- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Volvió la “Naranja Mecánica”

Holanda vapuleó a España con un
sorprendente dibujo táctico 5-2-3

Holanda vapuleó a España con un sorprendente dibujo táctico 5-2-3

Holanda goleó 5-1 a España con un renovado esquema táctico. El técnico holandés Louis van Gaal, que preparó el partido durante meses, apeló a un sistema 5-2-3 que sorprendió al campeón del mundo. Ahora, la selección que en la década del 70 se ganó el mote de “Naranja Mecánica”, va por más…

El plan del seleccionador holandés Louis van Gaal para enfrentar a España salió tan perfecto, resultó tan contundente, que ayer había

Holanda celebra, España sufre. Volvió la “Naranja Mecánica”.

Holanda celebra, España sufre. Volvió la “Naranja Mecánica”.

cola en la concentración de Holanda para saber la receta y preguntar por sus aspiraciones en la Copa del Mundo. No se sabe hasta dónde puede llegar la nueva versión de la “Naranja Mecánica”, porque hasta ahora solo se había preocupado por preparar el duelo con el vigente campeón del mundo.

“Yo tenía confianza en que podíamos ganarle a España, pero sinceramente nunca pude imaginar que le marcaríamos tantos goles”, contó Van Gaal. “Ya se vio en los últimos amistosos que iba a ser difícil jugar contra nosotros”, argumentó para explicar su dibujo táctico 5-2-3. “Mis jugadores han ejecutado el sistema táctico entrenado y memorizado en los entrenamientos con convicción y determinación”, agregó el técnico holandés. “Sabíamos cómo nos iba a atacar España y estábamos preparados y centrados en responder”.



La crítica acusaba a Van Gaal de que Holanda perdía rapidez en su juego y se “desnaturalizado” en su proceso de reconstrucción tras la derrota contra “La Roja” en la final de Sudáfrica 2010. El seleccionador aguantó el debate y sacó pecho tras el 5-1 del debut: “No se trataba de una cuestión de velocidad sino de ser sobre todo muy compactos, saber presionar a tiempo y cambiar de ritmo en el momento en que podíamos generar ocasiones”. A partir del 5-2-3, Holanda ocupó de manera muy racional el campo y dominó los espacios hasta apuñalar por la espalda a España.

Los dos carrileros, especialmente el zurdo Blind, fueron tan determinantes en el despliegue como los tres centrales en la contención, los dos volantes en la recuperación y los tres delanteros en la selección de sus ataques, sobre todo Robben, agigantado y liberado desde que salió campeón de Europa con el Bayern Munich. “Si los rivales quieren asumir riesgos y atacarnos por entender que defendemos con muchos jugadores, se exponen a encontrarse con nuestro triángulo ofensivo”, advirtió Van Gaal en referencia a Robben, Van Persie y Sneijder.

“El estilo de Holanda es muy versátil, va más allá del 4-3-3, y por tanto no hay que ser inmovilistas; se puede ser respetuoso con la identidad de muchas maneras”, explicó Van Gaal, un técnico tan controvertido como indiscutible en su magisterio sobre el juego de posición, clásico en la escuela holandesa.

Debutó el “ojo de halcón”

Los estudiosos de los Mundiales no necesitan hurgar mucho en su memoria para pensar en ocasiones en las que el uso de la tecnología podría haber reparado grandes injusticias. Salta enseguida el gol fantasma de Hurst que inclinó la final de Inglaterra 1966 a favor del local contra Alemania, entre otros tantos.

El “ojo de halcón” marcó que la pelota ingresó al arco hondureño.

El “ojo de halcón” marcó que la pelota ingresó al arco hondureño.

Ayer en Porto Alegre empezó una reparación histórica para esas situaciones: el árbitro brasileño Sandro Ricci, apoyado en el uso de la tecnología, convalidó el gol del arquero hondureño Noel Valladares en contra a los dos minutos del segundo tiempo para que Francia se pusiera arriba por 2 a 0 ante Honduras.

La jugada fue ideal para que se implementara el sistema. Luego del cabezazo en el palo de Benzema, la pelota rebotó en el arquero y cruzó la línea de meta por escasos centímetros. El árbitro marcó de inmediato la mitad de la cancha, esta vez sin necesidad de apoyarse en el asistente, y comenzaron los festejos. Era el primer gol en el que se había tenido que apelar al “Ojo de halcón” en los Mundiales. “