Trabajadores de Aldeas de la Bondad sostienen que con el cierre se perderían 253 fuentes de trabajo

Además peligra la calidad de atención de los internados

Hasta la redacción de EL PUEBLO llegaron integrantes del sindicato de trabajadores de Aldeas de la Bondad denunciando la decisión del MIDES de otorgar a otra empresa la administración de las sedes de Salto y Paysandú de Aldeas de la Bondad, donde se perderían los puestos de trabajo, además de caer la calidad de atención de los internados debido a la necesidad del gobierno de recortar gastos. En plena movilización, no se descartan como medidas de lucha la ocupación tanto de Aldeas como del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).
DESPIDOS MASIVOS
“Somos 253 trabajadores del departamento de Salto –explicó Fabián Medina-, con 50 trabajadores de Paysandú, totalmente dependiente de la Fundación IMCOS, una empresa que gestiona un convenio con INAU desde hace más de 30 años, donde en Salto atienden a 108 niños y a 40 de Paysandú”. Por otro lado, los niños internados se encuentran en una situación de total dependencia del funcionario, “desde tener que bañarlos, de ponerle una media hasta darle de comer”.
“Nuevamente estamos ante lo mismo, INAU, al no tener la medida de contralor o no poder brindar un mejor servicio, nos hemos enterado hace una semana de la reunión que la presidenta, Marisa Lindner, informó al Ministerio del Trabajo, tanto a Murro como a Juan Castillo, la necesidad urgente de comunicarse con los trabajadores porque necesitaba ver qué postura o medidas podíamos tomar como consecuencia de los despidos masivos que van a hacer. En ese sentido, nos informan del cierre total de Aldeas de la Bondad, tanto en Salto como en Paysandú”.
“En Salto nos enteramos directamente de un día para el otro que se arman tres licitaciones. Una primera en agosto de 2015, donde tenía como prioridad el trabajo en el departamento con los trabajadores de la Fundación y con los actuales internos. Esa primera licitación fue nula”.
“Se hace un segundo llamado invitando a los trabajadores a realizar una cooperativa de trabajo. Ya en 2014 se había planteado en la Comisión de Legislación del Trabajo del Parlamento, el proceso de autogestión donde los parlamentarios, junto con el Ejecutivo Nacional, logramos hacer el proyecto. En agosto de este año ganamos con el 100%, pero hay una notificación del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) donde nos trancó lo de la persona jurídica, que recién este jueves nos la entregaron luego de 8 meses de estar peleando y discutiendo por medio de abogados con el MEC. Todo esto llegó muy tarde porque el INAU ya había dado en comodato y convenios a otras empresas”.
ESTO TERMINARÁ MAL
Medina explicó la relación que existe entre los pacientes y los trabajadores. “Los niños con parálisis cerebral profundos, severos, que son aquellos que dependen totalmente de los trabajadores, además de aquellos niños, que son unos 5 ó 6 que solo comen con ciertas personas o no comen, donde en un grado de dependencia más leve se bañan y reaccionan a algún estímulo de atención o disciplinario del interno con determinada persona o de lo contrario, no lo hacen”.
“Bueno, el INAU entiende que el proceso será largo, costoso, que los niños en esta nueva asociación civil podían acostumbrarse, donde sabemos, porque hubo un interno al que sus padres reclamaron la patria potestad, fue trasladado de Aldeas de la Bondad y a los 2 meses el niño falleció, porque entró en un estado de angustia. Entonces, ya tenemos experiencias varias de casos como los que ahora se están planteando, de la separación de lo que es la familia, de los trabajadores con quienes convive y que terminará mal”.
INAU Y MIDES SON RESPONSABLES
Los trabajadores responsabilizan de esta situación a “INAU, que hace más de un año y medio que está adentro de la empresa cogestionando. Si en un año y medio la institución ha mejorado tanto, no entendemos qué es lo que propone ahora el MIDES. Culpamos directamente al MIDES y al INAU en decir que van a cortar por el hilo más fino”.
“Hoy MIDES está gestionando estos procesos en todos los hogares y procedimientos de cuidado de atención, INAU solo se va a encargar de la atención de la primera infancia, en centros diurnos, CAIF. Son ellos quienes están dejando a 253 trabajadores en la calle, sin prever la violación de los derechos humanos de los internos”. Medina enfatiza que si el MIDES sigue con este proceso, “los internos se van a morir, porque ya pasó en Montevideo”, concluyó.