La tiesa calma del invierno trajo una nueva ola de rapiñas y delitos violentos que llamó la atención de los salteños

Tan solo 30 segundos fueron suficientes para que dos delincuentes se hicieran de un botín de 50 mil pesos, tras la rapiña ocurrida en una pizzería en pleno centro de nuestra ciudad. En la rentadora de automóviles, el atraco duró unos segundos más, casi un minuto y en esa ocasión se llevaron cerca de 100 mil pesos.

Para los delincuentes, el negocio es redondito, se hacen de mucho dinero bajo la intimidación, la amenaza y el miedo que imponen con sus armas de fuego, cuando no llegan a herir o matar sin piedad alguna. Mientras tanto, la población permanece en vilo y atemorizada, viendo como una ciudad que hasta hace poco tiempo se decía “tranquila”, se ha vuelto la tierra de la delincuencia.
Salto, no es la misma ciudad de hace diez años atrás, ha crecido, y con ella también ha crecido la delincuencia y el negocio de venta de drogas, ese flagelo que se apodera de muchos de nuestros jóvenes los cuales en su mayoría terminan delinquiendo para continuar en ese círculo.
Más allá del trabajo que hacen las autoridades correspondientes, en su lucha por prevenir y reprimir la delincuencia y la justicia a través de la aplicación de las penas para estos sujetos; es la misma sociedad la que debe ponerse al hombro esta lucha a través de la búsqueda, aunque por momentos utópica, de una sociedad mejor, sin bajar los brazos.
Es que, cuando todo parecía haberse calmado, volvieron. Esa fue la sensación de muchos salteños tras lo que parece ser una segunda oleada de hurtos violentos y rapiñas, luego de lo que fueron los duros meses de marzo, abril y mayo, a principios de este año, donde todos los días nos levantábamos con la triste noticia de una nueva rapiña y con el temor de que en uno de esos hechos se pudiera perder una vida inocente. Sin embargo, pecamos de ingenuos si pensamos que todo se había terminado así como pecamos de ingenuos ahora, si creemos que tras la prisión de los autores de dos de las últimas rapiñas cometidas, vuelve la calma. Tenemos que tomar conciencia que la delincuencia está instalada en Salto y en la lucha por mantener una sociedad mejor estamos todos involucrados. Desde la precaución, estar alertas, denunciar cualquier hecho o actitud sospechosa y en mostrarle a la juventud que hay otro camino para seguir, que se puede vivir lejos del delito y sobre todo respetando a quien se tiene en frente.

LOS HECHOS QUE MÁS CONMOVIERON
Estos días atrás, tras la rapiña a la Pizzería Trouville, a la rentadora Travel, al Centro de Diálisis, a un repartidor en barrio Gallino donde se lo hirió en la pierna, volvió el recuerdo de los tristes hechos ocurridos sobre todo en los meses de marzo, abril y mayo, por el dolor que todos sentimos tras la muerte del joven Andrés Duarte en una rapiña ocurrida en un comercio de barrio Ceibal y poco después la muerte de otro comerciante, Nelson De Mattos, esta vez en Salto Nuevo. Hechos que provocaron una serie de manifestaciones en repudio y reclamo de más seguridad, con mucha gente que se movilizó por calle Uruguay e incluso llegando a cortar la ruta 3 bajo el lema “Salto dice basta”, lo que motivó una fuerte reacción de las autoridades con más presencia policial y de la Guardia Republicana, ante la inseguridad en el departamento.
Pero los asaltos y rapiñas fueron moneda corriente desde principio de año y en los meses consecutivos, vale recordar el asalto a la panadería Paso Nivel, la rapiña a la farmacia del barrio Independencia, el atraco ocurrido en el comercio El Trebol en el Cerro y en Salto Nuevo, poco después las rapiñas a los camiones de reparto (tres en un mismo día) y la temida acción de los motochorros; entre muchos otros atracos, rapiñas y asaltos ocurridos en casas de familias, comercios y a transeúntes, en lo que va del año y que es casi imposible de numerar a todos.

