Unión Vendedores de Nafta dio a conocer los motivos que la llevaron a tomar la medida actual

La Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay dio a conocer su posición y los motivos del conflicto que lleva a cancelar el expendio de nafta. En un extenso comunicado UNVENU explica su posición y la situación que se plantea hoy y para el futuro.

El comunicado difundido por los estacioneros es el siguiente:

UNVENU: claves para entender el problema que sufren las estaciones de nafta.
La asamblea de la “Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay” (Unvenu) decidió el miércoles 7 de setiembre adoptar medidas para protegerse ante decisiones unilaterales de ANCAP que perjudican a los asociados, y que se suman a otros hechos que han afectado negativamente a esta actividad.
¿Cuál es el origen del problema?
En 2013, ANCAP implementó un cambio unilateral del valor que rige este servicio, lo que afectó negativamente el ingreso de las estaciones, sin que hubiera justificación para eso, ni mecanismo de acuerdo. Las estaciones de servicio compran el combustible a ANCAP, que fija el valor de venta al público. El precio de compra y de venta es fijado por el ente, y eso da el resultado de la operativa.
Un problema es que ese valor de compra que fija ANCAP {“paramétrica”} no refleja la verdadera estructura de costos y además en los últimos tiempos ha sido reducido en términos reales.
¿Eso es opinión de UNVENU o ha sido demostrado?
Esto ha sido analizado y reflejado en detalle por un estudio de una de las consultoras económicas más importantes de plaza. El trabajo se llama “Evaluación de la paramétrica de estaciones de servicio” y fue elaborado por los especialistas Gabriel Oddone, Cecilia de Brum y Santiago Rego.
¿Y qué ha ocurrido ahora que ha generado esta tensión?
En julio y agosto, ANCAP Volvió a adoptar decisiones que afectan negativamente los ingresos de las estaciones.
En este caso, el ente comunicó que no tomaba en cuenta para ese valor que ajusta mensualmente, el aumento salarial del I9 de julio.
Eso implica desconocer el acuerdo de diciembre, que había sido garantizado por el Ministerio de Trabajo.
El nuevo convenio colectivo se firmó el último día del año, porque el gobierno dio garantías a UNVENU de que ANCAP reconocería esos costos.
¿Por qué en diciembre debió actuar el Ministerio de Trabajo?
Eso se dio porque ANCAP no quería reconocer el costo del aumento salarial de julio-díciembre de 2015 y así lo había dispuesto en resolución del 30 de diciembre. Pero ante la actuación del MTSS, el 31 de diciembre ANCAP derogó la decisión del 30 y aceptó lo que era lógico, que sí se tomara en cuenta ese aumento salarial.
Entonces, las estaciones de servicio aceptaron firmar el nuevo convenio salarial.
¿Qué pasó en el siguiente aumento salarial?
Cuando llegó el incremento salarial del I8 de julio, las estaciones aplicaron a los trabajadores el aumento salarial correspondiente, pero el 28 de julio, ANCAP comunicó que no reconocería ese aumento en el valor del costo de combustibles que pagan las estaciones, y lo postergaba hasta el 18 de setiembre.
Y el 30 de agosto, ANCAP comunicó a UNVENU otra decisión en la que anunció que tampoco en setiembre aplicará ese ajuste.
¿Qué reclama concretamente la UNVENU ?
Las estaciones de servicio pretenden que se respeten los acuerdos, tanto el de diciembre sobre convenio salarial, como el de aplicación de una estructura de costos que está establecida y que debe ajustarse cuando sus componentes tienen variaciones.
¿No hubo responsabilidad de UNVENU por aceptar un convenio salarial que iba a complicar los costos?
No. Justamente, para evitar problemas, dejamos que ANCAP según la pauta establecida por el Poder Ejecutivo fuera la que tomara la decisión de autoclasificarse.
El sindicato presionó para que hubiera otros aumentos y otros beneficios y UNVENU no los aceptó.
En todo se manejó con los criterios transmitidos por las autoridades. Y con el entendimiento de que eso
