Unos 46 hinchas de Nacional de Montevideo fueron dejados varados en Salto por “mal comportamiento”

Unos 46 hinchas de Nacional de Montevideo fueron  dejados varados en Salto por “mal comportamiento”
Unos 46 hinchas del Club Nacional de Fútbol de Montevideo, fueron dejados varados ayer en Salto, por la empresa de ómnibus a la que contrataron para llegar hasta Asunción de Paraguay, donde el prestigioso club capitalino disputará esta noche un partido por la Copa Libertadores de América, ante el Libertad de la capital guaraní.
La explicación esgrimida por la empresa de transporte por la cual decidió desistir de seguir el viaje con los hinchas de Nacional hacia Paraguay, fue por “desorden y consumo de bebidas alcohólicas en el interior del coche”, según destacaron fuentes consultadas por este diario.
Esta situación, habría motivado que al llegar al puente de la represa de Salto Grande, el chofer del ómnibus recibiera la orden de parte de los propietarios de la misma, de bajar a todo el pasaje del mismo, y retornar vacío hacia Montevideo. Lo que causó la ira de los aficionados que amenazaron con denunciar a la empresa por esta situación.
Por este motivo, los mismos fueron denunciados ante las autoridades en la represa y fueron detenidos y trasladados hasta la Prefectura del Puerto de Salto donde se les tomó declaraciones y luego fueron dejados en libertad por la jueza penal de turno.
Finalmente, compareció en el lugar la principal de la empresa de transporte, una mujer que dijo ser abogada, y negociaron con algunos de los hinchas, que habían pagado la suma de 7.500 dólares para realizar el viaje y 11 de ellos regresaron a Montevideo, mientras que los otros 36, anunciaron que llegarían a Asunción por sus propios medios desde Salto. Hubo momentos de tensión y hay voluntad de demandas por estafa por parte de algunos hinchas, contra la empresa de ómnibus.
BRAVOS
Unos 46 hinchas del Club Nacional de Fútbol de Montevideo, salieron desde Montevideo el martes en la noche con destino a Asunción de Paraguay pasando por la represa de Salto Grande. Cuando habían llegado a San José, ya habían mantenido “problemas” con el chofer, “quien amenazó con denunciarlos sino calmaban su alboroto”, según informaron fuentes extraoficiales a EL PUEBLO.
Llegaron a Salto a las ocho de la mañana y al pretender cruzar por la represa para ingresar a territorio argentino y desde allí recorrer los 800 kilómetros que unen esta zona con la capital de Paraguay, la propietaria del ómnibus los esperó en el paso de frontera y acordó con el chofer que no seguirían el viaje.
“Los representantes de la empresa adujeron que había amenazas y mal comportamiento por parte de los pasajeros, y que por esa razón no iba a seguir el viaje y entonces presentaron la denuncia y como la autoridad en ese lugar es la Prefectura actuamos nosotros”, dijo ayer a EL PUEBLO el Prefecto del Puerto de Salto, el capitán Caril Borderre.
Por esa razón, los 46 hinchas de Nacional fueron trasladados hasta la Prefectura donde se les tomó declaraciones a cada uno y luego se le comunicó a la jueza penal de turno. Una vez esto, la magistrado ordenó el cese de la detención de todos los indagados y solicitó que se elevaran los antecedentes del caso.
Sobre las seis y media de la tarde, los hinchas dejaron el lugar pero antes, algunos de ellos llegaron a un acuerdo con la representante de la empresa. Acordaron que los que aceptaron regresar a Montevideo, 11 de los 46 que viajaban en el coche, lo harían por ómnibus cuyo pasaje lo costearía la empresa de transporte inicialmente contratada para llegar a Paraguay.
Al tiempo que los otros 36, decidieron quedarse en Salto, ir hasta la terminal y desde allí buscar la manera de poder llegar a Asunción por sus propios medios, para presenciar esta noche el partido de fútbol. Varios de los presentes son integrantes de la conocida Banda del Parque, barra brava de Nacional, lo que ameritó que los guardias de seguridad del Shopping y Terminal solicitaran apoyo a la Policía, para custodiarlos.
Al final, los hinchas consiguieron como llegar a Paraguay por sus propios medios, pero muchos de ellos anunciaron que una vez regresados a Montevideo, podrían llegar a entablar una demanda a la empresa que los dejó varados en nuestra ciudad, por estafa.

