Vientos fuertes de ayer derribaron otros 17 árboles

La caída de diecisiete árboles fue provocada por la tormenta de viento que azotó la ciudad sobre las tres y media de la tarde de ayer. Los mismos se suman a los 194 que cayeron por efecto de la turbonada que afectó nuestra ciudad el pasado domingo, sin previo aviso.
En tanto, el comité de emergencia sigue trabajando en reunión permanente y un equipo de funcionarios de UTE se trasladó hacia la localidad de Campo de Todos, donde la población del lugar continúa sin luz eléctrica y por esa razón, no pueden alimentar la bomba de agua potable, por lo cual también permanecen sin el líquido elemento.
Según pudo saber EL PUEBLO, existen discrepancias con respecto al pronóstico del tiempo que para esta zona fue lanzado desde un servicio meteorológico brasileño, que predice lluvias y tormentas intensas para esta región el próximo fin de semana.
Si bien las autoridades del Comité Departamental de Emergencias consultaron sobre la validez del mismo al Sistema Nacional de Emergencias, éstos recibieron como respuesta de la Dirección Nacional de Meteorología que el color de alerta para nuestra ciudad será “amarillo”, relativizando la alerta lanzada desde Brasil.
Empero, las autoridades locales siguen trabajando en “sesión permanente” y aducen que mantienen el estado de “alerta”, respecto al anuncio de lluvias y tormentas para las próximas horas.
DE REPENTE
Tras la lluviosa jornada de ayer, estaba previsto que las precipitaciones se hicieran intensas y que la descarga eléctrica fuera importante, aunque si bien con todo este panorama era probable, después de lo que ocurrió el domingo, el viento era lo último que se esperaba.
Pero sobre las tres y media de la tarde de ayer, cuando ya caían las últimas gotas de lluvia, el viento se hizo sentir por varios minutos y causó la caída de aquellos árboles que por efecto de la tormenta del domingo, habían quedado con las raíces propensas a irse al suelo. Y así lo hicieron.
Al final fueron 17 los árboles que se sumaron a los 194 que cayeron el domingo en distintos puntos de la ciudad, uno de ellos, un pesado y enorme eucalipto, lo hizo sobre una casa de madera en el barrio residencial de Arenitas Blancas causando la muerte de una mujer de 37 años y dejando heridos a varios, entre ellos algunos de los hijos de la fallecida.
La caída de más árboles ayer por la tarde, provocó además el corte del tendido de cables para el suministro de energía, teléfono o televisión por cable, lo que demandó la intervención inmediata del comité de emergencia que orientó hacia esas tareas a los funcionarios de UTE.
Además, un equipo del ente fue remitido hacia la localidad de Campo de Todos, donde la población del lugar se encuentra sin luz eléctrica desde el pasado domingo por efecto de la tormenta y en consecuencia, los habitantes del lugar carecen de suministro de agua potable, el cual reciben a través de la bomba que es alimentada con energía eléctrica.
Asimismo, según informó a EL PUEBLO, el representante del Comité Departamental de Emergencias, el mayor retirado Sergio Acuña, informó que se encuentran inspeccionando las viviendas afectadas por el temporal, con la finalidad de prestar asistencia y controlar que la ayuda que se está brindando sea la adecuada y necesaria para solucionar la adversidad de los afectados.
DISYUNTIVA
No obstante, ante una alerta meteorológica lanzada desde un sistema de predicciones del clima de Brasil, que advierte fuertes tormentas para nuestra zona en las próximas horas, sobre todo para los días de mañana jueves y el viernes, el representante del Comité Departamental de Emergencias, Sergio Acuña dijo a EL PUEBLO que fue informado del mismo y que por lo tanto trasladó la inquietud a las autoridades del Sistema Nacional de Emergencias, quienes a su vez, hicieron lo propio con la Dirección Nacional de Meteorología.
“Pero desde Meteorología les dijeron que mantuvieran precaución como alerta de color amarillo”, dijo Acuña, quien aún así, extremará los trabajos de coordinación y anunció que el comité y las autoridades que lo integran “siguen preocupadas por la situación y por lo tanto continuarán en régimen de reunión permanente”.