CINCO AÑOS DE PRISIÓN A LOS AUTORES DE RAPIÑAS
Recientemente, fue condenado a 5 años de prisión, el autor de las rapiñas a pizzería Trouville Centro y al Centro de Diálisis, tras haber sido detenido junto a otros delincuentes en el marco de la operación Otto. A raíz de las drogas, dinero y armas incautados durante los allanamientos, se pudo procesar a otros sujetos involucrados en diversos delitos. Sin embargo y a pesar de estas detenciones, las investigaciones continúan para dilucidar el hecho perpetrado en la rentadora de automóviles Travel.
El esclarecimiento de algunos hechos delictivos trae cierta tranquilidad a la población, sobre todo a las víctimas de los delitos, pero es una calma que no se sabe cuánto tiempo pueda durar.
En el presente informe, se recoge la opinión de varias personas que han sido víctimas de estos delitos violentos así como la opinión de las autoridades directamente vinculadas a la prevención y represión del delito para poder comprender lo que pasa en Salto y cómo se puede mejorar y salir de esta situación.

Eran casi la una de la mañana del pasado sábado y muy poca era la gente que circulaba a esa hora… prácticamente no se veía a nadie transitar por calle Uruguay.

Tampoco se vio patrulleros circulando y agentes custodiando en las esquinas, dando lugar a un momento propicio para que los delincuentes iniciaran su plan.
De todos modos nadie espera que en pleno centro pueda darse un suceso digno de los filmes de acción.
Íbamos con una amiga por calle Uruguay hacia plaza Artigas, pendientes de un par de personas ebrias que iban vociferando visiblemente alterados por el alcohol. Uno de ellos portaba una botella en la mano…. sin dudas un panorama que auguraba cierto peligro.
Al llegar a las inmediaciones de la pizzería Trouville – de la nada pasó raudamente una moto por Uruguay a contraflecha con dos ocupantes.
“¿Y esos? ¡Qué locura! Van a contramano” – exclamó mi amiga… pero como íbamos cuidándonos de los ebrios no reparamos que podría tratarse de un intento de robo – y para peor – ni un alma en la calle.
Luego supimos que pasaron para estudiar el panorama antes de poner en práctica su maléfico plan.

EL RELATO DE UNA MOZA
Adriana – una de las mozas de la pizzería Troville – accedió a relatar lo ocurrido esa aciaga noche si bien – por fortuna – no hay que lamentar víctimas fatales – sin quitar la importancia del daño psicológico que le queda a las personas después de vivir una circuntancia como esas.
Los individuos al parecer habían circulado a contraflecha para tener un panorama de la movida de la pizzería en ese momento, antes de irrumpir con sus armas.
Todo indica a pensar que dieron la vuelta a la manzana. En ese momento la puerta estaba sin el seguro electrónico.
