Técnicos del CODICEN explicaron pormenores y objetivos de las pruebas PISA en el Uruguay

La División de Investigación, Evaluación y Estadística del Consejo Directivo Central (CODICEN), encabezada por el Dr. Andrés Peri y la Coordinadora Nacional del Programa ANEP-PISA , Prof. María H. Sánchez, realizaron el martes último una conferencia de prensa para explicar detalles del Programa de las denominadas pruebas PISA.
El Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) es el resultado de la cooperación de más de 64 países (en el año 2009) miembros y no miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que participaron en la ocasión.
Los responsables de los estudios en el Uruguay explicaron que “su propósito es describir en qué grado los estudiantes de 15 años de edad, que están concluyendo la etapa de la educación obligatoria, están preparados para afrontar los desafíos de la sociedad del conocimiento.” (Por lo tanto es inapropiado, tratar de evaluar la calidad de un sistema educativo  de cualquiera de los países participantes, tomando únicamente como base los resultados de las pruebas PISA). Su primer ciclo fue implementado en el año 2000 y su área principal fue lectura. En 2003 (año en que participó por primera Uruguay), tuvo su foco en Matemática, en 2006 fue en Ciencias y en el 2009 el foco principal fue nuevamente Lectura.
PISA es el más extenso y riguroso programa internacional para el estudio comparativo de los sistemas educativos, Se ha desarrollado con la finalidad de aportar  elementos, tanto para monitorear políticas en la educación obligatoria, como para establecer escenarios futuros en los que se relaciones las ciencias, la educación, la política, la cultura y la economía, con el propósito de favorecer el desarrollo con equidad.
En el año 2009 Uruguay participó por tercera vez en PISA (dado que los estudios son trianuales). En este ciclo –cuyos resultados se conocerán el mes próximo – lo hicieron 66 países del mundo,  incluidos los siguientes países latinoamericanos:  Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay. En estos momentos se está elaborando un informe nacional, en el que se presentan los marcos de la evaluación, los resultados  internacionales y los nacionales, y estudios en profundidad. Como ya es sistemático en nuestro país los resultados se brindan contextualizados, según las variables sociales más importantes para analizar los desempeños académicos de los estudiantes.
LA PARTICIPACION
DE URUGUAY
Es uno de los aspectos que ha estado en discusión a nivel nacional, inclinándose las autoridades por mantener ininterrumpidamente su participación en el programa PISA.
Un aspecto fundamental para analizar la utilidad de participar en PISA, o en otros estudios internacionales comparativos, es preguntarse qué capacidad tienen los sistemas educativos de aprender de esta participación, qué imagen brinda que no sería posible obtener de otra forma. Por ello, es importante mencionar al menos cuatro razones fundamentales sobre por qué participar en PISA, señalan sus responsables en el país.
Una de las razones es la importancia de la pregunta central que se formula: ¿qué tan bien preparados están los estudiantes de 15años para enfrentar con éxito posdesafíos de la sociedad del conocimiento y participar activamente como ciudadanos plenos?
Si bien responder esta pregunta es un objetivo ambicioso, y probablemente ninguna evaluación comparativa internacional lo pueda responder cabalmente, PISA constituye el esfuerzo más serio y riguroso a nivel mundial en esta dirección. La evaluación y análisis comparativo de las habilidades en lectura, razonamiento matemático y cultura científica de los estudiantes, no en un marco curricular, sino en la medida en que los estudiantes pueden utilizar aquello que han aprendido, brinda insumos claves para la revisión y mejora de los sistemas educativos.
En segundo lugar, uno de los aspectos más interesantes que propone PISA son las características de los marcos conceptuales construidos según área evaluada, que ponen el énfasis en las habilidades para la vida. Por ejemplo, el marco teórico para evaluar la competencia científica concibe a la Ciencia como elemento esencial en la formación del ciudadano, no exclusiva para los científicos. La considera como elemento fundamental para tomar decisiones informadas sobre el impacto ambiental y las consecuencias sociales de la tecnología. Esta es una forma de abordar la Ciencia y sus implicancias que renueva los currículos de Ciencia excesivamente disciplinarios. En la misma línea el marco conceptual de la competencia matemática hace énfasis en los procesos de modelización y matematización para enfrentar y resolver problemas. Es importante mencionar que todos los marcos conceptuales de la evaluación PISA han sido desarrollados en un extenso proceso  de discusión de comités internacionales de expertos con instancias de intercambio activo entre todos los países participantes, lo que invita a plantear un diálogo entre estos marcos de evaluación y lo que se enseña en las aulas.
EN QUE MEDIDA HAY
POSIBILIDADES EQUITATIVAS
En tercer lugar, el programa permite conocer en qué medida el sistema educativo logra distribuir equitativamente los conocimientos  socialmente valorados. No cabe duda que intrínsecamente asociado al concepto de calidad educativa  está el concepto de equidad de oportunidades de aprendizaje. Por eso es que PISA  es una referencia  ineludible a la hora de evaluar la dimensión equidad a nivel internacional y es especialmente relevante en Uruguay dada la ausencia de evaluaciones nacionales desde el año 2003, que permitan indagar esta dimensión.
En cuarto lugar, si bien lo usual es mencionar ala posibilidad de comparar los resultados nacionales en PISA entre los países que participan, e incluso realizar una lectura del ordenamiento de éstos por los puntajes promedio alcanzados, esto no es lo más destacado del estudio. Uno de los análisis más relevantes es posible al centrarse en las tendencias de un sistema educativo al interior de cada país, y responder a la pregunta: los estudiantes de distintas generaciones , ¿están aprendiendo más o menos? PISA, a partir de su metodología, permite hacer comparaciones válidas y confiables en el tiempo, lo que a su vez proporciona los datos para cambiar el hecho de que los discursos sobre la evolución del sistema educativo se basen en impresiones.
Por último, participar en PISA es también un reto para los sistemas educativos debido al gran número de controles de calidad requerido a fin de cumplir con los estándares internacionales establecidos. En nuestro país, desde su primera participación, todas las instituciones y actores involucrados han generado una serie de aprendizajes con la meta de alcanzar las exigencias de calidad propuestas. Es un largo proceso que da inicio con las construcción de los marcos maestrales donde en todos los centros de nivel medio del país se identifica a los estudiantes según su fecha de nacimiento para, luego de sorteada muestra, convocarlos a completar ala prueba y el cuestionario haciendo su mejor esfuerzo y respetando en todo el proceso las pautas internacionales que aseguran la calidad de los datos. Este esfuerzo ha redundado en la generación de estrategias de comunicación y difusión a gran escala que no se habían usado antes en el país y que han supuesto un aprendizaje internacional.

