Uruguayos escapan al estallido social en Egipto

María Espinosa (68) y a su hijo Fernando Reich (30) les llegó la hora de partir. Luego de la incertidumbre de sentirse atrapados en un estallido social, los turistas uruguayos que pretendían tomarse una semana de vacaciones, ya saben que este martes dejarán Egipto para retornar a Montevideo.

“Nos vamos mañana (por este martes). Arreglamos con Iberia, pero no sabemos en qué vuelo y tampoco a qué hora. Nos viene a buscar nuestro agente de viajes”, confirmó María a Observa vía telefónica desde el hotel Safid de El Cairo, la capital egipcia.

Seguramente, salgan para el aeropuerto entre las ocho y las tres de la tarde, cuando no rige el toque de queda. “Es lo que queríamos, salir de acá, que está cada día peor”, comentó respecto a la situación de caos que vive este país del norte africano, afectado por masivas manifestaciones desde hace una semana que piden la destitución del presidente Hosni Mubarak.

Madre e hijo arribaron el fin de semana a Egipto donde esperaban quedarse hasta el próximo domingo. Tenían planificado visitar las pirámides, la ciudad de Alejandría y tomarse un crucero por el río Nilo. Pero solo han conocido el aeropuerto capitalino, la ciudad en llamas y el hotel.

“Nunca conocí unas vacaciones tan frustradas. Lo que gastamos, lo que ahorramos para este viaje… Todo el mundo dice que es un lugar maravilloso, pero maravilloso cuando hay paz, cuando no hay problemas. Ni se nos ocurrió esperar a que la situación se tranquilizara, esto pinta para largo”, aseveró María.

Este domingo intentaron comunicarse con la embajada uruguaya en Egipto pero no tuvieron suerte. Este lunes, para su tranquilidad, lograron establecer contacto. “Hablamos con la embajadora (Inés Ubici), nos atendió muy bien, fue muy amable. La embajadora llamó varias veces hoy (por este lunes); también se comunicó con varios personas, entre ellas nuestro agente de viajes”, afirmó María dando a entender que la sede diplomática uruguaya se movió para lograr la pronta partida de ella y Fernando de Egipto.

La embajada en Egipto asevera que otros ocho uruguayos están procurando abandonar la nación africana. Entre ellos, Marcelo Estefanell, que contó a Telemundo 12 que llegó a la ciudad de Luxor, a 660 kilómetros de El Cairo, y que ahora procura alcanzar la capital para tomarse un avión que lo saque de allí. Un comunicado de la Cancillería uruguaya señaló que los orientales residentes en Egipto y las Fuerzas de Paz en el Sinaí se encuentran bien. 

(Observa)

 

Dos uruguayos desaparecidos en Egipto

Dos uruguayos residentes en Egipto no han podido ser contactados por la embajada en El Cairo y están desaparecidos. Además otro compatriota está varado en el aeropuerto de la capital.

Cancillería tiene ubicados a unos 20 turistas que se espera salgan de Egipto en el correr de esta semana.

Según cifras de la Embajada, son diez los uruguayos que residen en forma permanente en Egipto, contando a la embajadora Inés Ubici y su familia.

De todos ellos, cuatro están en estos momentos en Uruguay, al tiempo que una quinta persona, un joven que vive desde hace algún tiempo en El Cairo por razones de trabajo, logró contactarse con la embajada y aseguró estar en perfecto estado.

A todo esto y si bien el personal de la sede diplomática  se mueve en la forma más rápida posible, según dijo a El Espectador César Soares de Lima, cónsul uruguayo en la ciudad cairota, dos compatriotas aún no fueron ubicados: “uno de ellos, los datos que tenemos de él y el registro en el consulado, no contesta el celular. Es una persona religiosa que está trabajando, y no he podido contactarme con él. Después hay otra señora que estuve intentado ubicar, que estuve intentando hacer contactos. Acá hemos tenido cortes en los servicios de internet y de celulares, que fueron restituidos pero no funcionan de la mejor forma, la mensajería de texto aún no fue restablecida. Tenemos comunicaciones muy precarias por el momento”.

En este último caso se hizo contacto con una persona que sólo habla árabe y ahora la embajada procura establecer si la mujer se encuentra bien o si ese celular ya no le pertenece.

Cancillería también trabaja para asistir a los uruguayos que se encuentran de paso por Egipto y a los que la crisis política sorprendió en pleno viaje turístico.

Soares de Lima destacó que dos matrimonios compatriotas, alertados de la situación, se negaron a abandonar el aeropuerto cuando llegaron y finalmente partieron el domingo a Turquía, la siguiente escala de su viaje.

Otros 12 turistas uruguayos, que se encontraban en Luxor, fueron traslados a un balneario en las costas del mar Rojo. Se presume que el miércoles este grupo viajará a El Cairo y el viernes abandonará Egipto.

En tanto y según el cónsul, una señora y su hija, también turistas, permanecen a esta hora en un hotel de la capital, literalmente atrapadas. Lograron comunicarse con la embajada anunciando su deseo de irse del país lo antes posible.