Descendieron del birrodado y uno de los delincuentes amenazó al mozo que estaba en la entrada diciéndole “si te movés, te quemo”.
El otro en cuestión de segundos ingresó y se fue silenciosa y rápidamente directo a la caja con el revólver en mano.
Al llegar le dijo a la cajera – “Dame la plata” y ésta se la entregó de inmediato, puesto que tenía todos los billetes allí, ya que se encontraba haciendo el cierre del día.
Los billetes sumaban un total de cuarenta mil pesos, que fue lo que finalmente se llevaron.
Adriana recordó – al compartir su relato – el miedo que sintió aquella noche.
“Fue cuestión de minutos nos pareció una eternidad… al verlos entrar, quedé fría.
Quedaban dos mesas… los de la derecha tiraron sus celulares y pertenencias hacia el piso y se quedaron tapándose la cabeza y los ojos… los otros también se impactaron con los que estaba pasando” – rememoró la moza.
Parte del personal disparó hacia arriba y los demás quedaron quietos en sus lugares hasta que pasó el angustiante momento.
Estaba todo estudiado.., aprovecharon que el mozo salió para entrar al local.
¿Piensan tomar otras medidas de aquí en más? – preguntamos.
“No hay mucho por hacer – respondió uno de los integrantes del personal del restaurante.
Las puertas no pueden estar permanentemente cerradas ya que hay que atender a las mesas que se sientan afuera. La idea es seguir con este sistema porque mucho no queda por hacer… hay que seguir atendiendo a los clientes”.
¿Ya les había sucedido algo parecido?
“No… es la primera vez y fue muy traumática… nadie se lo esperaba”.
¿Han pensado en contratar una custodia?
“Podría ser… igual de estas cosas hoy nadie está libre”.
Los delincuentes fueron los dueños de la situación, intimidando al personal y a los clientes con una escopeta y un revólver… luego al retirarse por Sarandí a contraflecha, tiraron un tiro al aire… como si fuera una escena de una película del lejano Oeste.
Estas personas – como tantas que trabajan en este tipo de servicios – están a merced del riesgo.
Ante la ola de delincuencia muchos empresarios han decidido trabajar a puerta cerrada, lo que conspira significativamente con el movimiento económico del negocio.
Los delincuentes en cuestión de segundos pueden vulnerar los espacios y lograr sus objetivos sin más. Mientras una sociedad tiene que moverse tras las rejas.
EL PUEBLO hizo el intento de hablar con la cajera quien prefirió no hablar… una reacción totalmente entendible luego de tener que atravesar una situación traumática que deja secuelas en cualquier persona.
Tampoco resulta fácil encontrar nuevas estrategias de seguridad en los espacios donde el público busca el disfrute de una buena mesa, relax y charla entre amigos.
Y en las estaciones cálidas la preferencia es sentarse al aire libre.

