Uruguay aceptará oferta para monitoreo conjunto de UPM

El gobierno uruguayo aceptará la petición argentina, pero exigirá que el control sea extendido a todas las fábricas y plantas apostadas sobre el río Uruguay.

Tal como informara en exclusiva anoche El Espectador y la agencia Noticias Argentinas, el Canciller Luis Almagro viajó en forma sorpresiva a la vecina orilla y entregó a su par Héctor Timerman la contrapropuesta uruguaya.
El jefe de la diplomacia uruguaya concurrió al palacio San Martín para entregar el documento, una vez finalizado el encuentro de la Celeste con Holanda.

Según pudo saber El Espectador, más allá del hermetismo que rodea al asunto, Uruguay aceptará que UMP, ex Botnia, pueda ser monitoreada en conjunto con Argentina, pero como contrapartida solicitará un control idéntico para el resto de las empresas ubicadas en la ladera del río Uruguay.

Brasil está descartado como árbitro o como parte del monitoreo, porque el propio país norteño no ve con buenos ojos. Esta iniciativa había sido planteada por el presidente José Mujica, vista con desconfianza desde Argentina y no compartida por Brasil.

La creación de un centro de monitoreo ambiental en Gualeguaychú y la participación de la Universidad de la República y su par Argentina en los estudios de impacto ambiental fue visto como favorable por parte de Uruguay.
Sin embargo, la contrapropuesta no incluye opinión sobre la eventual participación de la asamblea ambiental de Gualeguaychú en dichas instancias, dado que la reunión con los asambleístas se produjo este martes en la mañana y Almagro se reunió en la tarde con Timerman. La contrapropuesta uruguaya espera la respuesta argentina en una semana, y en base a eso definirá los pasos a seguir. Las autoridades del gobierno de José Mujica entienden que ahora la respuesta “hay que buscarla del otro lado del río”.
Según pudo saber El Espectador, no se trata de una contrapropuesta cerrada, dado que el canciller Luis Almagro le expresó a los líderes de la oposición que una vez conocida la opinión Argentina, habrá una reunión con los líderes de los partidos para que el país adopte una posición única como Estado.