Las dos uruguayas tenían marcado su pasaje para el sábado pero por gestiones de la embajada ante una línea área,  estarían partiendo este martes en un vuelo especial.

Soares de Lima  señaló a El Espectador que la mayoría de estos casos fueron resueltos por las propias agencias de viajes, pero señaló que a esta hora se trabaja en un caso bastante problemático.

“Se trata de un uruguayo que tuvo una estadía por tres meses en España y permaneció allí por cuatro meses, al cabo de lo cual vino por dos días a Egipto (no sabemos los motivos) y luego regresó a España donde no se lo dejó entrar. Fue deportado para Egipto y quedó varado en el aeropuerto. Ya consiguió un pasaje para Buenos Aires, vía Roma, ciudad en la que sólo puede hacer tránsito sin salir del aeropuerto”, dijo el cónsul.

Esta persona está además en un lugar restringido de la terminal aérea, custodiado por la policía egipcia. El personal de la embajada irá a asistirlo ni bien sea posible llegar hasta él, ya que el Ejército bloquea muchas vías de comunicación de la capital.

Consultado sobre qué puede pasar en las próximas horas, el cónsul uruguayo aseguró que la situación en El Cairo es “imprevisible”.

“Lo único que podemos hacer es aguardar. El presidente ha nombrado un nuevo gabinete, sigue en el poder, pero al mismo tiempo siguen las manifestaciones y las presiones internacionales. Estamos esperando ver cuál será el desenlace, es difícil saber qué va a pasar”, agregó.

Soares de Lima dijo que la Policía recién está volviendo este lunes a las calles, señalando que hasta el momento la sede de la embajada permanece sin custodia, y aunque está ubicada en una zona separada del resto de El Cairo por un río, se escuchan perfectamente los disparos que se producen en gran parte de la ciudad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró esta tarde en un comunicado que mantiene contacto directo con la sede en esa ciudad como la Embajada egipcia en Montevideo y ha publicado en su web los teléfonos de emergencia tanto de la embajadora Ubici como del cónsul Soares de Lima.

 

Siete días de protestas

El ejército ve ‘legítimas’ las demandas de los manifestantes y no usará la violencia

4

Foto: Un manifestante, ante un tanque. Reuters

El ejército egipcio no usará la fuerza contra los manifestantes. Así lo han asegurado las fuerzas armadas del país árabe -que vive su séptima jornada de protestas- en un comunicado emitido este lunes, en el que ha considerado “legítimas” las reivindicaciones del “gran pueblo de Egipto”.

“Vuestras fuerzas armadas, que son conscientes de la legitimidad de vuestras demandas y desean asumir su responsabilidad en proteger a la nación y a los ciudadanos, afirman que la libertad de expresión a través de medios pacíficos está garantizada para todo el mundo”, afirma el comunicado del ejército, citado por la agencia oficial Mena y la televisión estatal.

Esta es la primera confirmación explícita por parte del ejército de que no dispararán a los manifestantes. El aviso se produce además un día antes de la “marcha de un millón de personas” prevista para este martes en El Cairo y Alejandría, en una jornada de huelga general convocada por el opositor Movimiento del 6 de abril para reclamar la salida del presidente Hosni Mubarak.

Mubarak sacó los tanques a las calles el pasado viernes, después de varios días de intensas protestas duramente reprimidas por la policía, que se retiró ese día de las calles hasta este lunes.

Desde entonces, los militares han dado muestras de que no piensan cargar contra los manifestantes, que incluso se han llegado a subir a sus tanques, sino simplemente evitar el pillaje.

Los militares instan a los ciudadanos a no realizar actos de sabotaje que violan la seguridad y destruyen la propiedad, pública y privada. Asimismo, advierten que no permitirá que los bandidos saqueen, ataquen y “aterroricen a los ciudadanos”.

“La presencia del ejército en las calles es por vuestro propio bien y para asegurar vuestra seguridad y bienestar. Las fuerzas armadas no recurrirán al uso de la fuerza contra nuestro gran pueblo”, reza el comunicado. Los militares “nunca han utilizado ni van a utilizar la fuerza contra este pueblo”, añade.

Poco después de la nota del ejército, el vicepresidente recién nombrado por Mubarak, Omar Suleiman, se ha dirigido a la población a través de la televisión pública anunciando que el presidente le ha encargado iniciar el diálogo con todos los partidos políticos, incluida la oposición.

Los analistas consideran que el papel de los militares es clave para el resultado de la revuelta popular que desde hace siete días reclama la salida del ‘rais’, en el poder desde 1981.

El comunicado que las fuerzas armadas han dirigido al pueblo egipcio este lunes bien podría indicar que los mandos militares prefieren preservar el sistema de gobierno  apoyados por el ejército -vigente desde que derrocaron a la monarquía hace seis décadas- que prolongar el mandato personal del octogenario Mubarak.