Uruguay se retira definitivamente de Asamblea de OEA por crisis de Venezuela

Medellín (Colombia), 27 jun (EFE).- El subsecretario de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ariel Bergamino, confirmó este jueves la retirada definitiva de su país de la 49 Asamblea General de la OEA, que se celebra en la ciudad colombiana de Medellín, porque la considera “desnaturalizada” en la discusión de la crisis venezolana. “Que nosotros nos hayamos retirado de una asamblea que consideramos que está desnaturalizada no significa que no sigamos trabajando, ¡por favor!, todo lo contrario, es mi mayor compromiso”, dijo Bergamino a periodistas. El diplomático uruguayo aseguró que no existe la posibilidad de que regrese a las tres sesiones plenarias que faltan de la Asamblea General hoy y mañana porque su país no está de acuerdo con el manejo que se está dando a la crisis de Venezuela. “No, ninguna”, dijo al ser preguntado por la posibilidad de regresar y añadió: “Nosotros cuando nos retiramos, nos retiramos (…) Nos retiramos de la Asamblea, reitero”. Bergamino anunció este jueves el retiro de Uruguay en la primera sesión de la 49 Asamblea General de la OEA por no estar de acuerdo con el nivel de participación otorgado a los representantes del jefe del Parlamento venezolano, el opositor Juan Guaidó. “A partir de esta situación que desnuda un progresivo y sistemático vaciamiento de la institucionalidad y la normativa de esta organización, Uruguay se retirará de esta Asamblea”, manifestó en la plenaria presidida por el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo. El subsecretario uruguayo resaltó en la plenaria que eso no significa que su país salga de la Organización de Estados Americanos, “con cuya carta estamos profundamente comprometidos”.
Sin embargo, en las declaraciones posteriores a la prensa criticó el manejo que se está dando a la crisis venezolana en la OEA, cuyo secretario general es el también uruguayo Luis Almagro, y dijo que la retirada de la Asamblea General no se debe solo a la discusión sobre el nivel de participación de los representantes de Guaidó. “Es toda la fase preparatoria, y en los últimos años hay una dinámica en el funcionamiento interno de la OEA que realmente vulnera, erosiona, su propia institucionalidad”, afirmó. En abril pasado, la OEA reconoció al diplomático Gustavo Tarre como representante de Venezuela ante el Consejo Permanente, por designación de la Asamblea Nacional, que preside Guaidó.
La delegación acreditada para la Asamblea General está compuesta, además de Tarre, por su representante ante el Grupo de Lima, Julio Borges, como jefe de misión, y por otras nueve personas, entre ellas Carlos Vecchio, “embajador” ante EE.UU. del líder opositor. “La Secretaría General en los últimos años se ha extralimitado en sus funciones y ha tenido una concepción un poco laxa, un poco no, bastante laxa, de lo que es la normativa y la institucionalidad de la OEA”, afirmó el jefe de la delegación uruguaya.
Por todo ello su país decidió abandonar la Asamblea General en Medellín, dijo Bergamino, quien reconoció que para él habría sido “muy cómodo” quedarse sentado oyendo discursos, pero “en política la comodidad no es una buena compañera”.
En opinión de Bergamino, lo que hay que hacer es “ayudar a construir un clima de serenidad y confianza que permita a los venezolanos solucionar sus problemas en clave de acuerdo político, de soberanía, de no violencia y de democracia”. Agregó que Venezuela, inmersa en una grave crisis política, económica y social, está ante “varios futuros posibles” y de lo que se trata es de “evitar escenarios peores” porque consideró que hay algunos “que más vale ni pensar en ellos, esos hay que evitarlos”. “En todo presente hay varios futuros posibles (…) un futuro posible en Venezuela es el de una confrontación armada generalizada, o no, sin embargo eso no ha sucedido. Creo que eso no es casualidad”, afirmó. Uruguay conforma junto a México, Bolivia y la Comunidad del Caribe (Caricom) el Mecanismo de Montevideo, una iniciativa para impulsar el diálogo político en Venezuela. EFE