Un David contra tres Goliats

Costa Rica, el primer rival de Uruguay, se las verá
con un trío de campeones del mundo

Costa Rica, el primer rival de Uruguay, se las verá con un trío de campeones del mundo

Costa Rica será el convidado de piedra del grupo D del Mundial que completan tres campeones del mundo: Uruguay, Italia e Inglaterra. El conjunto “tico”, que debutará el sábado ante la Celeste, disputó tres mundiales y solo en una ocasión logró superar la ronda inicial: en Italia 1990.

Costa Rica sabe que en Brasil será un diminuto David enfrentándose a tres Goliats del fútbol. Los costarricenses, conocidos como los “ticos”, tendrán que jugar en el Grupo D nada menos que contra Uruguay, Italia e Inglaterra. Tres selecciones de primer nivel que en total han ganado siete Mundiales: cuatro los italianos, dos los uruguayos y uno el país donde se “inventó” el fútbol.

Tarea nada fácil para los centroamericanos, que en toda la historia apenas jugaron tres Mundiales. El mayor éxito fue el de ItaliaCosta Rica (pag 5) 1990, donde lograron clasificar a octavos de final luego de despachar en primera ronda a dos conjuntos europeos: Escocia y Suecia. En la siguiente instancia cayeron 1-4 con Checoslovaquia, pero el objetivo primario, por tratarse de su debut en la historia de la Copa del Mundo, ya estaba cumplido.

EL DETALLE DEL PAÍS

Costa Rica es un pequeño país enclavado en el ombligo del continente americano, con una extensión de 51.100 kilómetros cuadrados y una población de 4,8 millones de habitantes.

Las primeras señales del fútbol llegaron alrededor del año 1876, cuando un costarricense que estudiaba en Inglaterra regresó con la gran moda de la existencia de un deporte donde hombres en “calzoncillos” corrían detrás de una pelota de cuero.

El boom se expandió pronto por todo el país. La primera asociación de fútbol organizada surgió en 1921, y en 1927 el país se integró por primera vez a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Desde entonces, el placer por el balompié siguió expandiéndose por todas las comunidades hasta convertirse en el deporte insignia de los costarricenses.

Por muchos años, con características bastante artesanales, el fútbol de Costa Rica ha ido creciendo, especialmente tras su primera participación mundialista desarrollada en 1990.

Antes de encarar las Eliminatorias de la Concacaf y clasificar directamente al Mundial, Costa Rica logró disputar importantes partidos amistosos, ante potencias como ser Argentina, Brasil y España, actual campeón mundial. Los resultados no fueron los mejores, como podía esperarse, pero tener enfrente a rivales de esa envergadura, fue una experiencia importante.

POBRE NIVEL INTERNO

A nivel interno, el fútbol costarricense enfrenta numerosos problemas. El país es muy chico y hay solo 12 clubes en la Primera División, de los cuales los que tienen más aficionados son el actual campeón Alajuela y Saprissa, seguido de Heredia y Cartago.

El resto son clubes muy modestos. El estadio Nacional es el de mayor capacidad, con un aforo de 35.000 aficionados. Otros dos escenarios albergan unos 20.000 hinchas, y los restantes tienen capacidades que oscilan entre 2.000 y 8.000 personas.

Pero los costarricenses no se acomplejan por esas condiciones, ya que en los últimos años emigró una importante generación de futbolistas, varios de los cuales recalaron en Europa, como ser el caso de los principales referentes de su plantel: Keylor Navas, arquero del Levante español, Bryan Ruiz, delantero del PSV Eindoven de Holanda, y Joel Campbell, un joven talento a quien el Arsenal cedió a préstamo al Olympiakos de Grecia.

El seleccionado costarricense se caracteriza por mostrar un fútbol ordenado en defensa y mediocampo, con velocidad por los laterales. Apela a un estilo de pase corto y de buen trato de la pelota, aunque ante los tres Goliats que enfrentará en Brasil, es probable que varíe un poco su esquema.

“No tenemos ningún miedo”, asegura el entrenador “tico”

“No tenemos ningún miedo. Ya hemos hablado con los jugadores y no hay nada de que temer, sino todo lo contrario, porque compartir un grupo con tres campeones del mundo, nos motiva”, aseguró el colombiano Jorge Luis Pinto, entrenador de la selección de Costa Rica.

Costa Rica debutará el sábado ante Uruguay en la ciudad de Fortaleza, en lo que será el juego inicial del grupo D. En dicho partido, se espera que los “ticos” tengan el apoyo de todo el público de Brasil, quien no olvida el “Maracanazo”.

Aunque Pinto dice que en la actualidad la “camiseta ya no juega”, es claro que pocos le dan chance a los centroamericanos de clasificar a la siguiente ronda.

De los tres gigantes de la serie, uno quedará fuera. Los que saquen mayores réditos ante los “ticos”, el seleccionado teóricamente más débil, podrían ser los que sigan con vida en Brasil 2014.