La División de Investigación, Evaluación y Estadística del Consejo Directivo Central (CODICEN), encabezada por el Dr. Andrés Peri y la Coordinadora Nacional del Programa ANEP-PISA , Prof. María H. Sánchez, realizaron el martes último una conferencia de prensa para explicar detalles del Programa de las denominadas pruebas PISA.

El Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) es el resultado de la cooperación de más de 64 países (en el año 2009) miembros y no miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que participaron en la ocasión.

Los responsables de los estudios en el Uruguay explicaron que “su propósito es describir en qué grado los estudiantes de 15 años de edad, que están concluyendo la etapa de la educación obligatoria, están preparados para afrontar los desafíos de la sociedad del conocimiento.” (Por lo tanto es inapropiado, tratar de evaluar la calidad de un sistema educativo  de cualquiera de los países participantes, tomando únicamente como base los resultados de las pruebas PISA). Su primer ciclo fue implementado en el año 2000 y su área principal fue lectura. En 2003 (año en que participó por primera Uruguay), tuvo su foco en Matemática, en 2006 fue en Ciencias y en el 2009 el foco principal fue nuevamente Lectura.

PISA es el más extenso y riguroso programa internacional para el estudio comparativo de los sistemas educativos, Se ha desarrollado con la finalidad de aportar  elementos, tanto para monitorear políticas en la educación obligatoria, como para establecer escenarios futuros en los que se relaciones las ciencias, la educación, la política, la cultura y la economía, con el propósito de favorecer el desarrollo con equidad.

En el año 2009 Uruguay participó por tercera vez en PISA (dado que los estudios son trianuales). En este ciclo –cuyos resultados se conocerán el mes próximo – lo hicieron 66 países del mundo,  incluidos los siguientes países latinoamericanos:  Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay. En estos momentos se está elaborando un informe nacional, en el que se presentan los marcos de la evaluación, los resultados  internacionales y los nacionales, y estudios en profundidad. Como ya es sistemático en nuestro país los resultados se brindan contextualizados, según las variables sociales más importantes para analizar los desempeños académicos de los estudiantes.

