Inician campaña de recolección de firmas para convocar a un plebiscito con medidas para combatir la inseguridad

El líder del sector Alianza Nacional, el Senador Jorge Larrañaga, comenzó su campaña de recolección de firmas denominada “Vivir sin miedo”, que pretende una reforma constitucional con una serie de medidas para abatir la inseguridad.
El Senador blanco, que estuvo el viernes en Salto como parte de una gira que busca el apoyo popular para impulsar un plebiscito en las próximas elecciones nacionales, dialogó con EL PUEBLO y fundamentó su propuesta, que puso a consideración de la ciudadanía.Ejército
Dentro de los puntos principales a que apunta, considera esencial la formación de una Guardia Nacional compuesta por militares que puedan ayudar a la policía; la posibilidad de realizar allanamientos nocturnos, la previsión de la pena de reclusión permanente revisable y el cumplimiento efectivo de las penas para algunos delitos gravísimos.
En el presente informe, se resumen algunas de estas propuestas que forman parte de lo que será la reforma constitucional (cuyo texto completo se puede conocer a través de la página web www.vivir sinmiedo.com.uy) y se recoge la opinión de figuras referentes de diferentes sectores políticos del medio, así como de la población en general.

Buscan que militares trabajen con la Policía, allanamientos nocturnos y tener penas de reclusión permanentes revisables

“Estamos recogiendo firmas por más seguridad, bajo el lema de poder vivir sin miedo y apunta a darle al gobierno de turno instrumentos importantes”, comenzó diciendo a EL PUEBLO el Senador Jorge Larrañaga, sobre su propuesta de reforma constitucional.
Es necesario el 10% del padrón electoral, cerca de 260 mil firmas para realizar el plebiscito “y estamos confiados en que vamos a llegar en poco tiempo a ese número”, dijo el Senador.

LA PROPUESTAEjército2
“Proponemos la formación de una Guardia Nacional compuesta por militares en cumplimiento de funciones de policías; se necesita el cumplimiento de las penas sin descuentos para aquellos delitos gravísimos y para otros una pena de reclusión permanente revisable a los 30 años por su excepcional gravedad, como abusos sexuales, homicidios, sicariatos, asesinos múltiples”, explicó el Senador sobre algunas de las medidas propuestas. “También pretendemos que se puedan realizar allanamientos nocturnos porque hoy su prohibición significa una especie de amparo constitucional a la narcodelincuencia porque se usan los hogares como ámbitos negociales para llevar adelante todo el tráfico de drogas. Entonces, es un absurdo que el hogar sea un sagrado inviolable de noche y no lo sea de día. En la legislación comparada es el único país que queda con una prohibición constitucional que viene desde 1830.
Entonces, hoy, si se tiene la garantía de la Constitución, de un Juez competente que la firma, integrante de un poder judicial independiente, que da la orden fundada, me parece que son garantías suficientes como para no hacer decaer los derechos de la población”, agregó Larrañaga sobre la posibilidad de realizar allanamientos nocturnos.

EL PLEBISCITO SERÁ CON LAS PRÓXIMAS ELECCIONES
Si se juntan las firmas que se necesitan para realizar el plebiscito, éste se hará en las próximas elecciones nacionales y para el impulsor de esta propuesta la solución no sería tan dilatoria en el tiempo porque esas medidas se podrán poner en marcha al día inmediato siguiente.
“Tenemos que pensar de aquí a un año y meses, porque en octubre del año que viene serán las próximas elecciones y junto con ellas se plebiscitará la reforma y al día siguiente ya cobran vigencia”, dijo Larrañaga. Durante ese lapso de tiempo aseguró que este proceso de recolección de firmas llevará a que el Poder Ejecutivo tome algunas medidas como las que ya está haciendo como los anuncios de enviar más policías para el norte del país y para Salto, “así que algo estamos consiguiendo”, comentó. “Seguramente el reclamo y las movilizaciones de la gente aquí y en otros puntos del país también contribuyen, pero eso es algo que muestra que la gente está cansada de la delincuencia”, agregó

“La dictadura sucedió hace 50 años” y  “seguimos juzgando, cuestionando y con el complejo de las FFAA”, dijo Larrañaga

