Tiempo atrás la Intendencia intentó comprar, pero no se puso de acuerdo con el precio pretendido

Tiempo atrás la Intendencia intentó comprar, pero  no se puso de acuerdo con el precio pretendido

Aún no habría un inventario de los bienes muebles contenidos en “Las Nubes”

La situación por la que atraviesa el chalet  “Las Nubes”, casa habitación construida y habitada por el escritor salteño Enrique Amorim y su esposa Esther Haedo sigue siendo objeto de las más variadas versiones. Dicha finca contiene el mobiliario y útiles del matrimonio, sus obras de arte y biblioteca y es una construcción sobre- elevada de una planta y un altillo, más un depósito posterior, diseñada por el propio Amorim al estilo modernista de Le Corbussier. Data de fines de 1930. Fue declarada monumento histórico nacional por resolución Nº 1021/1973 (de 12. 06. 1973).

VICEMINISTRA:

NO HAY INVENTARIO

DEL CHALET

La Vice Ministra de Educación y Cultura, ingeniera industrial María M. Simón, en diálogo con EL PUEBLO relató que en el caso particular “hubo un error en la ocasión en que fue declarado patrimonio, ya que entre los bienes declarados existían muebles y no se hizo ningún tipo de inventario, y el Estado no puede hacer eso”. Entonces, agregó, “hay que hacer un inventario cuanto antes, porque en general estas cosas se arreglan de buenas maneras con los propietarios que en realidad aprecian el tener una propiedad patrimonial”.

OPINA UN INTEGRANTE

DE LA COMISIÓN

DEL PATRIMONIO LOCAL

El arquitecto Paul Bittencourt, delegado de la Intendencia de Salto ante la Comisión del Patrimonio Histórico de Salto, expresó a EL PUEBLO que “el Chalet Las Nubes es privado, aunque oficialmente no tenemos conocimiento certero de quién es el actual propietario porque se ha manejado públicamente que era propiedad de un artista plástico uruguayo”.

Es una propiedad privada en la “que la intendencia no tiene ningún vínculo, si bien en algún momento se organizó con los dueños de la casa las posibilidades de compartir alguna actividad, y de abrir de cierta manera al público, pero más bien a manera de acuerdo”. La declaración como monumento, agregó el arquitecto, “abarca el edificio y las cosas interiores” y tiene entendido de que dichos muebles permanecen en la finca. La Comisión del Patrimonio “con todos los comentarios de la venta, a raíz del fallecimiento de Liliana Amorim (hija del poeta y escritor salteño), hace unos días estuvo en Salto para poder hacer el inventario, y se comunicaron con la familia y con su abogado, y están en ese tema en estos tiempos”.

Indicó que “tiene conocimiento de que hace unos cuantos años atrás la intendencia intentó comprar, pero por un problema de precio no se llegó a acordar el valor”. Como profesional indicó que “por el tipo de construcción y la época en que fue hecho el chalet tiene un diseño arquitectónico que para esos años ´30 es toda una novedad acá y a nivel mundial”.

LA VISIÓN DE LA

“ENCARGADA”

DEL CHALET

EL PUEBLO dialogó también con la “encargada” del Chalet Las Nubes, Patricia Castañares, quien nos indicó que “hace unos 8 años que trabaja en tareas que tienen que ver con la limpieza y atención de las personas que concurren” y sus padres trabajaron mucho tiempo con la viuda de Enrique Amorim, Esther Haedo.

Nos manifestó que hace aproximadamente un mes estuvieron presentes los descendientes del escritor salteño, que actualmente viven en la República Argentina, el esposo de la hija de Amorim y su nieta Paula Saporiti, y que en dicha ocasión mantuvieron contacto con algunas autoridades municipales e incluso de integrantes y funcionarios de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, que no tuvieron permitido el ingreso al chalet. Le han manifestado que la sucesión está en curso y que la finca sigue siendo propiedad de los sucesores.

Según Castañares “el 28 de junio de 2010 expiró el plazo del comodato con la intendencia (que había sido firmado por tres años por la anterior administración municipal)”. Continuó expresando Castañares que “la actual administración, si bien manifestó que prorrogarían el comodato no lo ha hecho”.

Mantuvo conversaciones con el intendente y con el prosecretario, pero no se ha renovado el comodato. Actualmente, desde principios de mes, el chalet está cerrado al público, y Castañares recibe un “sueldo” de la Fundación Enrique Amorim, que se constituyó hace años por amigos y seguidores del escritor. Con el comodato anterior el dinero que aportaba el municipio se destinaba a la persona encargada.

Nos relata que es mucha “la gente que visita la casa, proveniente algunos de Europa, y se han dado casos en donde en taxi ha venido gente de Montevideo sólo para conocerla y fotografiarla”.

También continuamente están de visita escolares y turistas de distintas partes del país y del exterior”. Asimismo expresó que “con el trabajo que las maquinarias han hecho en la calle de acceso (avenida Enrique Amorim), se han producido grietas visibles” que afectan la construcción verificándose humedades y afectación edilicia en un inmueble que necesita mantenimiento.