Titular del local que sufrió apedreo en la Costanera dijo que tras reclamo volvieron controles policiales

Titular del local que sufrió apedreo en la Costanera dijo que tras reclamo volvieron controles policiales

El sábado reabrió sus puertas porque las autoridades “cumplieron y se vio la presencia policial”, dijo Pigurina

Luego de haber vivido una situación compleja de violencia que estuvo en boca de todo el país, en la que una veintena de sujetos furibundos atacaron su local bailable y generaron desmanes de todo tipo, provocando incluso hasta un principio de incendio en un depósito del mismo local, el empresario, Marcos Pigurina, propietario del local Up de la Costanera Norte, había decidido cerrar sus puertas hasta que la Policía tomara cartas en el asunto.
Así lo había manifestado en una carta que había remitido a los medios de comunicación, donde señalaba su malestar ante la ausencia de controles en la Costanera Norte, cuando en esta época se daba la mayor aglomeración de público y en los últimos tiempos había mucha gente cometiendo acciones vandálicas, a cuenta de la falta de presencia policial en la zona.
Por tal motivo, Pigurina había dicho que no abriría su local hasta que se viera en el lugar la presencia de efectivos policiales controlando la zona e inspectores de tránsito cuidando el desplazamiento de vehículos en el lugar.
Pero en las últimas horas, el empresario informó a EL PUEBLO que mantuvo una reunión con autoridades de la Policía de Salto, quienes lo recibieron y comentaron la situación por la que estaban atravesando en esa zona de la ciudad, que en el verano es el respiro de mucha gente y que genera un movimiento inusual los fines de semana.
“La reunión fue altamente positiva, las autoridades se comprometieron a llevar adelante operativos de control para generar un ambiente distinto al que se estaba viendo en los últimos tiempos y puedo decir que cumplieron”, indicó Pigurina a este diario.
El responsable de la discoteca Up dijo que el fin de semana habían vuelto los controles a la costanera Norte y que se notó la presencia policial, con efectivos en motos y en automóviles circulando todo el tiempo, con el fin de disuadir a los posibles sujetos que generaran conflicto.
“La verdad cumplieron, había además inspectores de tránsito realizando controles vehiculares y no se veían las motos que pasaban en una rueda durante la madrugada poniendo en riesgo la vida de muchos jóvenes que andaban siempre en la vuelta”, aseveró el empresario.
Ayer Pigurina subió a las redes sociales un agradecimiento público a las autoridades por cumplir con el control en la zona y eso determinó que él abriera las puertas de su local bailable, como señal de que ahora sí había controles en la zona.
“Nosotros como empresarios, como salteños, tenemos la responsabilidad de velar por la integridad física de las personas que vienen al boliche, para que regresen a su casa tal como vinieron. Preferimos que la gente vuelva en paz y bien a su casa, contenta de haber disfrutado la noche en el boliche, a que tengamos que abrir las puertas y pasar por situaciones como las que se vivieron el otro día, cuando una barra de personas que estaban afuera del local empezaron a apedrear a los que estaban adentro”, indicó.
Y dijo que parte de la reunión mantenida con las autoridades del comando de la Jefatura de Policía de Salto, pasaron por la posibilidad de que la discoteca Up tenga una custodia 222 en el lugar.
“Es algo que estamos analizando, ellos quieren ver si nosotros tenemos todos los papeles al día, yo le dije que sí, pero vamos a analizar toda la situación y lo importante es que comenzaron los controles como los veníamos reclamando y hoy se puede decir que la gente en ese lugar anda más segura en la costanera Norte”, dijo Marcos Pigurina a EL PUEBLO.

También te puede interesar...