Vecina de la zona del Sauzal denuncia a jóvenes que “insultan, gritan y amenazan todos los días”

Vecina de la zona del Sauzal denuncia a jóvenes que “insultan, gritan y amenazan todos los días”

La pasarela y los carros en la zona de la cancha de Universitario.

En la zona de la cancha de Universitario “no tienen paz”

Raquel Gularte Tejeira es una vecina que vive de la zona en donde se ubica la cancha de fútbol del Club Universitario, por la calle llamada Costanera Sauzal, entre Córdoba y Juncal, paralela a la avenida Barbieri hacia el norte. 

De paso por nuestra Redacción la vecina indicó que “hay menores que se drogan, además de venderla y toman mucho alcohol”. Manifiesta haber sido insultada “muchas veces”.

LOS VECINOS APOYAN

Mostró  a esta Redacción una carta firmada por más de 20 vecinos que fue elevada al Juez Penal (presentada el 18 de junio de este año) en donde ponen en conocimiento  que en el lugar hay una barra de muchachos que toman alcohol y droga, que llegan y se van continuamente en grupitos, no nos dejan descansar, gritan, insultan, tiran piedras y reciben insultos y amenazas.

DENUNCIA PENAL A LEÑERO

La señora Gularte hizo referencia que un hombre mayor, a quien ha denunciado penalmente, “deja sus carros en la cancha de Universitario y ata caballos en el puente pasarela que pasa por encima del arroyo Sauzal”.  Expresa que ese señor, que vende leña, la “insultó delante de la policía porque yo le tiré el carro para la calle y en la zanja”.

“CASI ME AHORCA”

Pero el pasado domingo en la tardecita la situación se complicó aún más cuando un menor la agarró del cuello “y casi me ahorca”. Por suerte un vecino lo apartó. Los menores del barrio “me han dicho de todo, han utilizado cualquier vocabulario en presencia de mi hija menor”. Relató que “la pasarela del puente siempre está llena de gurises, uno tiene que pasar de costadito y constantemente me faltan el respeto”.

NO SE PUEDE DORMIR

La Policía concurre, pero cuando van, “los muchachos se corren del lugar y se van para alguna casa del barrio”. Expresa que de noche muchas veces “no se puede dormir, porque tiran piedras y zapatos arriba de los techos”.

Se confesó como una persona “oncológica” que tiene que “vivir tranquila” y “me están haciendo un daño psicológico enorme. Me dio una crisis de nervios”.

Vive con sus dos hijos, una menor y otro mayor, pero “no tengo paz. Tengo que vivir dentro de mi casa, solo salgo a hacer los mandados. Yo no me meto con nadie”. Dice que “le han robado en su casa cuando le entraron por el fondo”.

HACE 46 AÑOS QUE VIVE EN EL BARRIO

Hace 46 años que vive en el barrio, la casa en la que vive era de su padre. “Vienen de otros barrios con mochilitas y hay noches que no se puede dormir por el olor a porro que hay” expresa la vecina. En la denuncia penal Gularte  también indica que “algunos de los jóvenes arrojan basura en la rivera del arroyo Sauzal”. Nunca la atendió la jueza, “solo me vio una funcionaria”.

Estima que “debería de haber una custodia policial en la zona de la cancha”.

LOS VECINOS CONFIRMAN RECLAMOS

Otros vecinos del barrio, consultados por EL PUEBLO, confirmaron que los relatos y reclamos de Gularte son ciertos, pero que no han efectuado ninguna denuncia por temor a las represalias que puedan tener, destacando el carácter que tiene la vecina al enfrentarse directamente a los jóvenes involucrados. Afirmaron que la situación es difícil porque no solo se juntan jóvenes del barrio si no que vienen de otras partes de la ciudad. Algunos han optado por reforzar sus medidas de seguridad y por dar aviso a la Policía cuando se suceden hechos que se pasan de la raya.