LA PARTICIPACION

DE URUGUAY

Es uno de los aspectos que ha estado en discusión a nivel nacional, inclinándose las autoridades por mantener ininterrumpidamente su participación en el programa PISA.

Un aspecto fundamental para analizar la utilidad de participar en PISA, o en otros estudios internacionales comparativos, es preguntarse qué capacidad tienen los sistemas educativos de aprender de esta participación, qué imagen brinda que no sería posible obtener de otra forma. Por ello, es importante mencionar al menos cuatro razones fundamentales sobre por qué participar en PISA, señalan sus responsables en el país.

Una de las razones es la importancia de la pregunta central que se formula: ¿qué tan bien preparados están los estudiantes de 15años para enfrentar con éxito posdesafíos de la sociedad del conocimiento y participar activamente como ciudadanos plenos?

Si bien responder esta pregunta es un objetivo ambicioso, y probablemente ninguna evaluación comparativa internacional lo pueda responder cabalmente, PISA constituye el esfuerzo más serio y riguroso a nivel mundial en esta dirección. La evaluación y análisis comparativo de las habilidades en lectura, razonamiento matemático y cultura científica de los estudiantes, no en un marco curricular, sino en la medida en que los estudiantes pueden utilizar aquello que han aprendido, brinda insumos claves para la revisión y mejora de los sistemas educativos.

En segundo lugar, uno de los aspectos más interesantes que propone PISA son las características de los marcos conceptuales construidos según área evaluada, que ponen el énfasis en las habilidades para la vida. Por ejemplo, el marco teórico para evaluar la competencia científica concibe a la Ciencia como elemento esencial en la formación del ciudadano, no exclusiva para los científicos. La considera como elemento fundamental para tomar decisiones informadas sobre el impacto ambiental y las consecuencias sociales de la tecnología. Esta es una forma de abordar la Ciencia y sus implicancias que renueva los currículos de Ciencia excesivamente disciplinarios. En la misma línea el marco conceptual de la competencia matemática hace énfasis en los procesos de modelización y matematización para enfrentar y resolver problemas. Es importante mencionar que todos los marcos conceptuales de la evaluación PISA han sido desarrollados en un extenso proceso  de discusión de comités internacionales de expertos con instancias de intercambio activo entre todos los países participantes, lo que invita a plantear un diálogo entre estos marcos de evaluación y lo que se enseña en las aulas.

EN QUE MEDIDA HAY

POSIBILIDADES EQUITATIVAS

En tercer lugar, el programa permite conocer en qué medida el sistema educativo logra distribuir equitativamente los conocimientos  socialmente valorados. No cabe duda que intrínsecamente asociado al concepto de calidad educativa  está el concepto de equidad de oportunidades de aprendizaje. Por eso es que PISA  es una referencia  ineludible a la hora de evaluar la dimensión equidad a nivel internacional y es especialmente relevante en Uruguay dada la ausencia de evaluaciones nacionales desde el año 2003, que permitan indagar esta dimensión.

En cuarto lugar, si bien lo usual es mencionar ala posibilidad de comparar los resultados nacionales en PISA entre los países que participan, e incluso realizar una lectura del ordenamiento de éstos por los puntajes promedio alcanzados, esto no es lo más destacado del estudio. Uno de los análisis más relevantes es posible al centrarse en las tendencias de un sistema educativo al interior de cada país, y responder a la pregunta: los estudiantes de distintas generaciones , ¿están aprendiendo más o menos? PISA, a partir de su metodología, permite hacer comparaciones válidas y confiables en el tiempo, lo que a su vez proporciona los datos para cambiar el hecho de que los discursos sobre la evolución del sistema educativo se basen en impresiones.

Por último, participar en PISA es también un reto para los sistemas educativos debido al gran número de controles de calidad requerido a fin de cumplir con los estándares internacionales establecidos. En nuestro país, desde su primera participación, todas las instituciones y actores involucrados han generado una serie de aprendizajes con la meta de alcanzar las exigencias de calidad propuestas. Es un largo proceso que da inicio con las construcción de los marcos maestrales donde en todos los centros de nivel medio del país se identifica a los estudiantes según su fecha de nacimiento para, luego de sorteada muestra, convocarlos a completar ala prueba y el cuestionario haciendo su mejor esfuerzo y respetando en todo el proceso las pautas internacionales que aseguran la calidad de los datos. Este esfuerzo ha redundado en la generación de estrategias de comunicación y difusión a gran escala que no se habían usado antes en el país y que han supuesto un aprendizaje internacional.