Unicef Uruguay mantendrá su campaña publicitaria a favor del No a la baja de la edad de imputabilidad

Unicef Uruguay
mantiene su campaña publicitaria a favor del No a la baja de la edad de imputabilidad de los 18 a los 16 años, a pesar de la queja  formal presentada ante ese organismo y ante la Cancillería por la comisión para Vivir en Paz que impulsa la reforma constitucional y es integrada por blancos y colorados.
El organismo internacional asegura que como hay en juego un tema de Derechos Humanos, no puede ser “neutral”.
Además de la nota remitida a Anthony Lake, director ejecutivo de Unicef en Nueva York, otra misiva similar fue enviada al ministro Luis Almagro (Relaciones Exteriores) para que ponga punto final a una campaña  que los miembros de la comisión Para Vivir en Paz entienden como una intervención de un organismo en asuntos internos de un Estado.
Desde Unicef Uruguay se informó a El Observador que la campaña de divulgación a través de internet seguirá adelante. También se dijo que desde la presentación de la carta –fechada el 17 de setiembre de 2014– no se recibió ninguna orientación desde la sede del organismo en Nueva York. Unicef Uruguay informó que los funcionarios no harán  declaraciones públicas sobre las acusaciones de las que son objeto por parte de la comisión que impulsa el Sí a la baja.
Pedro Bordaberry, candidato presidencial del Partido Colorado, señaló el miércoles pasado en el almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing, que Unicef puede dar su parecer “pero no intervenir en una campaña electoral”. “Me preguntó si Unicef empieza una campaña con nuestras ideas de la educación y saca avisos, ¿qué hace el gobierno? O si estuviera a favor de la baja de la edad y empieza a sacar avisos a favor de la campaña que promovemos nosotros. ¿Cuál será la reacción del gobierno, (del canciller Luis) Almagro y todos esos? Lo que tiene que hacer es presentar una queja y decirles, señores, ustedes pueden dar su opinión técnica pero no pueden hacer campaña ni participar de la campaña. Cuando hablo de pérdida de valores, y de las libertades, hablo de eso.
Lo hacen y no pasa nada”, afirmó. Bordaberry recibió aplausos de los empresarios de ADM cuando afirmó que “las cosas de los uruguayos y las reformas constitucionales, las votamos los uruguayos, no los de afuera”.
En la carta remitida por la Comisión para Vivir en Paz a Unicef, se recuerda que 370 mil uruguayos dieron su apoyo firmando para que el tema sea resuelto en un plebiscito. La nota es firmada por los diputados colorados Germán Cardoso y Walter Verri  y por los dirigentes de ese partido Roberto Yavarone y Alberto Iglesias. Allí  afirman que Unicef  Uruguay “por acción u omisión, no puede servir de sponsor de una campaña claramente política.
Esto le priva de imparcialidad y pone en cuestión la calidad de la organización internacional frente a un Estado miembro”. “Es un exceso reprobable de las autoridades de Unicef Uruguay hacer esa campaña”. “Es una violación al principio de no intervención y de no injerencia de terceros en asuntos internos de los Estados” sostienen los firmantes.
El diputado Verry dijo ayer a El Observador que no recibió respuesta de parte de Unicef. Su colega Cardoso comentó que aspira a que la Cancillería cite al representante del organismo de las Naciones Unidas para “llamarle la atención”.
En los spot de Unicef, que aún se pueden ver en la página web del organismo, aparece, entre otros, Denisse Cook, coordinadora residente de Naciones Unidas en Uruguay, explicando por qué recomienda a los uruguayos votar negativamente la reforma constitucional propuesta.
“Nos solidarizamos con las víctimas y hay que tomar pasos contra la inseguridad”, dice la funcionaria. Afirma que según datos oficiales de Uruguay, “sólo 7%” de los delitos son cometidos por adolescentes y por eso “con bajar la edad no va a haber una mejora notoria ni mucho menos en la inseguridad que preocupa tanto a los ciudadanos”.
“Meter a un adolescente infractor en una situación de cárcel rodeado de o en situaciones similares de un adulto le deja fuera de juego, le introduce en una cultura carcelaria y tiene una mayor propensión después de recaer en el delito porque se permea de un ambiente que lo que está haciendo es llevarlo a un mundo de criminalidad mayor. Por eso simplemente encarcelarlo no va a hacer ninguna diferencia real. Lo que hay que hacer es impedir que entre en ese sistema” afirmó Cook.
Bordaberry insiste en que los menores infractores que cometan delitos graves a partir de los 16 años no irán a cárceles de mayores sino a un instituto de rehabilitación. Lo cierto es que una vez que cumplan la mayoría seguirán en ese instituto y por tanto coincidirán luego con los menores que ingresen.
Cook dice en el spot que como funcionaria internacional y el sistema de Naciones Unidas debe ser “imparcial” pero no puede ser “neutral cuando se trata de instrumentos básicos de los Derechos Humanos”. Para la jerarca cualquier cambio en esos instrumentos llevará  “a un retroceso en lo que es la situación de los Derechos Humanos” en el país.
En la campaña por el No a la baja, también aparece la actriz Natalia Oreiro, embajadora de Unicef. “De qué sirve bajar la edad de imputabilidad?  ¿Eso realmente mejora la seguridad? ¿Por qué no pensamos la mejor contención que le podemos dar a un adolescente?, se pregunta Oreiro.
Además de la actriz, y Denise Cook, coordinador residente de las Naciones Unidas en Uruguay, opinan en los spot contra bajar la edad de imputabilidad, Luis Barbeito, médico neurobiólogo y director ejecutivo del Instituto Pasteur; Miguel Cillero, abogado experto internacional en derecho de infancia; Natalia Trenchi, psiquiatra de niños y adolescentes; y Bilman Lamas, abogada especializa en derechos de la infancia.