Los militares “no van a andar con cascos, de uniformes verdes y con tanquetas por calle Uruguay”, aseguró el líder nacionalista que impulsa la reforma constitucional

Sobre los cuestionamientos que se realizan a la creación de la Guardia Nacional compuesta por militares, el Senador blanco, Jorge Larrañaga, se refirió a la “hipocresía” de la sociedad uruguaya, porque “la dictadura sucedió hace 50 años”.
Al respecto, agregó “la sociedad uruguaya hizo presidente a uno de los responsables del extremo de la lucha guerrillera como fue el hoy Senador (José) Mujica y lo digo como un hecho. Pero paralelamente seguimos juzgando, cuestionando y con el complejo de las Fuerzas Armadas. Me parece que no es posible”, señaló.
“El propio gobierno acaba de enviar un proyecto que ya tuvo media sanción en el Parlamento por el cual se le confieren funciones de policía a los militares en 20 km de la frontera y entonces ¿eso no es sacar a los militares a la calle”, se preguntó Larrañaga. Asimismo, aclaró “aparte, no se trata de sacar a los militares a la calle como si salieran con metralletas y en forma desmedida a matar a la gente, eso no va a ser”.
Se trata, dijo el Senador, “de crear una Guardia Nacional que va a coordinar con el Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior, los trabajos sobre como hacer los operativos. No es hacer una caricatura tan liviana y decir que los militares van a andar con cascos, de uniformes verdes y con tanquetas por calle Uruguay. No se trata de eso”, puntualizó.
A modo de ejemplo, Larrañaga citó el caso de los Carabineros en Chile, la Guardia Civil española y otros ejemplos de países europeos.
UNA GURDIA ESTABLE DE 2.000 EFECTIVOS
Ante los argumentos que en algún momento hizo públicos el Senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, sobre la existencia de herramientas en la actual Constitución de la República que habilitan el desempeño de las tareas de los militares fuera de los cuarteles, a través de la implementación de las medidas prontas de seguridad, Larrañaga fue enfático en que la Guardia Nacional es algo diferente.
“Con todo el respeto que merece el Senador Mieres, las medidas prontas de seguridad, son algo excepcionalísimo, dictadas por el Poder Ejecutivo, que se toman por un tiempo muy breve y el Parlamento es el dueño de las medidas. Aquí, hablamos de un cuerpo estable, de una Guardia Nacional de 2.000 efectivos y son dos instrumentos totalmente diferentes”, explicó el líder blanco.
EL NARCOTRÁFICO ES RESPONSABLE DE LA FEROCIDAD EN LA CRIMINALIDADINFORME - Larrañaga y Coutinho
Larrañaga informó que en Uruguay tenemos más de 300 homicidios al año y la mitad no se esclarecen, tenemos más de 20 mil rapiñas y hay seis o siete mil más que no se denuncian. “Creemos que podemos estar pidiendo el desarrollo educativo y productivo pero si no tenemos seguridad ciudadana va a ser muy embromado para el país. Somos poco más de tres millones y medio de habitantes y estamos perdiendo de estar en espacios públicos, de vivir en una sociedad en paz, no sabemos como vamos a recibir nuestras casas cuando nos ausentamos, no sabemos que les pueda pasar a nuestros hijos cuando salen de noche. Hay un incremento del narcotráfico que es el mayor responsable de la ferocidad en la criminalidad”, dijo el Senador.
LA CAMPAÑA “ESTÁ SUPERANDO LAS EXPECTATIVAS”
Sobre la campaña en sí, el líder de Alianza Nacional dijo que “está superando las expectativas, venimos de reuniones estupendas en Artigas, Rocha, Maldonado, Montevideo, en fin, vemos un muy importante respaldo y eso marca un espaldarazo en un tema donde me parece que hay que pasar de las palabras a los hechos. La gente manifiesta su hastío de tantas palabras y que nadie haga nada y yo creo que esta reforma va a marcar un antes y un después”.
Es necesario el 10% del padrón electoral, cerca de 260 mil firmas para realizar el plebiscito “y estamos confiados en que vamos a llegar en poco tiempo a ese número”, dijo Larrañaga.
EL SENADOR COUTINHO FIRMÓ LA INICIATIVA
Larrañaga, precisó que la reforma que impulsa “se está transformando en una reforma de la gente”, e incluso aseguró que están firmando dirigentes de diferentes sectores políticos, como es el caso del Senador salteño, Germán Coutinho.
Sobre el apoyo del líder colorado, Larrañaga comentó que estuvo en la casa del también Senador aquí en Salto y frente a su persona, Coutinho firmó a favor de la iniciativa del plebiscito para la reforma constitucional.
“El propio Senador Coutinho firmó e hizo declaraciones donde dijo que él propiamente va a impulsar también esta campaña y ese es un gesto que particularmente agradecemos mucho, porque marca que los dirigentes de distintos partidos tenemos que estar juntos para luchar con más éxito contra la delincuencia”, comentó Larrañaga.

