Para el conductor, se va a usar mucho más la campera con la banda reflectora.

El uso de maletín para primeros auxilios es algo necesario, que en otros momentos se usó.

“También en cierto tiempo nos exigían que lleváramos el nylon post mortem, muchas de las cosas de repente suenan un poco exageradas”.

El airbag (bolsa de aire) solamente la tienen los modelos nuevos de autos, y ello varía en los precios.

El modelo Fiat 1, que es uno de los más elementales, cuenta con aire y dirección hidráulica.

El que un vehículo cuente con airbag, significa una diferencia de entre 1.000 y 1.500 dólares.

Cuando le consultamos si las nuevas disposiciones contribuirían a la disminución de los accidentes, respondió afirmativamente, no obstante sigue fallando un punto determinante que es la falta de consciencia en la gente a la hora de conducir.

“Tenemos más semáforos, mayores señalizaciones, cartelerías, cebras, sin embargo el índice de accidentes permanece o tiende a ascender

Otro tema: en las horas claves donde debería haber más controles, no los hay”.

“UN NIÑO DE MÁS DE SEIS AÑOS VA A PREFERIR IR A PIE ANTES DE IR SENTADO EN UNA SILLITA EN EL TAXI”

Eriberto Ramos trabaja desde hace seis años como taximetrista y considera que la nueva reglamentación que entrará en vigencia en breve tiene su parte muy positiva y aspectos que no están muy claros.

¿Qué niño que tenga más de seis años va a aceptar sentarse en una sillita, me imagino que va a preferir ir a pie”.

Este sistema no funcionaría para madres que tienen dos o tres hijos; no hay lugar para poner tres sillas.

Por consiguiente no es aplicable, sobre todo en la realidad del interior del país.

En Montevideo, donde se trabaja mucho con el radio taxi que venga con sillitas.

También Eriberto ve con buenos ojos el uso del cinturón de seguridad.

Cree que todas estas nuevas reglas para ser aplicadas necesitan un tiempo prudencial, porque requieren de una inversión, y así como se exigirán los chalecos se deben exigir también las luces y los espejos que estén en buenas condiciones.

“Para nosotros es un elemento más de seguridad, pero se tienen que cumplir todas las otras normas, de lo contrario el sistema no es efectivo.

También la realidad muestra que muchas personas no tienen dinero ni para reponer las luces”.

Cada elemento contribuye a mejorar el tema de la seguridad vial, de allí a que se aplique es otro tema.