“Un agradecimiento anticipado a los salteños”

Si en este disfrutable domingo, usted por un momento se detiene a leer esta entrevista, estaremos logrando en buena parte nuestro objetivo: el de darle a Roberto Carlos Cardozo Chiappa, la tranquilidad que él tanto necesita.
Y si al finalizarla, culminara pensando: “¿qué haría yo si me pasara a mí?”, sabremos que contamos con usted.
Porque los salteños somos solidarios y tenemos bien incorporada la frase de “hoy por ti, mañana por mí”.
Es una situación sumamente difícil y desesperante, con una tremenda incertidumbre, lo que nos transmite los momentos que está viviendo Roberto.
Su salud atraviesa una etapa delicada y es necesario una suma de dinero para lograr un diagnóstico y de allí un posible tratamiento oncológico que le salve la vida. Para ello, tiene que trasladarse al Hospital Sirio Libanés de San Pablo, Brasil.Roberto Carlos Cardozo
Con la fe en Dios y lo positivo que se ha mantenido Roberto, confía plenamente en que entre todos, lograremos reunir la suma que necesita, en un poco más de una semana.
Será él quien nos cuente su historia de vida, para que podamos darnos cuenta de lo emocionalmente mal que el destino nos puede dejar, luego de sorprendernos y más de una vez, en encrucijadas que son difíciles de sobrellevar:
“Llegamos desde Constitución hace unos años, trasladando nuestra pequeña panadería para Salto. Somos gente de laburo”, nos dice.
Estuve durante varios años trabajando en el corte de caña en El Espinillar y ya hacía algunas facturas y llevaba allí para vender. Cuando este cerró, decidí dedicarme a la panadería, porque no había trabajo. Y funcionó.
¿Por qué la decisión de venirse a Salto?
Teníamos unos colegas amigos, que insistían, en que con lo trabajadores que éramos y siempre en la lucha, acá podía haber más mercado para el rubro.
Llegamos y nos instalamos con muchos sacrificio en calle Misiones y Cervantes y salimos adelante.
En un momento que se había estacionado el negocio, comencé con un problema de salud, con dolor en la parte posterior de la pierna izquierda. Consulté y me trataron durante tres años, por várices.
En una oportunidad, me realizo un Eco dópler que diagnosticó un coágulo y estuve muchos días con la pierna para arriba, con medias de descanso y demás.
¿Lo vio preocupante en ese momento?
Me comenzaron a salir manchas rojas del lado izquierdo del cuerpo y luego de verlo un médico me dijo que eran hongos.
Un domingo que estaba ya trabajando, me hizo llorar el dolor. Fuimos al médico, este reunió a dos colegas y me examinaron, decidiendo internarme. Me ve el Dr. Gonzalo Leal y luego de una ecografía le dijo a mi esposa Mónica: “ojo, el diagnóstico muestra tumoraciones”, “es cáncer, pero de todas formas vamos a esperar por más resultados”.
Deciden operar por un tumor, del tamaño como de una pelota de fútbol, metido entre las arterias y los músculos. Hacen un estudio del mismo y el resultado fue realmente preocupante. Era: sarcoma sinovial maligno (sarcoma de tejidos blandos que constituye un tipo de cáncer que surge de los tejidos blandos cercanos a las articulaciones, pero a veces, se puede desarrollar en los riñones y en los pulmones) y es muy agresivo.
¿Comienza un tratamiento?
Estábamos muy desconcertados.
Ordena la Oncóloga otra tomografía y del resultado sale que tenía dos tumores más en el abdomen.
En sus palabras fue: “Usted tiene una enfermedad terminal. Nosotros lo podemos ayudar porque usted es joven, pero no va a sanar, porque lo que usted tiene no tiene cura”.
La miré y le dije: “Sí, Dios me puede sanar”. Y le agradecí que me lo dijera.
A partir de allí, surge la quimioterapia.
Con toda la esperanza, nos fuimos al Sanatorio Puígari, donde los resultados son, que a este tipo de sarcoma no lo conocían.
“No es como otro tipo de cáncer que uno ya tiene la medicación”, nos dijo el médico.
Le pregunto si era operable y me respondió: en ningún lugar del mundo lo van a operar, porque se puede quedar en la sala de operaciones”.
Me realizan otra tomografía acá y los tumores solamente habían reducido un milímetro con la quimio.
Allí le pedimos al Dr. Leal si podía operarme. Luego de pensarlo buen rato, nos dio el sí. Explicándome que era una operación muy riesgosa.
¿Se llevó a cabo la cirugía?
Sí y al culminarla, los tumores pesaron, ochocientos y trescientos gramos.
Me dolía mucho el estómago, pero yo hablaba con Dios, abría la ventana y sentía que la brisa que entraba era Dios. Y me aliviaba.
¿Comienza su mejoría?
Sí. Me fui recuperando solamente con algo de anemia.
Con controles cada tres meses, cada seis, en perfectas condiciones.
Pero en febrero de este año, me salió una mancha en el riñón izquierdo y luego de una resonancia, el resultado fue que tengo un tumor en el riñón izquierdo y cuatro más en el hígado.
Luego de un examen de PET, para sorpresa de todos, en el resultado, no se ven células malas. Pero no entendemos cómo se ven los tumores.
Y el 6 de junio, me operan de un angioma y un tumor en el hígado. Mandaron a analizar y salió que es un sarcoma sinovial, igual al de la pierna.
Es tan raro mi cáncer, que en el PET, no sale.
Y el resultado que falta conocer es de cómo se va a administrar la quimioterapia, porque no hay otro tratamiento aquí.
¿Qué es lo que necesita de todos los salteños?
Mi deseo es viajar el día 17 de julio de 2018, al Hospital Sirio Libanés, en San Pablo- Brasil, por un diagnóstico y un posible tratamiento.
Nosotros contamos con los pasajes, pero sí necesito $ 90000 (noventa mil) para consulta y exámenes y me gustaría, poder contar con el apoyo de los salteños para reunir ese dinero.
Realizamos una rifa de un televisor de 32 ´´, con el costo de $ 100 el número.
En la Tarjeta Mi dinero en Red Pagos, pueden colaborar con mi nombre: Roberto Carlos Cardozo Chiappa y mi número de cédula es 3524710-0 y mi celular para colaborar por ese medio es: 098174842.
De todas formas la Directora de Diario EL PUEBLO Adriana Martínez, organizó una venta de pastas con empresa La Italiana y allí obtengo un porcentaje por cada venta, la venta se va a realizar este jueves, viernes y sábado, los pedidos los pueden hacer con antelación, a los teléfonos del diario, en horario de oficina, de 8 a 12 o de 15 a 19.
Y deseamos hacerles saber que mi familia depositará en algunas empresas que nos acepten alcancías, para que puedan apoyarnos con lo que cada uno pueda.
Aunque sean donaciones pequeñas, confío en que lograremos reunir los $ 90000, para el día 17 de julio.
Mis gracias anticipadas a todo el pueblo de Salto y a todos los que ya están colaborando.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...