La seguridad “no la resolvemos solamente con militares en la calle”

Mónica Cabrera, presidenta del Frente Amplio en Salto

La presidenta del Frente Amplio en Salto, Mónica Cabrera fue consultada para este informe y al respecto indicó que como Frente Amplio, «nos oponemos a la recolección de firmas para la reforma constitucional, propuesta realizada por el Senador Jorge Larrañaga en cuanto entendemos que va a contrapelo de las verdaderas soluciones que deberíamos buscar los uruguayos entre todos para solucionar varios temas, entre ellos el que tenemos más planteado en este tiempo que es la inseguridad». En cuanto al por qué de esta posición, Cabrera manifestó que « la propuesta del Senador Larrañaga consideramos que tiene un corte oportunista, y además muy poco serio». Agregó que «cuando campea el interés electoral por sobre el interés colectivo, pasan estas cosas; ni siquiera el apoyo del resto del Partido Nacional tiene para juntar las firmas para este plebiscito».
La presidente del FA en Salto dijo que a los militares «los queremos en los cuarteles». Recordó que recientemente se aprobó en el Parlamento un decreto donde se permite la actuación de los militares en las franjas de la frontera, para cuidar la soberanía del país, “y no todos los frenteamplistas estuvimos de acuerdo con ese decreto, pero las cosas se obtienen por mayoría y se acatan».
Agregó que “el tema que hoy nos tiene muy preocupados que es la seguridad, entendemos que tiene que tener una mirada mucho más abarcativa, no la resolvemos solamente con militares en la calle», sino que «la resolvemos con mejores y más amplias políticas sociales, con mejores y más amplias políticas de empleo, con debate de ideas, para combatir el pensamiento único de que se resuelve de una sola manera el tema; la seguridad se resuelve con múltiples miradas”, sostuvo Cabrera.

“Es necesario buscar una solución a la inseguridad”

Alberto Villas Boas, presidente de la Junta Departamental de Salto

El presidente de la Junta Departamental de Salto, Alberto Villas Boas, sostuvo que es sumamente necesario y que tenga una rapidez parlamentaria el hecho de buscar una solución a la inseguridad que hay en todo el país.Villas Boas
Villas Boas hizo hincapié que la problemática no se puede enfocar en un solo departamento, «antes lo veíamos a Montevideo como uno de los departamentos con menos seguridad, pero hoy lo vemos a Salto, y mañana se puede trasladar a otros departamentos que por suerte hoy no son tapas de los diarios con estos temas, como nos ha tocado a nosotros estos días».
Comentó que los militares ya están trabajando en distintas situaciones; por ejemplo, son los guardias perimetrales de las cárceles, y recientemente fueron autorizados para la frontera, aunque no pueden pasar los 20 km del límite.
El presidente de la Junta Departamental manifestó que la propuesta de Larrañaga no es algo que considera “ está bien o mal», sino que destaca la «necesidad de que se forme algo para colaborar». En este sentido indicó que puede ser una gendarmería, “los militares pueden cumplir otra tarea”. Pero destacó que no es lo mismo los militares que la policía, ambos «tienen una preparación totalmente diferente», aunque hay militares que cumplieron un rol similar a la Policía, como fueron lo que han realizado ayuda humanitaria en diferentes partes del mundo.
Por otra parte resaltó que de esta manera, no se necesita generar más vacantes que generen a su vez más presupuesto; los militares ya están, ya tienen el armamento y la formación militar, simplemente habría que adecuarlo a lo que es realmente la función policial. «Tenemos que tener en cuenta que cuando decimos ‘los militares a la calle, no es la forma de lo que pasó hace años, y en lo cual todos hemos trabajado para tener un país democrático, esto no es Cabrerauna dictadura, es un apoyo a la policía, que tengan ese rol como lo tienen en distintas partes del mundo, que tienen la policía y también la gendarmería o militares que ayudan”. Resaltó que también se necesita una policía más preparada, y adecuar los servicios policiales, darle más facultades.
Consideró que los servicios policiales están muy reprimidos en el sentido de que no pueden actuar ante ciertas circunstancias.
“Indudablemente otra cosa que hay que modificar en muchos aspectos, es el código de proceso nuevo que deja muchas puertas y ventanas abiertas para que la delincuencia tenga facilidades para poder escapar”, expresó.
“El Uruguay cambió y cambió para mal, eso no resiste el más mínimo análisis”

