- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Titular del sindicato de maestros a nivel nacional dijo no estar conforme con el pedido de disculpas de la ministra

Elbia Pereira habló con EL PUEBLO y dijo que en Salto hay escuelas con serios problemas edilicios.

En el marco de una actividad realizada en la ciudad de Artigas durante el pasado fin de semana, la que apuntó a instruir a los maestros de esa zona del país en una nueva metodología del aprendizaje para los niños, basada en aspectos lúdicos, la secretaria general de la Federación Uruguaya de Magisterio, la maestra Elbia Pereira, hizo referencia a los problemas que presenta actualmente el sistema educativo.
Consultada por EL PUEBLO, la referente del sindicato de maestros a nivel nacional planteó que todavía existen problemas estructurales que hacen al sistema de enseñanza, como los problemas de infraestructura en varias escuelas del país, donde hubo una intervención del gobierno a raíz de una denuncia realizada por el sindicato que preside.
Asimismo, destacó que en Salto existen problemas edilicios en varias escuelas e incluso hay un centro educativo que tiene un hundimiento en el piso, caso que ya fue denunciado. De este y otros temas, como el pedido de renuncia a la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, por haber denostado a la profesión del magisterio con sus cuestionamientos al exdirector nacional de Eduación, Juan Pedro Mir, Elbia Pereira, habló con este diario.
¿Qué pretenden con esta nueva modalidad de enseñanza?
La idea que tenemos en esta tarea que estamos implementando es la de enseñar a los niños a través de la forma natural que los mismos tienen de aprender, que es el juego. A través de esta modalidad buscamos aspectos relacionados con la convivencia, donde se ven los distintos aprendizajes de forma natural en el niño, pero no quiere decir que esto que buscamos hacer sea libro de recetas donde todos lo vayamos a seguir como manual. Apostamos a buscar por medio de técnicas lúdicas que el maestro logre transmitir al niño otra forma de aprendizaje y otra manera de relacionarse entre los adultos y los niños. De eso se trata este taller que se ha desarrollado en Artigas el fin de semana, donde un grupo de maestros dieron su tiempo y el de su familia, a lo que es lo mejor que sabemos hacer que es el dedicarnos a la enseñanza de los niños y a la educación en general.
¿Consideran fundamental generar nuevas herramientas con el fin de aggiornarse a la situación actual en que los niños consumen mucha pantalla para que los maestros deben aplicar nuevos métodos de adaptación para captar la atención y profundizar el aprendizaje del niño?
En realidad, tenemos dos cuestiones: una es que no son herramientas que sustituyan dentro de la escuela a ningún tipo de relacionamiento con la familia; porque esta tiene sus formas personales de vincularse en la enseñanza con los niños; sí lo que vemos es que con el paso del tiempo, en la familia de hoy está cada vez menos presente la imagen de los padres en el hogar, por cuestiones laborales, de carrera, de profesionalidad, entonces, lleva a que los niños estén en manos de otras personas. Nosotros como maestros lo que debemos hacer dentro de la escuela, aparte de enseñar a leer y a escribir, a sumar, a realizar operaciones y a hacer razonamientos lógicos matemáticos, que están dentro de nuestras obligaciones, también tenemos la necesidad y la obligación de enseñar a ese niño para que sea una persona que pueda desarrollarse en la sociedad, no mañana, sino hoy mismo.
De igual manera, la educación pública ha sido blanco de cuestionamientos desde las propias autoridades del gobierno en los últimos tiempos, ¿ustedes observan que tiene que haber cambios profundos en la metodología de la enseñanza, o consideran que van por buen camino por lo que vienen trabajando con instancias como estas, por ejemplo?
Más allá de que para nosotros las metodologías de enseñanzas tienen que ser adecuadas a los tiempos en que vivimos; si los niños necesitan adecuaciones a las formas de enseñanzas por supuesto que estamos abiertos; nosotros tenemos como sindicato una revista de edición bimensual, donde se plasman, se editan y se publican más de 10 mil ejemplares mensuales que llegan a todas las escuelas y su contenido específico tiene que ver con la enseñanza dada por los maestros en el aula y con lo que los niños reciben en la misma, entonces, tenemos preocupaciones, pero no desde el discurso, sino una preocupación y una ocupación desde lo que consideramos que tiene que ver con nuestra profesión docente.
Usted mencionaba otra cuestión, que tiene que ver con las autoridades, y creo entender que se refiere a un episodio que sucedió con los dichos de la Ministra Muñoz, donde específicamente como Federación, pronunciamos un rechazo absoluto a los dichos de la Ministra, principalmente por lo que tiene que ver con la agresión a nuestra profesión docente. En ese entendido, fue que se pronunció la Federación, donde pidió la renuncia de la Ministra.
¿Piensan que fue desoído ese reclamo de renuncia de la ministra por cuestionar la profesión de maestro de escuela, o que con el pedido de disculpas de la Ministra fue suficiente?
No le pedimos disculpas, ni lo esperamos de la Ministra; sí lo que pedíamos era su renuncia. Es claro que un ser humano que reconoce su error, su equivocación y pide las disculpas, actúa adecuadamente; pero ese no es el fondo de la cuestión, son las acciones constantes y continuas las que deben demostrar que desde las autoridades nada más y nada menos que del Ministerio de Educación, den cuenta de lo que significa el magisterio y su profesión.
Con respecto al departamento de Salto, ¿ha tenido algún tipo de reclamo o planteamientos específicos respecto a la capacidad edilicia de algunas escuelas en particular?
Nosotros con respecto al tema edilicio lo que tiene que ver con infraestructura a nivel nacional, la Federación hizo una denuncia fuertísima en el año 2013, que concluyó con el Plan de Obras del Consejo de la Administración Nacional de Educación Pública; ese Plan de Obras que se planificó y llevó adelante a partir del año 2013, fue a raíz, entre otras cosas, de la fuerte denuncia que hizo la Federación frente a escuelas en mal estado y que habían sido construidas hacía 100 años y que no habían tenido mantenimiento adecuado y bueno, tuvimos a partir de ahí lo que la ciudadanía puede observar en muchas escuelas, en sus edificios, una diferencia aceptable con respecto a lo que se venía viendo. Ahora, si usted me dice que pretendamos que eso sea suficiente, y que digamos que todas las escuelas del país están en óptimas condiciones, no, nunca lo dijimos, y la prueba está en que en el Consejo de Ministros surgió el reclamo de niños donde le plantearon al Presidente las condiciones en las que se encuentran varias escuelas.
En cuanto al departamento de Salto, sabemos que aún hay escuelas que tienen carencias edilicias y que están sin atención, sabemos de pisos de algunas escuelas que están en situación de hundimiento, que están próximas a resolverse, pero que aún no se han solucionado, que falta, y sí, falta mucho.
Hace menos de dos días en Sarandí Grande, un niño sufrió una situación que lo llevó a recibir un choque eléctrico por una instalación en estado deteriorado, por lo que observamos que no todo se encuentra en óptimas condiciones, aunque en otros lugares las cosas están mejor.
Por lo cual la Federación sigue señalando aquellos lugares en que se está necesitando una fuerte recuperación de los edificios y de la mano, un buen mantenimiento, sino dentro de unos años, hablaremos de lo mismo.