Teresita Burgos Buldain: Empresaria-Distribuidora de OMNILIFE “El que no nace, se hace”

La garra y el empuje de una mujer emprendedora por fuerza de voluntad y mucho sacrificio, esta personificada en Teresita Burgos.
Luego de contraer matrimonio, dio a luz a cuatro hijos.
Al divorciarse, el destino se encargó de demostrarle que ella podía sola, con la crianza y el bienestar de su familia.
Hoy tiene 52 años, formó su propio emprendimiento con el apoyo de una empresa multinacional y siente que vive la mayor de las satisfacciones: brindando bienestar a la sociedad y buscando la suya propia.
Les presentamos a Teresita, la dueña de la historia que así comienza:
“Desde hace seis años soy una empresaria independiente, de una empresa mexicana que nos patrocina: OMNILIFE, distribuyendo productos para la salud.
Hace veinticinco años que se encuentra en el mercado en más de veinte países. En Uruguay hace ocho que está instalada y yo hace seis que pertenezco a ella.
No solo lo tomo como un trabajo, ya que en la parte humana es espectacular. Mucho más allá de lo que se pueda retribuir en cuanto a ingresos económicos, brinda a la persona que consume los productos, una mejor calidad de vida.
Con la chance de brindar a otras, a que se animen a realizar lo que hago.
Pudiéndole demostrar a la gente que dice que no tiene trabajo, que ya no se atreve a soñar, que con esta tarea lo puede hacer.
Muchas madres que se les complica con un trabajo de ocho horas, lo puede hacer perfectamente en un tiempo adecuado a sus actividades. Para personas jubiladas, que se encuentran muy bien de salud, es una muy buena salida laboral, haciéndole bien a la población con el consumo de dichos productos y también, consumiéndolo ella.
Le empresa nos da esta chance, de salir adelante y crecer como persona.
¿Cómo es tu llegada a la empresa?
Comencé con un problema de salud, hernias de disco. Los miembros inferiores no me respondían y no pude seguir trabajando donde lo hacía.
Una amiga me llevaba estos productos para que pudiera mejorar. Como solo contaba con el apoyo de mis padres, en un momento le menciono que no los iba a poder tomar más, porque mi economía no me lo permitía.
Me dijo:”bueno, si no puedes comprarlos, anda vendiéndolos y con la ganancia, vas comprando lo que necesitas para mejorarte”.
Y me gustó la idea.
Como no podía salir de casa, empecé a hacer llamadas a conocidos, a contactos con los cuales contaba y así comencé.
Yo conocí la empresa por el consumo de los productos, no por el negocio. Para poder consumirlos, empecé a vender.
El sistema de la empresa que permite comenzar a vender, es con una pequeña inversión,  para el costo del Kit.
Así que, vendí algo que tenía y pude reunir el dinero que necesitaba para el comienzo.
¿Cómo incursionas en el mercado?
Costó un poco.
Uno está con un poco de miedo de que pueda no funcionar, pero a su vez, comencé a ver los resultados en mi, consumiendo un energizante que es maravilloso: mejora el ánimo, regula el sueño, quita el cansancio, despeja y quita la depresión, es como que comencé a trasmitir otra emoción, llegando a la gente y esta se va enganchando y viendo resultados.
Y gracias a Dios, desde ahí no paré, sigo el negocio de manera muy positiva, porque la gente lo reconoce.
¿A quienes va dedicada la propuesta?
Desde embarazadas, a niños, adolescentes, adultos.
Son productos naturales, que brindan: nutrición, vitaminas, aminoácidos, con componentes de Omega 3, 6, etc. Con sello mundial de inocuidad, autorizados en deportistas.
Lo que más me solicitan es el producto para el cansancio, el estrés, la memoria, para el sistema nervioso.
La persona empieza a mejorar y logra dejar algunos medicamentos.
¿Qué satisfacciones te han dejado estos años de trabajo?
Muchas.
Conocí la planta donde se encuentra instalada la empresa, en Guadalajara, con una infraestructura fabulosa. Donde su plantación es totalmente orgánica.
Su realización como empresa es tan satisfactoria, que incluye también los envases.
¿Tus mayores logros?
Mi mejoría de salud. Luego la motivación de seguir, donde conseguí muchos logros.
Actualmente, vivo de OMNILIFE.
Mi primer carrito tipo de supermercados, que llevaba el cartel de OMNILIFE, fue con el que salí a trabajar.
Había gente que me decía: “¡Hay, en la calle con eso! ¿Cómo no te da vergüenza?” Yo creo que el trabajo dignifica.
Luego de ese carrito, llegaron muchos bonos especiales, muchos incentivos en efectivo. Tecnológicos, de casas, de muebles, pero el más importante mío, logrado en materia económica, fue un auto 0 Kilómetro, en el 2014.
Fueron diez meses de trabajo, con el desafío, de lograr vender dos cajas por día de un producto regenerador celular y lo logré. Convocando a personas que formaban un grupo de trabajo, como maestros, bomberos, etc.
Aparte de eso, gracias a la empresa me subí a un barco, a un avión, conociendo México, Francia, Italia, Atlantis en Bahamas.
¿Algún evento en puerta?
Si, llega a Montevideo el 24 de Marzo al Sheratton Hotel, Jorge Vergara, el principal de la empresa, para el cual contraté un ómnibus, el que todavía tiene pasajes.
¿Cómo se encuentra tu salud?
Muy bien, sin tomar siquiera una aspirina.
Los productos que consumo, tienen mucho de lo que necesito.
¿Con que disfrutas?
De mi casa, de la familia, de mis hijos: Christian, Agustín, Celina y Simón, además de dos nietos, ¡que amo!
¿Qué te ha dejado esta experiencia de vida?
Me identifico un poco con el ave fénix. Uno resurge de sus cenizas, porque uno tiene esa voluntad.
Me di cuenta, que cuando uno llega a esta edad, es cuando se estabiliza como persona, aunque quiera seguir creciendo.
Pero es como que me realizo. Encuentro en ello, algo que me hace feliz y una gran satisfacción.
Disfruto de lo que hago y del premio, de una vida de subidas y bajadas.Teresita Burgos







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...