La caída de diecisiete árboles fue provocada por la tormenta de viento que azotó la ciudad sobre las tres y media de la tarde de ayer. Los mismos se suman a los 194 que cayeron por efecto de la turbonada que afectó nuestra ciudad el pasado domingo, sin previo aviso.

En tanto, el comité de emergencia sigue trabajando en reunión permanente y un equipo de funcionarios de UTE se trasladó hacia la localidad de Campo de Todos, donde la población del lugar continúa sin luz eléctrica y por esa razón, no pueden alimentar la bomba de agua potable, por lo cual también permanecen sin el líquido elemento.

Según pudo saber EL PUEBLO, existen discrepancias con respecto al pronóstico del tiempo que para esta zona fue lanzado desde un servicio meteorológico brasileño, que predice lluvias y tormentas intensas para esta región el próximo fin de semana.

Si bien las autoridades del Comité Departamental de Emergencias consultaron sobre la validez del mismo al Sistema Nacional de Emergencias, éstos recibieron como respuesta de la Dirección Nacional de Meteorología que el color de alerta para nuestra ciudad será “amarillo”, relativizando la alerta lanzada desde Brasil.

Empero, las autoridades locales siguen trabajando en “sesión permanente” y aducen que mantienen el estado de “alerta”, respecto al anuncio de lluvias y tormentas para las próximas horas.

DE REPENTE

Tras la lluviosa jornada de ayer, estaba previsto que las precipitaciones se hicieran intensas y que la descarga eléctrica fuera importante, aunque si bien con todo este panorama era probable, después de lo que ocurrió el domingo, el viento era lo último que se esperaba.

Pero sobre las tres y media de la tarde de ayer, cuando ya caían las últimas gotas de lluvia, el viento se hizo sentir por varios minutos y causó la caída de aquellos árboles que por efecto de la tormenta del domingo, habían quedado con las raíces propensas a irse al suelo. Y así lo hicieron.

Al final fueron 17 los árboles que se sumaron a los 194 que cayeron el domingo en distintos puntos de la ciudad, uno de ellos, un pesado y enorme eucalipto, lo hizo sobre una casa de madera en el barrio residencial de Arenitas Blancas causando la muerte de una mujer de 37 años y dejando heridos a varios, entre ellos algunos de los hijos de la fallecida.

La caída de más árboles ayer por la tarde, provocó además el corte del tendido de cables para el suministro de energía, teléfono o televisión por cable, lo que demandó la intervención inmediata del comité de emergencia que orientó hacia esas tareas a los funcionarios de UTE.

Además, un equipo del ente fue remitido hacia la localidad de Campo de Todos, donde la población del lugar se encuentra sin luz eléctrica desde el pasado domingo por efecto de la tormenta y en consecuencia, los habitantes del lugar carecen de suministro de agua potable, el cual reciben a través de la bomba que es alimentada con energía eléctrica.

Asimismo, según informó a EL PUEBLO, el representante del Comité Departamental de Emergencias, el mayor retirado Sergio Acuña, informó que se encuentran inspeccionando las viviendas afectadas por el temporal, con la finalidad de prestar asistencia y controlar que la ayuda que se está brindando sea la adecuada y necesaria para solucionar la adversidad de los afectados.

DISYUNTIVA

No obstante, ante una alerta meteorológica lanzada desde un sistema de predicciones del clima de Brasil, que advierte fuertes tormentas para nuestra zona en las próximas horas, sobre todo para los días de mañana jueves y el viernes, el representante del Comité Departamental de Emergencias, Sergio Acuña dijo a EL PUEBLO que fue informado del mismo y que por lo tanto trasladó la inquietud a las autoridades del Sistema Nacional de Emergencias, quienes a su vez, hicieron lo propio con la Dirección Nacional de Meteorología.

“Pero desde Meteorología les dijeron que mantuvieran precaución como alerta de color amarillo”, dijo Acuña, quien aún así, extremará los trabajos de coordinación y anunció que el comité y las autoridades que lo integran “siguen preocupadas por la situación y por lo tanto continuarán en régimen de reunión permanente”.