Dr. Carlos Albisu:

El Dr. Carlos Albisu – cuyo sector del Partido Nacional apoya la medida propuesta por el Senador Larrañaga, nos argumentó su postura.
Antes que nada, es necesario dejar en claro que a esta situación lamentable en que nos encontramos hoy en materia de seguridad, se llega porque evidentemente el gobierno del Frente Amplio, que está en el poder desde hace ya 13 años, no ha podido o no ha querido hacer pie en este tema. Nunca.
La debacle en esta área comienza ya en el primer gobierno del Dr. Tabaré Vázquez con la sanción de la denominada ley de humanización de las cárceles impulsada por el entonces Ministro del Interior, José Díaz, largando 700 presos a la calle, así sin más, con la ingenua esperanza de resolver los problemas de hacinamiento existente en los distintos centros de reclusión carcelaria. No sólo no logró resolver el problema, sino que los liberados demostraron tener un albisu001altísimo índice de reincidencia afectando gravemente la convivencia pacífica en parte de la población de nuestro país.
De ahí en más, pasaron los ministros, pero los delitos como el hurto, la rapiña y el homicidio han venido aumentando inexorablemente hasta el día de hoy, ante la inoperante y pasiva mirada del Gobierno.
Gobierno dentro del cual conviven distintas y hasta contradictorias miradas sobre la represión del delito, con voces más o menos a favor de la misma, como si ejercer la autoridad fuera una elección del Estado y no una obligación constitucional.
Todo lo cual deja en evidencia por si hiciera falta, que dentro del partido de gobierno hay muchos rumbos en esta materia, y por lo tanto no hay ninguno.
Es así que hoy llegamos a un punto en el cual la gente ya está cansada de vivir con miedo, de vivir pensando que le puede tocar, que si sale a la calle, o aún sin salir, en su propio hogar o comercio, le pueden robar o la pueden matar. Y acá estamos todos en el bolillero, sólo es cuestión de suerte.
En lo que va del año van matando 189 uruguayos, contra 111 en igual período del año pasado. Son 189 vidas, 189 historias, 189 familias destruidas.
El Uruguay cambió, y cambió para mal, eso no resiste el más mínimo análisis.
Y en este estado de cosas es que se impulsa una reforma de la Constitución para dentro de casi dos años, incluyendo entre otros puntos, la creación de una Guardia Nacional integrada en principio por unos dos mil efectivos de las fuerzas armadas, es decir militares, quienes tendrían según dicho proyecto un entrenamiento intensivo previo a efectos de adecuarse a sus nuevas funciones de prevención, disuasión y represión en el orden interno del país, y los cuales dependerían funcionalmente del Ministerio de Defensa, pero operativamente del Ministerio del Interior, debiendo incluso ajustar su actuación a la Ley de Procedimiento Policial.
Es un proyecto muy reciente que ya estamos estudiando en profundidad con nuestros técnicos en esa área, y con el cual tal vez tengamos algunos matices, sobre todo en cuanto a la dependencia operativa que tendría esa nueva Guardia Nacional integrada por efectivos militares, del Ministerio del Interior, cuya viabilidad puede ser discutible en base a la distinta formación que tienen militares y policías y nos exige por lo tanto un análisis a conciencia y responsable de este punto en particular.

