Wikileaks revela que EEUU usaba a sus embajadores para espiar en la ONU

Trató de aislar a Chávez y pidió información sobre la salud mental de la presidenta argentina

La plataforma Wikileaks ha realizado otra revelación de documentos, esta vez sobre los telegramas confidenciales que se envían los embajadores estadounidenses y que contienen tanto comentarios en los que se valoran los líderes mundiales como información sensible sobre terrorismo y proliferación nuclear.

Los documentos, que han sido difundidos en primer lugar a través de varios medios de comunicación, revelan por ejemplo que EEUU utilizaba a sus embajadores para espiar en la ONU y en Naciones Unidas.

Así, el Departamento de Estado habría pedido a su personal que recopilara información como las tarjetas de crédito u horarios de trabajo de otros mandatarios o políticos, según explican los diarios que han tenido acceso a los papeles de Wikileaks.

Las filtraciones de 250.000 revelan que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y los representantes de China, Rusia, Reino Unido y Francia, todos ellos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, se encuentran en el punto de mira de los servicios de inteligencia de EEUU.

Según los cables filtrados que se intercambiaban los servicios de inteligencia y diplomáticos estadounidenses, también se han llegado a requerir detalles de funcionarios y representantes vinculados con Sudán, Afganistán, Somalia, Irán y Corea del Norte.

Detalles sobre los altos funcionarios

Durante junio de 2009 y bajo el nombre de Hilary Clinton, el Departamento de Estado exigió detalles técnicos sobre los sistemas de comunicación utilizados por altos funcionarios de Naciones Unidas, entre los que se encontraban contraseñas y claves personales que utilizaban en las comunicaciones oficiales.

Subsecretarios, jefes de organismos especializados y sus principales asesores, ayudantes del secretario general o algunos jefes de operaciones de paz y misiones políticas se encontraban en la órbita de los servicios secretos.

La información requerida a los diplomáticos incluía tarjetas de crédito, direcciones de correo electrónico, teléfonos, fax e incluso «datos biográficos y biométricos (ADN y escáneres de iris) de los representantes permanentes del Consejo», y fue cursada a los funcionarios de 33 embajadas y consulados. Londres, París y Moscú entre ellos. La filtración ha salpicado a todas las agencias de servicios de inteligencia de EEUU, entre las que se incluyen la CIA, el FBI y los servicios secretos.

El espionaje de los diplomáticos supone una violación de la Convención de 1946 de la Naciones Unidas. Según se estableció, «Los locales de la ONU serán inviolables […] Los bienes y activos de la organización gozarán de inmunidad contra el allanamiento, requisición, confiscación, expropiación o cualquier otra forma de interferencia ya sea administrativa, judicial o legislativa». Por otra parte, la Convención de Viena de 1961 recoge que «la correspondencia oficial de la misión es inviolable», tal y como recoge ‘The Guardian’.

Violación de los estatutos de la ONU

Según la filtración de Wikileaks, EEUU ha pasado por alto los estatutos en su afán por indagar en cientos de asuntos, entre los que se encuentran «la relación o financiación entre el personal de la ONU y/o las misiones y las organizaciones terroristas»; los planes de presión a las investigaciones en relación con el trato a los detenidos en Irak, Afganistán o Guatánamo; o el requerimiento de información sobre la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud, tal como detalles de su personalidad, eficiencia en el estilo de gestión o su influencia.

Además de la ONU, las instrucciones para la recogida de datos en relación a otras cuestiones también fueron enviadas a otras embajadas. Se requirió información sobre «cuestiones relativas a Palestina» donde se incluyen los planes de viaje y vehículos utilizados por los miembros con más responsabilidad de Hamás la Autoridad Palestina; así como información pormenorizada de la situación de los Grandes Lagos.

Los cables filtrados revelan que diplomáticos de Uganda, Ruanda y otros países africanos tuvieron que recopilar información biométrica sobre empresarios, políticos, líderes religiosos o militares.

Washington también anhelaba conocer datos sobre las relaciones de varios países centro africanos con China, Libia, Corea del Norte, Irán o Rusia. Buscaban ahondar en el tráfico de materiales como el uranio o compra venta de armas.

