Un asteroide estará “a un paso” de la Tierra

Este 15 de febrero un asteroide  pasará entre la Tierra y sus satélites artificiales de comunicación, pero sin causar ningún daño, informó este lunes la Dirección Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA).
El asteroide DA14 pasará entre el planeta y el interior del anillo de satélites de comunicaciones, ubicados entre los 30,000 y los 35,000 kilómetros de la Tierra.
La Nasa indicó que no hay ningún peligro de que el asteroide pueda colisionar con el planeta o con los satélites artificiales, ya que su recorrido será a 27,000 km de la superficie terrestre.
Se trata de un asteroide pequeño (diámetro estimado en unos 45 m), que pasará efectivamente muy cerca de la Tierra este 15 de febrero (la distancia mínima está estimada en unos 34200 km, aproximadamente. Para comparar, la Luna se encuentra en promedio a unos 384400 km, y el radio ecuatorial de la Tierra es de unos 6380 km).
La NASA descarta el riesgo de colisión con la Tierra.
Fue descubierto el 23 de febrero de 2012 por el Observatorio Astronómico de La Sagra, en España.
Ahora, a menos de un año de su hallazgo, el 2012-DA14 se convertirá -este 15 de febrero- en el objeto de mayor diámetro que más cerca ha pasado de la órbita terrestre desde que se miden estos cuerpos. Un hecho que, como suele suceder, encendió alarmas sobre un posible impacto con el planeta, que la Nasa salió a desmentir rápidamente a través de una página especial, donde explican que el riesgo de colisión es igual a cero.
La Nasa establece que su punto más cercano será a 27 mil km de la Tierra, distancia que permitirá avistarlo con binoculares en la zona de Europa del Este, Asia y Australia.
Su diámetro es mayor al largo de un transbordador espacial, o la mitad de una cuadra.  Y la próxima semana pasará más cerca de lo que cualquier cuerpo de su tamaño ha estado de la Tierra desde 1990, cuando se inició el programa de sondeo de asteroides cercanos.
Se trata de un objeto del que no se tenía registro hasta el año pasado, cuando el observatorio La Sagra de Mallorca, España, lo detectó, por primera vez.
En ese entonces se ubicaba a 4,3 millones de kilómetros de la Tierra.
UNA LLEGADA ESPECIAL
La llegada del 2012-DA14 será especial, porque pasará por dentro del llamado “Anillo Geosincronizado”, que es donde se encuentran los satélites de comunicaciones, climatológicos y los sistemas de GPS.
La Nasa dice que estos estarán libres de peligro, aunque se mantendrán atentos a una eventualidad.
La Nasa aprovechará la oportunidad para estudiar de cerca la estructura y trayectoria de estos cuerpos.
Un investigador del Centro de Astrofísica Cata y astrónomo de la UC, explicó a La Tercera que los viajes que los asteroides realizan por el espacio hacen que recopilen gran cantidad de materiales químicos que permiten contar la historia de la Vía Láctea.
Estos cuerpos pasan cerca del Sol y luego muy lejos, por lo que cada vez que pasan por nuestro planeta sus componentes van cambiando, y eso es lo interesante de conocer”.
En este caso, la Nasa usará un sistema de radar, cuyo rebote servirá para conocer los cambios de posición del asteroide y su estructura.

Este 15 de febrero un asteroide  pasará entre la Tierra y sus satélites artificiales de comunicación, pero sin causar ningún daño, informó este lunes la Dirección Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA).

El asteroide DA14 pasará entre el planeta y el interior del anillo de satélites de comunicaciones, ubicados entre los 30,000 y los 35,000 kilómetros de la Tierra.

La Nasa indicó que no hay ningún peligro de que el asteroide pueda colisionar con el planeta o con los satélites artificiales, ya que su recorrido será a 27,000 km de la superficie terrestre.

Se trata de un asteroide pequeño (diámetro estimado en unos 45 m), que pasará efectivamente muy cerca de la Tierra este 15 de febrero (la distancia mínima está estimada en unos 34200 km, aproximadamente. Para comparar, la Luna se encuentra en promedio a unos 384400 km, y el radio ecuatorial de la Tierra es de unos 6380 km).

La NASA descarta el riesgo de colisión con la Tierra.

Fue descubierto el 23 de febrero de 2012 por el Observatorio Astronómico de La Sagra, en España.

Ahora, a menos de un año de su hallazgo, el 2012-DA14 se convertirá -este 15 de febrero- en el objeto de mayor diámetro que más cerca ha pasado de la órbita terrestre desde que se miden estos cuerpos. Un hecho que, como suele suceder, encendió alarmas sobre un posible impacto con el planeta, que la Nasa salió a desmentir rápidamente a través de una página especial, donde explican que el riesgo de colisión es igual a cero.

La Nasa establece que su punto más cercano será a 27 mil km de la Tierra, distancia que permitirá avistarlo con binoculares en la zona de Europa del Este, Asia y Australia.

Su diámetro es mayor al largo de un transbordador espacial, o la mitad de una cuadra.  Y la próxima semana pasará más cerca de lo que cualquier cuerpo de su tamaño ha estado de la Tierra desde 1990, cuando se inició el programa de sondeo de asteroides cercanos.

Se trata de un objeto del que no se tenía registro hasta el año pasado, cuando el observatorio La Sagra de Mallorca, España, lo detectó, por primera vez.

En ese entonces se ubicaba a 4,3 millones de kilómetros de la Tierra.

UNA LLEGADA ESPECIAL

La llegada del 2012-DA14 será especial, porque pasará por dentro del llamado “Anillo Geosincronizado”, que es donde se encuentran los satélites de comunicaciones, climatológicos y los sistemas de GPS.

La Nasa dice que estos estarán libres de peligro, aunque se mantendrán atentos a una eventualidad.

La Nasa aprovechará la oportunidad para estudiar de cerca la estructura y trayectoria de estos cuerpos.

Un investigador del Centro de Astrofísica Cata y astrónomo de la UC, explicó a La Tercera que los viajes que los asteroides realizan por el espacio hacen que recopilen gran cantidad de materiales químicos que permiten contar la historia de la Vía Láctea.

Estos cuerpos pasan cerca del Sol y luego muy lejos, por lo que cada vez que pasan por nuestro planeta sus componentes van cambiando, y eso es lo interesante de conocer”.

En este caso, la Nasa usará un sistema de radar, cuyo rebote servirá para conocer los cambios de posición del asteroide y su estructura.