Unos 46 hinchas del Club Nacional de Fútbol de Montevideo, fueron dejados varados ayer en Salto, por la empresa de ómnibus a la que contrataron para llegar hasta Asunción de Paraguay, donde el prestigioso club capitalino disputará esta noche un partido por la Copa Libertadores de América, ante el Libertad de la capital guaraní.

La explicación esgrimida por la empresa de transporte por la cual decidió desistir de seguir el viaje con los hinchas de Nacional hacia Paraguay, fue por “desorden y consumo de bebidas alcohólicas en el interior del coche”, según destacaron fuentes consultadas por este diario.

Esta situación, habría motivado que al llegar al puente de la represa de Salto Grande, el chofer del ómnibus recibiera la orden de parte de los propietarios de la misma, de bajar a todo el pasaje del mismo, y retornar vacío hacia Montevideo. Lo que causó la ira de los aficionados que amenazaron con denunciar a la empresa por esta situación.

Por este motivo, los mismos fueron denunciados ante las autoridades en la represa y fueron detenidos y trasladados hasta la Prefectura del Puerto de Salto donde se les tomó declaraciones y luego fueron dejados en libertad por la jueza penal de turno.

Finalmente, compareció en el lugar la principal de la empresa de transporte, una mujer que dijo ser abogada, y negociaron con algunos de los hinchas, que habían pagado la suma de 7.500 dólares para realizar el viaje y 11 de ellos regresaron a Montevideo, mientras que los otros 36, anunciaron que llegarían a Asunción por sus propios medios desde Salto. Hubo momentos de tensión y hay voluntad de demandas por estafa por parte de algunos hinchas, contra la empresa de ómnibus.

BRAVOS

Unos 46 hinchas del Club Nacional de Fútbol de Montevideo, salieron desde Montevideo el martes en la noche con destino a Asunción de Paraguay pasando por la represa de Salto Grande. Cuando habían llegado a San José, ya habían mantenido “problemas” con el chofer, “quien amenazó con denunciarlos sino calmaban su alboroto”, según informaron fuentes extraoficiales a EL PUEBLO.

Llegaron a Salto a las ocho de la mañana y al pretender cruzar por la represa para ingresar a territorio argentino y desde allí recorrer los 800 kilómetros que unen esta zona con la capital de Paraguay, la propietaria del ómnibus los esperó en el paso de frontera y acordó con el chofer que no seguirían el viaje.

“Los representantes de la empresa adujeron que había amenazas y mal comportamiento por parte de los pasajeros, y que por esa razón no iba a seguir el viaje y entonces presentaron la denuncia y como la autoridad en ese lugar es la Prefectura actuamos nosotros”, dijo ayer a EL PUEBLO el Prefecto del Puerto de Salto, el capitán Caril Borderre.

Por esa razón, los 46 hinchas de Nacional fueron trasladados hasta la Prefectura donde se les tomó declaraciones a cada uno y luego se le comunicó a la jueza penal de turno. Una vez esto, la magistrado ordenó el cese de la detención de todos los indagados y solicitó que se elevaran los antecedentes del caso.

Sobre las seis y media de la tarde, los hinchas dejaron el lugar pero antes, algunos de ellos llegaron a un acuerdo con la representante de la empresa. Acordaron que los que aceptaron regresar a Montevideo, 11 de los 46 que viajaban en el coche, lo harían por ómnibus cuyo pasaje lo costearía la empresa de transporte inicialmente contratada para llegar a Paraguay.

Al tiempo que los otros 36, decidieron quedarse en Salto, ir hasta la terminal y desde allí buscar la manera de poder llegar a Asunción por sus propios medios, para presenciar esta noche el partido de fútbol. Varios de los presentes son integrantes de la conocida Banda del Parque, barra brava de Nacional, lo que ameritó que los guardias de seguridad del Shopping y Terminal solicitaran apoyo a la Policía, para custodiarlos.

Al final, los hinchas consiguieron como llegar a Paraguay por sus propios medios, pero muchos de ellos anunciaron que una vez regresados a Montevideo, podrían llegar a entablar una demanda a la empresa que los dejó varados en nuestra ciudad, por estafa.