Unicef Uruguay mantiene su campaña publicitaria a favor del No a la baja de la edad de imputabilidad de los 18 a los 16 años, a pesar de la queja  formal presentada ante ese organismo y ante la Cancillería por la comisión para Vivir en Paz que impulsa la reforma constitucional y es integrada por blancos y colorados.

El organismo internacional asegura que como hay en juego un tema de Derechos Humanos, no puede ser “neutral”.

Además de la nota remitida a Anthony Lake, director ejecutivo de Unicef en Nueva York, otra misiva similar fue enviada al ministro Luis Almagro (Relaciones Exteriores) para que ponga punto final a una campaña  que los miembros de la comisión Para Vivir en Paz entienden como una intervención de un organismo en asuntos internos de un Estado.

Desde Unicef Uruguay se informó a El Observador que la campaña de divulgación a través de internet seguirá adelante. También se dijo que desde la presentación de la carta –fechada el 17 de setiembre de 2014– no se recibió ninguna orientación desde la sede del organismo en Nueva York. Unicef Uruguay informó que los funcionarios no harán  declaraciones públicas sobre las acusaciones de las que son objeto por parte de la comisión que impulsa el Sí a la baja.

Pedro Bordaberry, candidato presidencial del Partido Colorado, señaló el miércoles pasado en el almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing, que Unicef puede dar su parecer “pero no intervenir en una campaña electoral”. “Me preguntó si Unicef empieza una campaña con nuestras ideas de la educación y saca avisos, ¿qué hace el gobierno? O si estuviera a favor de la baja de la edad y empieza a sacar avisos a favor de la campaña que promovemos nosotros. ¿Cuál será la reacción del gobierno, (del canciller Luis) Almagro y todos esos? Lo que tiene que hacer es presentar una queja y decirles, señores, ustedes pueden dar su opinión técnica pero no pueden hacer campaña ni participar de la campaña. Cuando hablo de pérdida de valores, y de las libertades, hablo de eso.

Lo hacen y no pasa nada”, afirmó. Bordaberry recibió aplausos de los empresarios de ADM cuando afirmó que “las cosas de los uruguayos y las reformas constitucionales, las votamos los uruguayos, no los de afuera”.

En la carta remitida por la Comisión para Vivir en Paz a Unicef, se recuerda que 370 mil uruguayos dieron su apoyo firmando para que el tema sea resuelto en un plebiscito. La nota es firmada por los diputados colorados Germán Cardoso y Walter Verri  y por los dirigentes de ese partido Roberto Yavarone y Alberto Iglesias. Allí  afirman que Unicef  Uruguay “por acción u omisión, no puede servir de sponsor de una campaña claramente política.

Esto le priva de imparcialidad y pone en cuestión la calidad de la organización internacional frente a un Estado miembro”. “Es un exceso reprobable de las autoridades de Unicef Uruguay hacer esa campaña”. “Es una violación al principio de no intervención y de no injerencia de terceros en asuntos internos de los Estados” sostienen los firmantes.

El diputado Verry dijo ayer a El Observador que no recibió respuesta de parte de Unicef. Su colega Cardoso comentó que aspira a que la Cancillería cite al representante del organismo de las Naciones Unidas para “llamarle la atención”.

En los spot de Unicef, que aún se pueden ver en la página web del organismo, aparece, entre otros, Denisse Cook, coordinadora residente de Naciones Unidas en Uruguay, explicando por qué recomienda a los uruguayos votar negativamente la reforma constitucional propuesta.

“Nos solidarizamos con las víctimas y hay que tomar pasos contra la inseguridad”, dice la funcionaria. Afirma que según datos oficiales de Uruguay, “sólo 7%” de los delitos son cometidos por adolescentes y por eso “con bajar la edad no va a haber una mejora notoria ni mucho menos en la inseguridad que preocupa tanto a los ciudadanos”.

“Meter a un adolescente infractor en una situación de cárcel rodeado de o en situaciones similares de un adulto le deja fuera de juego, le introduce en una cultura carcelaria y tiene una mayor propensión después de recaer en el delito porque se permea de un ambiente que lo que está haciendo es llevarlo a un mundo de criminalidad mayor. Por eso simplemente encarcelarlo no va a hacer ninguna diferencia real. Lo que hay que hacer es impedir que entre en ese sistema” afirmó Cook.

Bordaberry insiste en que los menores infractores que cometan delitos graves a partir de los 16 años no irán a cárceles de mayores sino a un instituto de rehabilitación. Lo cierto es que una vez que cumplan la mayoría seguirán en ese instituto y por tanto coincidirán luego con los menores que ingresen.

Cook dice en el spot que como funcionaria internacional y el sistema de Naciones Unidas debe ser “imparcial” pero no puede ser “neutral cuando se trata de instrumentos básicos de los Derechos Humanos”. Para la jerarca cualquier cambio en esos instrumentos llevará  “a un retroceso en lo que es la situación de los Derechos Humanos” en el país.

En la campaña por el No a la baja, también aparece la actriz Natalia Oreiro, embajadora de Unicef. “De qué sirve bajar la edad de imputabilidad?  ¿Eso realmente mejora la seguridad? ¿Por qué no pensamos la mejor contención que le podemos dar a un adolescente?, se pregunta Oreiro.

Además de la actriz, y Denise Cook, coordinador residente de las Naciones Unidas en Uruguay, opinan en los spot contra bajar la edad de imputabilidad, Luis Barbeito, médico neurobiólogo y director ejecutivo del Instituto Pasteur; Miguel Cillero, abogado experto internacional en derecho de infancia; Natalia Trenchi, psiquiatra de niños y adolescentes; y Bilman Lamas, abogada especializa en derechos de la infancia.