Voraz incendio consumió una finca y momento de caos hizo que dueño de casa saltara por el balcón

Voraz incendio consumió una finca y momento de caos hizo que dueño de casa saltara por el balcón
Un voraz incendio consumió el interior de una finca en pocos minutos y sus ocupantes salvaron sus vidas de milagro, con actos desesperados como arrojándose por el balcón y huyendo despavoridos hacia fuera para no ser alcanzados por las llamas.
El caso se registró en la tarde de ayer, en una casa de la avenida Barbieri al 600 casi Joaquín Suárez, la situación tomó por sorpresa a los moradores de la vivienda afectada.
Para poder controlar la situación acudieron al lugar dos dotaciones del cuerpo de Bomberos las que pudieron sofocar el foco ígneo en poco rato y finalmente lograron controlarlo. Las pérdidas para el damnificado dueño de casa habrían sido casi totales.
CONMOCIÓN
El barrio estaba tranquilo y la calle estaba alterada por el intenso tránsito que gana muchas veces en pocos minutos. Ese lugar, se trata de un punto con mucho pasaje de automóviles, al tiempo que por esa razón fueron instalados desde hace tiempo un elenco de semáforos en la esquina.
Se trata del cruce de las calles Joaquín Suárez y la avenida Barbieri, a pocos metros de allí, en el 620 de la avenida con aires de bulevard, reinaba la tranquilidad.
En el interior de la vivienda se encontraba el dueño de casa, un hombre joven y su pareja. De repente, estiman que podría haber sido un cortocircuito el que dio lugar a que en pocas horas, el lugar se transformara en un infierno de fuego y humo que causó el pánico de los dueños de casa por varios minutos.
“Se trató de un fuerte chispazo”, dijeron algunos vecinos que estaban afuera del lugar cuando actuaban los Bomberos. Otros decían que “hasta hubo un bajón de luz cuando pasó todo”. El fuego comenzó a propagarse hacia el interior de la vivienda y comenzó a quemar los muebles. El sommier del dormitorio y todo lo que encontraba a su paso.
La desesperación por tratar de apagar el fuego comenzó a reinar por parte del morador dueño de casa, que veía ante sus ojos como el fuego avanzaba. Inhaló humo, se chamuscó el cabello, pero igual, sus esfuerzos fueron en vano. Logró que alguien que estaba afuera acudiera rápidamente y le corriera su camioneta Ford Ranger desde la puerta de casa para evitar un mal aún mayor.
Su novia corrió a salvo mientras él no encontró mejor manera que salvarse que saltando desde el balcón a unos dos metros y medio de la vereda.
De inmediato el vecindario se alteró, los vecinos llamaron a la Policía y los Bomberos llegaron a sofocar el fuego que había alcanzado todos los rincones de la casa. Lo anecdótico, uno de los carros bomba de bomberos se quedó sin agua y debió regresar hasta su destacamento a sirena abierta para poder cargar líquido elemento y regresar de inmediato en apoyo al otro móvil que permaneció en el lugar.
Al cabo de varios minutos pudieron dejar todo bajo control y comenzar con el estudio de situación para conocer el motivo que habría dado origen a este tremendo incendio, que sorprendió a dos jóvenes y a un barrio entero, que momentos antes ni pensaban en algo parecido.

Un voraz incendio consumió el interior de una finca en pocos minutos y sus ocupantes salvaron sus vidas de milagro, con actos desesperados como arrojándose por el balcón y huyendo despavoridos hacia fuera para no ser alcanzados por las llamas.

El caso se registró en la tarde de ayer, en una casa de la avenida Barbieri al 600 casi Joaquín Suárez, la situación tomó por sorpresa a los moradores de la vivienda afectada.

Para poder controlar la situación acudieron al lugar dos dotaciones del cuerpo de Bomberos las que pudieron sofocar el foco ígneo en poco rato y finalmente lograron controlarlo. Las pérdidas para el damnificado dueño de casa habrían sido casi totales.

CONMOCIÓN

El barrio estaba tranquilo y la calle estaba alterada por el intenso tránsito que gana muchas veces en pocos minutos. Ese lugar, se trata de un punto con mucho pasaje de automóviles, al tiempo que por esa razón fueron instalados desde hace tiempo un elenco de semáforos en la esquina.

Se trata del cruce de las calles Joaquín Suárez y la avenida Barbieri, a pocos metros de allí, en el 620 de la avenida con aires de bulevard, reinaba la tranquilidad.

En el interior de la vivienda se encontraba el dueño de casa, un hombre joven y su pareja. De repente, estiman que podría haber sido un cortocircuito el que dio lugar a que en pocas horas, el lugar se transformara en un infierno de fuego y humo que causó el pánico de los dueños de casa por varios minutos.

25 7 12 029“Se trató de un fuerte chispazo”, dijeron algunos vecinos que estaban afuera del lugar cuando actuaban los Bomberos. Otros decían que “hasta hubo un bajón de luz cuando pasó todo”. El fuego comenzó a propagarse hacia el interior de la vivienda y comenzó a quemar los muebles. El sommier del dormitorio y todo lo que encontraba a su paso.

La desesperación por tratar de apagar el fuego comenzó a reinar por parte del morador dueño de casa, que veía ante sus ojos como el fuego avanzaba. Inhaló humo, se chamuscó el cabello, pero igual, sus esfuerzos fueron en vano. Logró que alguien que estaba afuera acudiera rápidamente y le corriera su camioneta Ford Ranger desde la puerta de casa para evitar un mal aún mayor.

Su novia corrió a salvo mientras él no encontró mejor manera que salvarse que saltando desde el balcón a unos dos metros y medio de la vereda.

De inmediato el vecindario se alteró, los vecinos llamaron a la Policía y los Bomberos llegaron a sofocar el fuego que había alcanzado todos los rincones de la casa. Lo anecdótico, uno de los carros bomba de bomberos se quedó sin agua y debió regresar hasta su destacamento a sirena abierta para poder cargar líquido elemento y regresar de inmediato en apoyo al otro móvil que permaneció en el lugar.

Al cabo de varios minutos pudieron dejar todo bajo control y comenzar con el estudio de situación para conocer el motivo que habría dado origen a este tremendo incendio, que sorprendió a dos jóvenes y a un barrio entero, que momentos antes ni pensaban en algo parecido.