Uso masivo de tarjetas de débito en Salto determinó menos recarga en cajeros

La nueva ley de inclusión financiera Nº 19.210, que establece un sistema de beneficios para los consumidores que para las compras le den uso a las tarjetas de crédito y de débito, donde con cada compra se consiguen descuentos de entre 2 y 4 puntos del IVA, en algunos casos, produjo la disminución del uso de dinero en efectivo y muchos de los asalariados que perciben sus haberes por los cajeros del Banco de la República, ya no realizan retiros sino que abonan sus cuentas con la respectiva tarjeta.
Según informaron fuentes del Banco de la República a EL PUEBLO en Salto ya no se hacen tantos retiros y en ese aspecto, los cajeros automáticos no son recargados en forma permanente como venía sucediendo hasta antes de la promulgación de la ley.
“Puede ser un aspecto positivo por un lado, porque por otro también le quita trabajo al funcionario del banco que tiene que quedarse después de hora para recargar los cajeros en función de los depósitos que existan”, aseguraron fuentes consultadas por este diario.
Esto lo que produce es un cambio en la utilización del sistema de compras y pagos por parte de los consumidores locales que paulatinamente se van incorporando al sistema del llamado dinero electrónico.
Hace algunos años, cuando periodistas de EL PUEBLO participaron en Montevideo de una conferencia dictada en la sede de la Universidad Católica, por el entonces ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, éste mencionaba que tras viajar por distintos países del continente en Uruguay había sido el único lugar donde “tuve que usar dinero en efectivo, en los demás lados solamente con pasar la tarjeta de crédito o la de débito ya no era necesario tener efectivo en el bolsillo. Y eso lo tenemos que cambiar porque además le da más seguridad a la gente”, comentó en aquella instancia.
En ese aspecto, tras la aprobación de la llamada ley de bancarización, el uso de tarjetas de débito para las compras con rebajas en los precios para quienes la utilicen, ha tenido éxito y en Salto los funcionarios del BROU lo constataron al no tener que realizar recargas en los cajeros en forma tan asidua, como sí lo hacían antes que entrara en vigencia la presente ley.

La nueva ley de inclusión financiera Nº 19.210, que establece un sistema de beneficios para los consumidores que para las compras le den uso a las tarjetas de crédito y de débito, donde con cada compra se consiguen descuentos de entre 2 y 4 puntos del IVA, en algunos casos, produjo la disminución del uso de dinero en efectivo y muchos de los asalariados que perciben sus haberes por los cajeros del Banco de la República, ya no realizan retiros sino que abonan sus cuentas con la respectiva tarjeta.

Según informaron fuentes del Banco de la República a EL PUEBLO en Salto ya no se hacen tantos retiros y en ese aspecto, los cajeros automáticos no son recargados en forma permanente como venía sucediendo hasta antes de la promulgación de la ley.

“Puede ser un aspecto positivo por un lado, porque por otro también le quita trabajo al funcionario del banco que tiene que quedarse después de hora para recargar los cajeros en función de los depósitos que existan”, aseguraron fuentes consultadas por este diario.

Esto lo que produce es un cambio en la utilización del sistema de compras y pagos por parte de los consumidores locales que paulatinamente se van incorporando al sistema del llamado dinero electrónico.

Hace algunos años, cuando periodistas de EL PUEBLO participaron en Montevideo de una conferencia dictada en la sede de la Universidad Católica, por el entonces ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, éste mencionaba que tras viajar por distintos países del continente en Uruguay había sido el único lugar donde “tuve que usar dinero en efectivo, en los demás lados solamente con pasar la tarjeta de crédito o la de débito ya no era necesario tener efectivo en el bolsillo. Y eso lo tenemos que cambiar porque además le da más seguridad a la gente”, comentó en aquella instancia.

En ese aspecto, tras la aprobación de la llamada ley de bancarización, el uso de tarjetas de débito para las compras con rebajas en los precios para quienes la utilicen, ha tenido éxito y en Salto los funcionarios del BROU lo constataron al no tener que realizar recargas en los cajeros en forma tan asidua, como sí lo hacían antes que entrara en vigencia la presente ley.