Un basural formado en las postrimerías del pretendido Velódromo, motiva denuncia de vecinos, quieren pararlo

Un basural formado en las postrimerías del pretendido  Velódromo, motiva denuncia de vecinos, quieren pararlo
Un importante basural se ha conformado por desidia de los vecinos, de los alrededores  de la zona del puente de calle Misiones que conecta la cancha de Almagro (Harriague y Misiones) con el barrio Ceibal, en las postrimerías de lo que fuera una vez el pretendido velódromo, que llevaba el nombre de Federico Moreira.
Desde hace varios días los vecinos de la zona han dejado crecer un basural que en principio se escondía entre los pastizales, pero que luego comenzó a hacerse visible para quienes transitaban por la zona. No solo por el mal olor que expide, sino además, por la contaminación que un lugar así genera.
Si bien en esa zona hay vecinos que han contribuido a la formación del mismo, también hay de los denunciantes del problema, los que al comunicarse con EL PUEBLO señalaron que la situación se vuelve “insostenible” sobre todo por los malos olores que emanan del mismo y la infección que genera por abundar insectos y roedores en el lugar, que luego pasan por las casas de la zona.
Pero también denuncian que el problema fue a más. “Hay quienes llegan en camioneta y descargan su basura en este lugar, porque como no pasa el recolector por donde viven o lo hace en forma esporádica, encima vienen y arrojan su basura acá”, comentó a EL PUEBLO un vecino de la zona que se manifestaba molesto por lo que estaba ocurriendo.
El caso es que el basural sigue creciendo cada día y los deshechos alcanzan a desparramarse por la calle que oficia de arteria para circular por la zona, la que es una continuación de la calle Misiones Orientales, que es angosta y que cuando llueve, el arroyo Ceibal por donde atraviesa, se desborda, por lo que aumenta considerablemente el problema. Aunque el basural sigue creciendo por la desidia de quienes utilizan ese predio para arrojar sus deshechos, así como también por quienes permiten que el mismo siga existiendo, algo que no debería ocurrir ni debería ser permitido por las autoridades, teniendo en cuenta incluso que Salto se proyecta como ciudad turística hacia la región y que a escasas cuadras del centro de la ciudad, no puede contar con un basural como el que aparece a ojos vista en las inmediaciones de uno de los parques más importantes de la ciudad, el Harriague.

Un importante basural se ha conformado por desidia de los vecinos, de los alrededores  de la zona del puente de calle Misiones que conecta la cancha de Almagro (Harriague y Misiones) con el barrio Ceibal, en las postrimerías de lo que fuera una vez el pretendido velódromo, que llevaba el nombre de Federico Moreira.

Desde hace varios días los vecinos de la zona han dejado crecer un basural que en principio se escondía entre los pastizales, pero que luego comenzó a hacerse visible para quienes transitaban por la zona. No solo por el mal olor que expide, sino además, por la contaminación que un lugar así genera.

Si bien en esa zona hay vecinos que han contribuido a la formación del mismo, también hay de los denunciantes del problema, los que al comunicarse con EL PUEBLO señalaron que la situación se vuelve “insostenible” sobre todo por los malos olores que emanan del mismo y la infección que genera por abundar insectos y roedores en el lugar, que luego pasan por las casas de la zona.

Pero también denuncian que el problema fue a más. “Hay quienes llegan en camioneta y descargan su basura en este lugar, porque como no pasa el recolector por donde viven o lo hace en forma esporádica, encima vienen y arrojan su basura acá”, comentó a EL PUEBLO un vecino de la zona que se manifestaba molesto por lo que estaba ocurriendo.

El caso es que el basural sigue creciendo cada día y los deshechos alcanzan a desparramarse por la calle que oficia de arteria para circular por la zona, la que es una continuación de la calle Misiones Orientales, que es angosta y que cuando llueve, el arroyo Ceibal por donde atraviesa, se desborda, por lo que aumenta considerablemente el problema. Aunque el basural sigue creciendo por la desidia de quienes utilizan ese predio para arrojar sus deshechos, así como también por quienes permiten que el mismo siga existiendo, algo que no debería ocurrir ni debería ser permitido por las autoridades, teniendo en cuenta incluso que Salto se proyecta como ciudad turística hacia la región y que a escasas cuadras del centro de la ciudad, no puede contar con un basural como el que aparece a ojos vista en las inmediaciones de uno de los parques más importantes de la ciudad, el Harriague.