Asalto a la Pizzería Trouville: después del terror.

Eran casi la una de la mañana del pasado sábado y muy poca era la gente que circulaba a esa hora… prácticamente no se veía a nadie transitar por calle Uruguay.

Tampoco se vio patrulleros circulando y agentes custodiando en las esquinas, dando lugar a un momento propicio para que los delincuentes iniciaran su plan.
De todos modos nadie espera que en pleno centro pueda darse un suceso digno de los filmes de acción.
Íbamos con una amiga por calle Uruguay hacia plaza Artigas, pendientes de un par de personas ebrias que iban Operativovociferando visiblemente alterados por el alcohol. Uno de ellos portaba una botella en la mano…. sin dudas un panorama que auguraba cierto peligro.
Al llegar a las inmediaciones de la pizzería Trouville – de la nada pasó raudamente una moto por Uruguay a contraflecha con dos ocupantes.
“¿Y esos? ¡Qué locura! Van a contramano” – exclamó mi amiga… pero como íbamos cuidándonos de los ebrios no reparamos que podría tratarse de un intento de robo – y para peor – ni un alma en la calle.
Luego supimos que pasaron para estudiar el panorama antes de poner en práctica su maléfico plan.

EL RELATO DE UNA MOZA
Adriana – una de las mozas de la pizzería Troville – accedió a relatar lo ocurrido esa aciaga noche si bien – por fortuna – no hay que lamentar víctimas fatales – sin quitar la importancia del daño psicológico que le queda a las personas después de vivir una circuntancia como esas.
Los individuos al parecer habían circulado a contraflecha para tener un panorama de la movida de la pizzería en ese momento, antes de irrumpir con sus armas.
Todo indica a pensar que dieron la vuelta a la manzana. En ese momento la puerta estaba sin el seguro electrónico.
Descendieron del birrodado y uno de los delincuentes amenazó al mozo que estaba en la entrada diciéndole “si te movés, te quemo”.
El otro en cuestión de segundos ingresó y se fue silenciosa y rápidamente directo a la caja con el revólver en mano.
Al llegar le dijo a la cajera – “Dame la plata” y ésta se la entregó de inmediato, puesto que tenía todos los billetes allí, ya que se encontraba haciendo el cierre del día.
Los billetes sumaban un total de cuarenta mil pesos, que fue lo que finalmente se llevaron.
Adriana recordó – al compartir su relato – el miedo que sintió aquella noche.
“Fue cuestión de minutos nos pareció una eternidad… al verlos entrar, quedé fría.
Quedaban dos mesas… los de la derecha tiraron sus celulares y pertenencias hacia el piso y se quedaron tapándose la cabeza y los ojos… los otros también se impactaron con los que estaba pasando” – rememoró la moza.
Parte del personal disparó hacia arriba y los demás quedaron quietos en sus lugares hasta que pasó el angustiante momento.
Estaba todo estudiado.., aprovecharon que el mozo salió para entrar al local.
¿Piensan tomar otras medidas de aquí en más? – preguntamos.
“No hay mucho por hacer – respondió uno de los integrantes del personal del restaurante.
Las puertas no pueden estar permanentemente cerradas ya que hay que atender a las mesas que se sientan afuera. La idea es seguir con este sistema porque mucho no queda por hacer… hay que seguir atendiendo a los clientes”.
¿Ya les había sucedido algo parecido?
“No… es la primera vez y fue muy traumática… nadie se lo esperaba”.
¿Han pensado en contratar una custodia?
“Podría ser… igual de estas cosas hoy nadie está libre”.
Los delincuentes fueron los dueños de la situación, intimidando al personal y a los clientes con una escopeta y un revólver… luego al retirarse por Sarandí a contraflecha, tiraron un tiro al aire… como si fuera una escena de una película del lejano Oeste.
Estas personas – como tantas que trabajan en este tipo de servicios – están a merced del riesgo.
Ante la ola de delincuencia muchos empresarios han decidido trabajar a puerta cerrada, lo que conspira significativamente con el movimiento económico del negocio.
Los delincuentes en cuestión de segundos pueden vulnerar los espacios y lograr sus objetivos sin más. Mientras una sociedad tiene que moverse tras las rejas.
EL PUEBLO hizo el intento de hablar con la cajera quien prefirió no hablar… una reacción totalmente entendible luego de tener que atravesar una situación traumática que deja secuelas en cualquier persona.
Tampoco resulta fácil encontrar nuevas estrategias de seguridad en los espacios donde el público busca el disfrute de una buena mesa, relax y charla entre amigos.
Y en las estaciones cálidas la preferencia es sentarse al aire libre.

Dr. Pablo Perna – Rentadora de automóviles Travel 

“Se pretende combatir la inseguridad con las leyes patéticas que tenemos y con una peor logística”