que se acordaba, de acuerdo a las pautas del gobierno, iba a ser respetado por ANCAP.
¿Las estaciones pretenden que suba el precio de la nafta al público?
No, de ninguna manera. Eso no está en discusión. Lo que se pide es que el aumento salarial pagado a partir del 1º de julio, en un nuevo convenio que se firmó porque desde el gobierno se dieron garantías de que las condiciones serían respetadas, sea reconocido en el valor que fija ANCAP para las estaciones.
¿No creen que ANCAP tiene el derecho a bajar los márgenes para mejorar su balance?
Está demostrado que con este mismo sistema de distribución, ANCAP tuvo ganancias millonarias. Por lo tanto no se puede considerar que si hay pérdidas ahora para el ente, eso obedece en alguna medida a este caso.
Obviamente ANCAP tiene derecho a mejorar sus números, pero UNVENU considera que eso no puede ser con decisiones unilaterales, que generen pérdidas para las estaciones, sin justificativo alguno.
Aparte del caso puntual, ¿hay algo más qué preocupa hacia adelante?
Las decisiones de julio y de agosto de ANCAP, van en camino a una alteración de los valores que se manejan en la distribución que puede tener repercusiones muy negativas para las estaciones. Y eso puede afectar un servicio que ha mejorado notoriamente en los últimos tiempos.
¿Qué ha garantizado el respeto de costos y el manejo de un criterio de estabilidad para esta relación?
Hay consenso entre todos los actores de la cadena de distribución que el sistema permite atender a dientes en cualquier zona del país, hacerlo con calidad de productos y servicios, contar con amplia red extendida, trabajar sin informalismo laboral, no tener conflictividad laboral que afecten un servicio importante para toda la sociedad, garantizar abastecimiento en cualquier día del año, tener locales en buenas condiciones y con servicios amplios.
El sector nuclea aproximadamente 8.500 trabajadores; el 40% son pequeñas empresas y el 60% restante son medianas.
¿Por qué la decisión de hacer una jornada de protesta con medida de no despacho de combustibles?
Hay mucha preocupación en el sector, que involucra a pequeños y medianos comerciantes, y a tantos trabajadores. Se están agotando todas las instancias y ya hay acciones judiciales interpuestas. Los estacioneros precisan que la población, nuestros clientes y las autoridades escuchen los planteos.
¿Cuál ha sido la respuesta de ANCAP y del Ministerio de Industria?
Las autoridades han comunicado la decisión de un cambio del sistema de distribución que no fue realizado en consulta con las partes afectadas, y que genera graves perjuicios a las estaciones, tanto como para comprometer su viabilidad. Pero además, deja expuestas a las estaciones al poder ejercido por distribuidoras que quedan con la posibilidad de fijar el precio al comercio, el que además tiene topeado el precio al público.
Además, el ente avisa que dentro de dos años habrá más cambios, pero no se sabe cuáles, ni de qué tipo. Empero, ya se habló de la liberalización parcial del mercado, y se dijo que respetando las distancias que fija la normativa actual, podrían abrirse más estaciones.
¿Cómo sigue el diferendo con ANCAP?
Esperemos que se restablezcan los canales de diálogo, así como que ANCAP pueda mejorar su situación financiera y no caiga en estas medidas. Obviamente que creemos que es bueno que el ente tenga un buen balance porque eso es bueno para el país. Pero lo que reclamamos es que se cumplan los acuerdos y que no se perjudique todo el sistema de distribución, haciendo pagar a las estaciones parte de un costo que no le corresponde.
Es necesario respetar los acuerdos logrados y mantener y mejorar el nivel de servicios, y ahora es urgente
la necesidad de que el anuncio hecho por ANCAP no se concrete el 1º de enero, y que haya un espacio de intercambio para considerar un esquema que no ponga en riesgo la viabilidad de las empresas y de tantos puestos de trabajo que comprende.