‘Cortar la cabeza de la serpiente’

El ‘New York Times’ también explica que la preocupación que genera la capacidad nuclear iraní entre los países árabes, incluida Arabia Saudí, es tal que gobiernos de países del Golfo exhortaron a EEUU a destruir ese programa mientras era posible. El rey Abdulá de Arabia Saudí (actualmente hospitalizado en EEUU) imploró a Washington que se «cortara la cabeza de la serpiente» mientras aún se estaba a tiempo.

Esa petición, según los telegramas citados por el diario, tuvo lugar en una conversación en 2008 con el entonces embajador de EEUU en Irak, Ryan Crocker, y con el general David Petraeus, comandante en jefe de las tropas aliadas en Afganistán que entonces estaba al cargo de las tropas de su país en Irak.

Otro telegrama señala cómo el emir de Bahrein, donde EEUU mantiene la base de su V Flota, insiste a Washington que el programa nuclear iraní «debe ser detenido». «El peligro de permitir que continúe es mayor que el peligro de atajarlo», señala el mandatario.

Los mensajes exponen también cómo evalúa EEUU el programa de misiles iraní y revelan la creencia de Washington de que Irán ha obtenido misiles norcoreanos avanzados que podrían atacar capitales de Europa Occidental o Moscú y ayudarle a desarrollar misiles de largo alcance aún de mayor capacidad.

Los documentos permiten reconstruir también cómo la Administración del presidente George W Bush, lastrada por el peso de la guerra en Irak, tuvo problemas para conseguir la aquiescencia internacional a las más mínimas sanciones contra Teherán.

Ventajas a cambio de presos

Algunos de los conocidos como ‘cables’ entre embajadores revelan también que los diplomáticos ofrecían ventajas a algunos países para que se quedaran a cambio con presos de Guantánamo. Por ejemplo, según el ‘New York Times’, a Eslovenia se le ofreció un encuentro con el presidente de EEUU, Barack Obama.

Los cables diplomáticos también revelan que el archipiélago de Kiribati, un país insular ubicado en la zona central oeste del océano Pacífico, recibió incentivos valorados en millones de dólares a cambio de acoger a un grupo de detenidos de Guantánamo en su territorio.

Al mismo tiempo los diplomáticos estadounidenses sugirieron a Bélgica que el aceptar prisioneros de Guantánamo era una vía barata para que el país lograse «prominencia» en Europa. También figuran los esfuerzos por aislar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y un pedido de información sobre la salud mental de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Los documentos más recientes datan de febrero de 2010, según el periódico neoyorquino, y la mayoría corresponden a los dos últimos años aunque alguno se remontan a 1966. Los documentos también muestran que el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, cree que cualquier ataque militar sobre Irán sólo retrasaría su objetivo de lograr un arma nuclear entre uno y tres años.

Expresiones poco diplomáticas

En los cables filtrados por se han utilizado expresiones tan poco diplomáticas para referirse a figuras de la política mundial como Putin, Sarkozy, Kim Jong-il o Berlusconi, que las relaciones entre EEUU y sus países aliados pueden verse seriamente afectadas.

La embajada estadounidense en París tildó al presidente francés Nicholas Sarkozy de tener un «estilo autoritario» además de una «piel fina». Estas calificaciones se produjeron cuando amenazó con revocar a los miembros de su gabinete, incluido el primer ministro. Por otro lado, desde la embajada de EEUU en Moscú llegaron a salir cables que hacían referencia a la relación entre el presidente ruso Dmitri Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin, en las que hablaban del primero como «el Robin del Batman -Putin».

Las referencias a Kim Jong-il, dictador de Corea del Norte, suponen una amenaza para las maltrechas relaciones entre ambos países. Algunos diplomáticos dicen de él que es un «tipo viejo y flácido» que ha sufrido un trauma físico y psíquico a raíz del ataque al corazón que sufrió en agosto del 2008.

Desde Italia tildaron a Silvio Berlusconi de ser un líder europeo «irresponsable, vano e ineficaz». Así describió Elisabeth Dibble, responsable de negocios en Roma, al primer ministro italiano. Otros informes paralelos afirman que está «muy débil física y políticamente» y que sus «salidas nocturnas frecuentes y su inclinación por la fiesta» no le permiten descansar adecuadamente. Ángela Merkel también recibe críticas.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...