Un mes después…

un mes del fallecimiento de nuestro director responsable, Walter Martínez Cerrutti, el pasado 12 de noviembre los trabajadores nos reencontramos en nuestra Redacción y, luego de las palabras de periodistas de esta casa, procedimos a descubrir una placa en el acceso principal del diario, en reconocimiento de su persona. Trabajadores de todos los sectores y de varios lugares de la región se reunieron para resaltar algunos aspectos de la persona de Martínez, evocando la valentía de llevar adelante este medio de comunicación por casi 20 años de manera consecutiva.
EL DESAFÍO
Alberto Rodríguez, secretario de Redacción de EL PUEBLO, destacó que “todos los trabajadores debíamos este reconocimiento, porque nadie como los trabajadores sabemos muy bien lo que es tener trabajo y lo que es estar desocupado. A Walter le debemos haber rescatado este diario hace 20 años atrás, cuando él mismo decía que no era bueno meterse en una empresa que no conocía. Sin embargo confió en nosotros, aceptó el desafío y gracias a él hoy tenemos trabajo”.
JUSTO RECONOCIMIENTO
Para el periodista, “Walter era una persona de bajo perfil, al que no le gustaba mucho aparecer en los medios, sencillo. Con la cual se podía conversar, estaba siempre dispuesto. Por eso no siempre el reconocimiento es tan justo como en estos casos: se impone agradecer hoy que tenemos a EL PUEBLO en un sitial en donde nunca lo había visto.  Es bueno que reconozcamos al hombre que hizo posible que hoy EL PUEBLO esté en esta etapa” terminó diciendo Rodríguez.
JUSTA DIMENSIÓN
Eleazar José “Chito” Silva destacó la “importancia del trabajo en las personas, la manera en que nos jerarquiza y nos abre determinado cauce”. Al referirse a Walter indicó que “es ese ser humano que hizo aquello pero además hizo esto. Si no hubiese tenido esa visión o aventura no estábamos trabajando hoy acá. El paso de la vida es notoriamente sabio porque coloca a las personas en la justa y generosa dimensión y en el justo lugar. Lamentablemente nos van quedando pocos Walter Martínez, ya que es una especie que se fueron perdiendo en el tiempo”.
LA UNIDAD
“Hoy sentimos un toque de añoranza colectivo por ese Walter que hoy no lo vemos pero que sin embargo está” siguió expresando Silva. “Por eso el peor homenaje que le podemos hacer a Walter es resignarnos en este camino o no librar la batalla que viene. Desde donde esté nos está transmitiendo que se puede, que nada es imposible cuando la gente se junta y la especie humana se fortalece en la unidad”.
SENCILLEZ, HUMILDAD Y
HUMANISMO
En el acceso a las oficinas administrativas del diario se descubrió una placa que reza: “En reconocimiento a Don Walter Martínez Cerrutti, por su lección de sencillez, humildad y humanismo, por su conducción firme y serena que nos rescató y supo mostrarnos el camino… Gracias.
Funcionarios de Diario EL PUEBLO. Salto, 12 de noviembre de 2012”. El emotivo momento del descubrimiento estuvo a cargo de Néstor Flores (un veterano de la primera época, especialmente invitado para compartir la ocasión) y Matías de Brum (nieto de don Walter y uno de los más jóvenes integrantes de la plantilla de trabajadores de EL PUEBLO).

Un mes del fallecimiento de nuestro director responsable, Walter Martínez Cerrutti, el pasado 12 de noviembre los trabajadores nos reencontramos en nuestra Redacción y, luego de las palabras de periodistas de esta casa, procedimos a descubrir una placa en el acceso principal del diario, en reconocimiento de su persona. Trabajadores de todos los sectores y de varios lugares de la región se reunieron para resaltar algunos aspectos de la persona de Martínez, evocando la valentía de llevar adelante este medio de comunicación por casi 20 años de manera consecutiva.

EL DESAFÍO

Alberto Rodríguez, secretario de Redacción de EL PUEBLO, destacó que “todos los trabajadores debíamos estepagereconocimiento, porque nadie como los trabajadores sabemos muy bien lo que es tener trabajo y lo que es estar desocupado. A Walter le debemos haber rescatado este diario hace 20 años atrás, cuando él mismo decía que no era bueno meterse en una empresa que no conocía. Sin embargo confió en nosotros, aceptó el desafío y gracias a él hoy tenemos trabajo”.

JUSTO RECONOCIMIENTO

Para el periodista, “Walter era una persona de bajo perfil, al que no le gustaba mucho aparecer en los medios, sencillo. Con la cual se podía conversar, estaba siempre dispuesto. Por eso no siempre el reconocimiento es tan justo como en estos casos: se impone agradecer hoy que tenemos a EL PUEBLO en un sitial en donde nunca lo había visto.  Es bueno que reconozcamos al hombre que hizo posible que hoy EL PUEBLO esté en esta etapa” terminó diciendo Rodríguez.

JUSTA DIMENSIÓN

Eleazar José “Chito” Silva destacó la “importancia del trabajo en las personas, la manera en que nos jerarquiza y nos abre determinado cauce”. Al referirse a Walter indicó que “es ese ser humano que hizo aquello pero además hizo esto. Si no hubiese tenido esa visión o aventura no estábamos trabajando hoy acá. El paso de la vida es notoriamente sabio porque coloca a las personas en la justa y generosa dimensión y en el justo lugar. Lamentablemente nos van quedando pocos Walter Martínez, ya que es una especie que se fueron perdiendo en el tiempo”.

LA UNIDAD

“Hoy sentimos un toque de añoranza colectivo por ese Walter que hoy no lo vemos pero que sin embargo está” siguió expresando Silva. “Por eso el peor homenaje que le podemos hacer a Walter es resignarnos en este camino o no librar la batalla que viene. Desde donde esté nos está transmitiendo que se puede, que nada es imposible cuando la gente se junta y la especie humana se fortalece en la unidad”.

SENCILLEZ, HUMILDAD Y

HUMANISMO

En el acceso a las oficinas administrativas del diario se descubrió una placa que reza: “En reconocimiento a Don Walter Martínez Cerrutti, por su lección de sencillez, humildad y humanismo, por su conducción firme y serena que nos rescató y supo mostrarnos el camino… Gracias.

Funcionarios de Diario EL PUEBLO. Salto, 12 de noviembre de 2012”. El emotivo momento del descubrimiento estuvo a cargo de Néstor Flores (un veterano de la primera época, especialmente invitado para compartir la ocasión) y Matías de Brum (nieto de don Walter y uno de los más jóvenes integrantes de la plantilla de trabajadores de EL PUEBLO).