Pero está claro que el ciudadano común pide a gritos más seguridad ya, hoy, y el gobierno no se la está dando, y ahora plantea la instalación de una sede permanente de la Guardia Republicana con 150 efectivos en nuestro departamento recién para fin de este año. Por ello, si bien valoramos mucho la presentación de cualquier proyecto que intente mejorar la seguridad en el mediano o largo plazo, porque sacuden la modorra del gobierno, nosotros mismos estamos en estos días buscando incansablemente alternativas para intentar aportar soluciones en este tema tan sensible y urgente para la población, conscientes de que nos estamos jugando el partido de la vida y lo tenemos que jugar en directo y no en diferido”.

“La Guardia Nacional no es militarizar a la Policía, ni mucho menos sacar los militares a las calles; es buscar que dos mil o más efectivos, mejores capacitados, se sumen a la lucha contra la delincuencia”

Esc. Luis Alberto Avellanal – Ex Jefe de Policía de Salto

El ex Jefe de Policía de Salto, Esc. Luis Alberto Avellanal, expresó su postura respecto a la propuesta de conformar una Guardia Nacional integrada por militares, impulsada por el líder de Alianza Nacional el Senador Jorge Larrañaga, como respaldo a las fuerzas policiales en la lucha contra la escalada de la delincuencia.

¿Qué opinión le merece la propuesta realizada por el Senador Jorge Larrañaga sobre la conformación de una Guardia Nacional en la que participarían los militares?
Antes de brindar una opinión de fondo sobre la posibilidad de que el Ejército Nacional o una parte del mismo, se integre al cuidado de nuestra seguridad, digamos que estamos sobrepasados con la situación que nos está tocando vivir.
Sumado a las vidas que viene costando, la inseguridad que vivimos y nuestras familias, lo que diariamente se cierne sobre nuestro país, trastoca y empalidece el quehacer diario, disgrega familias; porque un día sí y el otro también, abrimos los diarios, prendemos la televisión para ver los informativos y nos envuelven tortuosamente las noticias sobre los desmanes, rapiñas, robos, muertes y creo que es el momento de buscar soluciones mediatas, y una de ellas es la que motiva esta interrogante de cómo veríamos la integración del Ejército, de los militares, al cuidado de la seguridad pública.
Creo importante destacar que, el cuidado de la seguridad pública está a cargo del Ministerio del Interior, con normativa legal de actuación que debe ser cambiada y aggiornada al momento en que vivimos, y que perfectamente parte del Ejército Nacional debe ser partícipe del cuidado de la gente, de su trabajo, de mantener una sociedad que trabaje, que estudie, que se desarrolle y que no deba estar mirando para los costados, viviendo agazapados por el miedo, por el ataque a que de una u otra forma, podemos estar expuestos y, de hecho, lo estamos.
Los militares tienen capacidad en el manejo de las situaciones, no necesitan ir a Harvard para instruirse en el manejo de las situaciones irregulares de la vida cotidiana; sí estimo necesario, que se sumen a los cuadros policiales con la dirigencia del Ministerio del Interior, por supuesto, no del actual, no de la incongruencia que nos está haciendo vivir, pero sí, sumarse a la estricta función policial con sus deberes y obligaciones. No hay duda que su sola presencia impone respeto y los mismos están acostumbrados a la verticalidad en sus funciones.

Muchos temen por la magnitud que podría llegar a tener una fuerza semejante, ¿cree que de llegar a concretarse la reforma constitucional, estamos ante una solución eficaz del problema?
Países como Holanda, Chile, Irlanda, Australia, entre otros, disponen de una Guardia Nacional.
Cuando me tocó estar al frente de la Jefatura de Policía de Salto -por supuesto que eran otros tiempos, otro manejo de la cosa pública-, recién comenzaba la droga a invadir nuestra sociedad; los problemas, que los había, eran otros. Hoy, ha cambiado, lo vemos, lo palpamos, lo vivimos y lo padecemos. Sabemos de la integración que deberá asumirse si se hiciera posible esta idea de integrar efectivos militares a la Policía para el cuidado de la seguridad. Ese esfuerzo y ese cambio debe ser liderado por el sistema político; el ejemplo, debe venir de arriba, pero el resto de la sociedad, los uruguayos de a pie, no pueden permanecer omisos ni mirando de lejos lo que pasa. Si no buscamos una solución acorde a las necesidades, estaremos condenando a nuestros nietos a buscar el desarrollo personal y familiar en otro lado, y que nuestro país les está negando. Creo debe quedar claro que la Guardia Nacional no es militarizar a la Policía, ni mucho menos sacar los militares a las calle; es buscar que dos mil o más efectivos, mejores capacitados, se sumen a la lucha contra la delincuencia. Puede resultar un aporte significativo y, tal propuesta, debe recibir el respaldo que la situación amerita.

