Valeria Oxandabarat una coterránea masajista

Diario EL PUEBLO sigue atentamente los caminos de jóvenes emprendedores de esta localidad, jóvenes que culminan sus carreras universitarias, jóvenes que realizan cursos para forjarse un futuro, jóvenes que eligen el camino del estudio. En esta oportunidad fuimos en busca de quien en esta semana culminó un curso, la jovencita Valeria Oxandabarat de tan solo 22 años, quien en abril comenzó este curso de masajista , curso que tuvo seis meses de duración y con ella entablamos el siguiente diálogo.
¿De que tipo de masajes consta este curso?
Masajes descontracturantes, relajantes, drenaje linfático, estimulantes.
¿Puedes contar un poquito lo mejor que te ha pasado durante la realización de  este curso?.
Lo mejor que me pasó es darme cuenta que elegí este curso como alternativa de trabajo el cual me sentí cómoda, contenida, donde encontré un muy bonito clima de estudio y buen compañerismo. Ademas conté con una excelente docente.
¿Donde realizaste el curso?
Lo hice en Caricias para el Alma que es un SPA privado.
¿Cuales son tus perspectiva en cuanto a comenzar tu trabajo como masajista ?
Pienso ambientar un gabinete en mi domicilio actual  que es en Salto, Uruguay 1917 pero ronda una idea constante de coordinar mis horarios para viajar a mi Villa querida que me vio nacer y crecer, entonces de algún modo aliviarles el cansancio y el dolor de una contractura a las mujeres rurales donde la mayoría trabaja en la naranja o en zafras de cosecha de arándanos, pues ahí está un poquito la repuesta de por que elegí este curso, lo hice porque (en mi propia familia) vi la necesidad de proporcionar  alivio a las tensiones y al estrées diario, en un mundo que nos exige tener mas de un empleo y nos somete a enormes tensiones que perjudican nuestra salud muchas veces.
El masaje es una terapia alternativa  que nos brinda ese momento donde nos relajamos, aliviamos tensiones y nos proporciona alivio.
Diario EL PUEBLO sigue atentamente los caminos de jóvenes emprendedores de esta localidad, jóvenes que culminan sus carreras universitarias, jóvenes que realizan cursos para forjarse un futuro, jóvenes que eligen el camino del estudio. En esta oportunidad fuimos en busca de quien en esta semana culminó un curso, la jovencita Valeria Oxandabarat de tan solo 22 años, quien en abril comenzó este curso de masajista , curso que tuvo seis meses de duración y con ella entablamos el siguiente diálogo.
¿De que tipo de masajes consta este curso?
Masajes descontracturantes, relajantes, drenaje linfático, estimulantes.
¿Puedes contar un poquito lo mejor que te ha pasado durante la realización de  este curso?.
Lo mejor que me pasó es darme cuenta que elegí este curso como alternativa de trabajo el cual me sentí cómoda, contenida, donde encontré un muy bonito clima de estudio y buen compañerismo. Ademas conté con una excelente docente.
¿Donde realizaste el curso?
Lo hice en Caricias para el Alma que es un SPA privado.
¿Cuales son tus perspectiva en cuanto a comenzar tu trabajo como masajista ?
Pienso ambientar un gabinete en mi domicilio actual  que es en Salto, Uruguay 1917 pero ronda una idea constante de coordinar mis horarios para viajar a mi Villa querida que me vio nacer y crecer, entonces de algún modo aliviarles el cansancio y el dolor de una contractura a las mujeres rurales donde la mayoría trabaja en la naranja o en zafras de cosecha de arándanos, pues ahí está un poquito la repuesta de por que elegí este curso, lo hice porque (en mi propia familia) vi la necesidad de proporcionar  alivio a las tensiones y al estrées diario, en un mundo que nos exige tener mas de un empleo y nos somete a enormes tensiones que perjudican nuestra salud muchas veces.
El masaje es una terapia alternativa  que nos brinda ese momento donde nos relajamos, aliviamos tensiones y nos proporciona alivio.