¿En cierta forma también está de acuerdo con las manifestaciones vertidas recientemente por el Director Nacional de Policía, Mario Layera?
Creo que Layera fue muy claro, cuando dejó entrever el reconocimiento de su derrota en la lucha contra la delincuencia.

Cnel. (R) Carlos Bruno

“No están los militares para hacer la custodia que les quepa a los policías, por una cuestión de formación; sacarlos a las calles, no lo considero oportuno”

Ae reforma constitucional efectuada por el Senador del Partido Nacional Dr. Jorge Larrañaga, donde a grandes rasgos impulsa la participación de militares en el área de seguridad; EL PUEBLO dialogó con el ex jerarca del Ejército Cnel. Carlos Bruno, quien manifestó su opinión sobre el punto y la actual situación por la que atraviesa el Uruguay en general y Salto en particular.INFORME CNEL.CARLOS BRUNO
Como ex jerarca del Ejército y como ciudadano ¿cuál es su opinión al respecto de la propuesta de reforma constitucional impulsada por el Dr. Jorge Larrañaga?
Antes que nada quiero dejar bien en claro que, es una opinión muy personal, ya que estoy fuera de la institución desde hace varios años, si bien me encuentro en la reserva. Creo que la propuesta no es correcta, por las siguientes razones. Estamos ante dos tipos de formaciones diferentes. La policía tiene una formación, la cual es profesional, cuenta con buenos recursos humanos y materiales, para llevar adelante su actividad. Lo que sí hay que hacer, es apoyar a esa policía, desde otro punto de vista que hoy por hoy está fallando, y que realmente se nota en algunos casos, que es el jurídico, el legal. Existen un montón de cosas a tratar, antes de que los militares ocupen un escenario, que no es para ellos; por lo que estamos hablando, de que ellos tienen otro tipo de formación. Reitero; no están los militares para hacer la custodia que les quepa a los policías, por una cuestión de formación; sacarlos a las calles, no lo considero oportuno, porque hoy por hoy hay una fragmentación social muy grande, hay un deterioro; si bien entiendo el dolor de la gente, esa postura antre la cantidad de familias destrozadas que tenemos, en cuya piel debemos ponernos, tenes un poco de empatía y decirnos que, cada victima es una víctima nuestra, sentirla como propia, para entender una situación así, que realmente apena, es una cosa; lo que se propone es otra.
Habló de una fragmentación social, ¿de dónde proviene?
Ver al Uruguay en la situación en la que está al respecto, da mucha pena; por lo tanto, el clamor de muchos por la presencia de los militares en la lucha contra la inseguridad, se entiende, es comprensible desde todo punto de vista. Desde el punto de vista funcional, no es adecuado, en estos momentos; tenemos una policía que puede actuar, que cuenta con todos los medios para enfrentar la delincuencia, es profesional; el problema es que, para mí, no está respaldada correctamente, para ese actuar. Y, la delincuencia, lo interpreta, es muy hábil, sabe de esas debilidades del sistema y las utiliza muy sutilmente, y muy bien. Entonces, la policía, muchas veces, se encuentra sin el respaldo necesario; pero, al mismo tiempo, no es la solución, hoy, que el Ejército asuma un rol que no le corresponde, en este caso, que no está preparado para llevar adelante, careciendo de un marco jurídico adecuado. Aquí se ha tratado de asimilar a la tarea que se lleva a cabo en las Misiones de Paz; son dos cosas totalmente diferentes, no se pueden mezclar las cosas. Por lo tanto, mi posición sobre el tema, es que el Ejército, no tiene que intervenir todavía en este tema, como un estilo de fuerza policial. La policía está intacta, en el buen sentido, tiene todos los medios; lo que hay que hacer, es apoyarla en su tarea.
El deterioro social y el clamor que existe de seguridad, es comprensible. Entonces, dónde está la solución; y bueno… No nos olvidemos que estamos frente a un flagelo como el de la droga, que es tremendo, que ha hecho muchos estragos en la sociedad.Pero también, la situación por la que atravesamos, es producto de muchas contradicciones, hablemos claro. Por un lado vemos una lucha frontal contra el tabaquismo, lo cual nos parece bárbaro, pero, por otro lado asistimos a la liberación del consumo de la marihuana; entonces, eso lleva, en parte, a esto.
Por otra parte, la fragmentación social, donde encontramos a muchas familias disfuncionales, muchos problemas de carácter social, que demuestran una rotura de códigos, que más de códigos son ya de valores, los que están destrozados. Estamos ante una sociedad que tendrá que revertir esta situación, cuya ciudadanía tendrá la oportunidad de hacerlo democráticamente en el 2019 en las urnas. La población, ya lo está analizando; luego, cada uno sabrá, es consciente, el pueblo uruguayo es muy inteligente, y esperemos que sepa qué camino seguir.
Muchas voces sostienen que así como se ayuda ante una situación de catástrofe, debería ayudarse en el control de la seguridad; al mismo tiempo, se alzan los detractores que invocan a la historia reciente, ¿qué nos puede decir al respecto?
Creo que hay que separar bien las cosas. Un hecho puntual como es una emergencia, sea sanitaria, como fue la aftosa; una emergencia de inundación, como se ha dado en más de una oportunidad en Salto, es correcto, está bien que se colabore, ya que el Ejército tiene las herramientas para hacerlo, y un marco para actuar.
Lo otro, es muy diferente. Luego, tenemos la estigmatización de lo sucedido hace 40, 50 años, cuyas consecuencias, todavía hoy se está pagando. De hecho, esa idea que mencionaba, es así, es real. El Ejército sufre hoy, todavía, el estigma de ese pasado reciente; por eso, hay que ser muy cuidadosos en lo que se pide, en lo que se reclama, teniendo en cuenta, lo reitero una vez más, la formación que va de la mano de la misión de cada uno. La Policía la tiene muy clara, y el Ejército, también. No es bueno entreverar las cosas; se entiende el pedido, no se comparte.

Militares a la calle ¿Sí o no? – Los salteños opinan

A raíz de la ola de robos, rapiñas y asaltos que se han intensificado en estos últimos tiempos sobre todo en nuestro departamento, se dio a conocer un proyecto del del senador nacionalista Jorge Larrañaga que busca reformar la Constitución y darle otra función a los militares, que éstos puedan actuar directamente para

Pablo Sánchez – docente - “Es un tema complicado y de varias aristas.
Lo importante es tener sentido critico e identificar de donde proviene la opinión que desde el arranque es de variada procedencia. franco 002
En lo personal creo que estamos viviendo un momento del simulacro que se potencia y proyecta a traves de diversos medios fundamentalmente las redes sociales.
Allí se construye un mundo paralelo que inmediatamente entra en la trama del tejido social. Desde allí se exponen posturas que patinadas son tomadas como verdad o como la única solución.
Creo que a cualquier acto violento no lo cambias desde la violencia y la represión sino que desde la escucha, la escucha colectiva. Pero lamentablemente todo esta armado para que quedemos solos. Una persona solitaria generalmente es mas facil de engañar y de arrastrar.
En las redes sociales tenes supuestamente: millones de amigos, alguien que no sabes quien es que te invita a llevar un abrigo porque va a bajar la temperatura, alguien que te pregunta como estas hoy, etcétera. Pasado un tiempo pasa a ser tu verdad y todo lo que sucede dentro de eso también. Llegado ese momento todo lo demás es posible hasta que si los militares vuelven a la calle es la solución. El ser humano es un tanto corto de memoria. Lo que padeció lo pide y reclama como salvación. Recordar no viene nada mal en estos tiempos”.
-¿Cuál es su apreciación con respecto al proyecto que propone el Senador Larrañaga de involucrar a los militares para combatir la inseguridad?
“Es esperable desde donde viene. No esperaba otra cosa, su apuesta a la represión, al manejo de la libertad,al control colectivo no genera aportes a la construccion colectiva. Es una apuesta al obedecer, al intento de sanar superficialmente no un ir a las entrañas de la situación”.
Ramiro Ferreira – activista
-”Personalmente estoy en contra del ejército como Institución. No tiene sentido en nuestro país. Algunos países nórdicos abolieron sus fuerzas armadas e invirtieron en salud y educación con resultados que saltan a la vista.
El ejército uruguayo es una maquinaria enorme, antigua y costosa que acumula una enorme parte de la población que las demás opciones del sistema han dejado por fuera. Ni en la calle, ni en el cuartel. Pero sin dudas este proyecto no es mas que el último intento de Jorge Larrañaga por consolidar un lugar digno y notorio en la política uruguaya que tantas veces lo viera humillado. Honestamente espero que no se le de. Espero que no llegue ni con las firmas. Los detalles que propone cambiar en nuestra Constitución son la esencia que divide la República democrática del estado de sitio. Como legislador, además de populista penal represivo, es un irresponsable. Para revertir esta situación hace falta una estrategia integral, pero sobre todo a mi entender, educación, una educación humana y con recursos y estrategias suficientes es fundamental en este cambio cultural. Asimismo las acciones tendientes aintervenir de lleno en territorios, tanto policiales como sociales son pilares en la prevención del delito. Pienso además que debe haber un replanteo de la ética y latransparencia policial, adaptándose a las exigencias del siglo veintiuno. La memoria colectiva aún sigue recordando los abusos que los militares realizaron en los años 70. Considero que no es correcto el camino planteado por el Senador Larrañaga. Si es importante resaltar que la situación actual esta descontrolada. Desde mi punto de vista sería oportuno reformular las leyes para darle más garantía al ciudadano honrado y trabajador. Actualmente tanto el trabajador como la policía son rehenes de la legislación actual. Considero que con la policía actual y realizando modificaciones penando con mayor severidad a quienes delinquen podemos volver a la senda la seguridad ciudadana. Estamos viviendo en un estado solo de derechos y no se hace cumplir las obligaciones.
Camilo Monetta – docente - “La memoria colectiva aún sigue recordando los abusos que los militares realizaron en los años 70. Considero que no es correcto el camino planteado por el Senador Larrañaga. Sí, es importante resaltar que la situación actual esta descontrolada. Desde mi punto de vista sería oportuno reformular las leyes para darle más garantía al ciudadano honrado y trabajador. Actualmente tanto el trabajador como la policía son rehenes de la legislación actual. Considero que con la policía actual y realizando modificaciones penando con mayor severidad a quienes delinquen podemos volver a la senda la seguridad ciudadana. Estamos viviendo en un estado solo de derechos, y no se hace cumplir las obligaciones”.
Franco Sicilia (22 años, estudiante) - “Creo que la medida que propone Larrañaga es totalmente antipopular y muchos sectores del Partido Nacional están en desacuerdo. Aparte que creo que la gente que recuerda lo que fue la Dictadura no desea que salgan los militares a la calle.También recuerdo cuando Larrañaga antes de las elecciones municipales había hablado también de los militares en la calle. En ese momento el intendente de Paysandú – por el Frente Amplio (el joven es sanducero) convocó a La Republicana y regularizó mucho la situación con la delincuencia. Esa misma iniciativa se replicó aquí. Pienso que se tienen que mejorar las leyes del Código Penal y los procesos penales, porque siempre están atrás de las situaciones. La ley debe anticiparse a los hechos y no ir detrás”. Rocío – enfermera – “Considero que pedir la colaboración de los militares sería muy beneficioso. Toda la ciudadanía está reclamando por seguridad. A los policías no se los ve en los barrios. Vivo en Salto Nuevo que es un barrio que últimamente ha sido muy vandalizado y robado. Cuando estuvo La Republicana mermó la delincuencia porque sentían la presión.
Tendría que volver La Republicaba y si fuera batallón aún mejor. No sé por qué retiraron a la Policía de los ómnibus.
Tarde de la noche andan estudiantes y gente que trabaja en los buses y ya han sucedido graves hechos de inseguridad”.

Informe realizado por:

Wanda Aranguren
Fernanda Ferreira
Sara Ferreira
Dr. Adrián Báez







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...