EL PUEBLO dialogó con el propietario de la rentadora de automóviles Travel, la cual fue víctima de una rapiña días atrás, de la que se llevaron un botín de unos 100 mil pesos aproximadamente, hecho que aún viene siendo investigado por las autoridades.
¿De qué manera ocurrió la rapiña?
En ese momento, se encontraba el encargado de la rentadora, cuando dos personas, masculinos, quienes circulaban en una motocicleta, estacionaron en la puerta, armados, uno de ellos se bajó y encañonó al encargado, diciéndole: “dame todo lo que tengas, dame el dinero, o te quemo”. Indudablemente que ante esa situación, se le hizo entrega del dinero que había, y se retiraron, sin haber pasado a mayores, afortunadamente. Y a uno lo que le queda es el consuelo del estúpido, que es pensar que al menos, no lesionaron a la persona, o no lo mataron, o no le dispararon en la pierna como le sucedió a otro comerciante. Entonces, no podemos tolerar más esa situación, la cual debe de ser revertida.Perna
¿Han tenido algún tipo de dato que dilucide el hecho?
Mire, la Policía no puede hacer más de lo que hace. Ellos ponen todo el empeño y el esfuerzo, pero, a quién va a encontrar. Imagínese que en Salto hay 24 cámaras en total, más o menos; y en un barrio privado son la cantidad de cámaras que están poniendo; entonces, se pretende combatir la inseguridad con las leyes patéticas que tenemos y con una peor logística. Por favor.
Como ciudadano y comerciante, ¿se siente inseguro o considera que son hechos aislados?
En primer lugar, aquel comerciante que se sienta seguro, es un inconsciente. Hoy, nadie está seguro en esta sociedad, comenzando porque las leyes que ha aprobado este gobierno, entre ellas el Código del Proceso Penal (CPP), ha demostrado una deficiencia absoluta para combatir el delito y como Abogado que he ejercido el Derecho Penal, le puedo decir que hoy, defender a un delincuente es un chiste, se lo saca fácil. Hoy, un delincuente detenido por un atraco a una ferretería donde falleció un joven de 21 años, a un año de ese lamentable hecho, ya está libre. Hablamos de una persona que con intención de matar le quitó la vida a otra persona, y que tras llegar a un acuerdo con el Fiscal, le dieron 4 años y unos meses y cuando cumpla la mitad de la pena, va a estar libre. Por lo tanto, le puedo decir que las leyes, son un chiste. Lo digo como profesional del derecho y como ciudadano.
Además, tenemos a una Policía que hoy, está totalmente desmotivada, donde generalmente demoran en llegar a los servicios, a los efectos de no enfrentarse con los delincuentes; porque hoy, lo que está sucediendo, es que la Policía también ha perdido poder; poder para el interrogatorio, lo cual, hoy, ya no pueden hacerlo, si no es adelante del Fiscal. Además, tenemos el hecho de la poca flexibilidad para utilizar el arma de reglamento; hay policías que por utilizar el arma de reglamento para intentar reducir a un delincuente, han sido suspendidos y apartados de la fuerza. Entonces, yo policía, qué autoestima tengo como autoridad; ninguna. No se sabe cómo actuar llegado el momento, y si actúa, pueden suspenderlo, sancionarlo y apartarlo del cargo. Por lo tanto, nos resta decir que, estamos viviendo bajo un gobierno demagogo, totalmente ineficaz, al cual debemos cambiar, porque nos están matando.
Y, acá, el único responsable de que siga adelante el Ministro del Interior Bonomi, es el Presidente de la República, Tabaré Vázquez, a quien le es totalmente indiferente que nos estén matando y que la delincuencia esté ganando territorio. Es delirante lo que estamos viviendo; nunca antes vivido. Todos los días una rapiña con arma de fuego. Si somos víctimas de algún tipo de atraco y que eventualmente se llegue a un homicidio en primer lugar, no van a encontrar al homicida; y si lo llegan a descubrir, la pena va a ser ridícula. Por lo tanto, estamos viviendo una situación de anarquía, la cual debemos revertir drásticamente.
Y volviendo al inicio de la pregunta de si hoy nos sentimos seguros, bueno, el que se sienta seguro en esta sociedad, es, repito un inconsciente.

Para el CCIS hay que fomentar el trabajo, apoyar el deporte y la educación para alejar a los jóvenes de las calles y el delito.

Directivos del Centro Comercial se reunieron días atrás con autoridades de la Jefatura Departamental de Salto por los últimos hechos delictivos a comercios salteños que conmovieron a la sociedad.
En representación de la gremial empresarial, Alfredo Berretta se refirió al trabajo que realizan con la Policía para que “sea fuerte, respetada por todos y pueda cumplir su función”.
En ese sentido, señaló que para ellos el tema de la delincuencia no está solucionado hasta que no se solucionen otros problemas que son más de raíz para poder tener el Uruguay que teníamos antes.
“Debemos reconocer que hay un margen de la población que ha optado porque esto sea un modo de vida y todos debemos trabajar para volver a tener el Uruguay que teníamos antes. Hay que concientizar a la gente que el único modo de vida tiene que ser el trabajo y para eso los gobernantes junto a las fuerzas vivas y todos los actores tienen que tomar políticas de aliento para promover el trabajo, para que sea rentable a las empresas tener un funcionario más, que eso va sacando gente de la calle. El tema de las PIMES (Pequeñas y Medianas Empresas) que puedan funcionar y no estén cerrando como pasa ahora”, resaltó Berreta como una opción de vida diferente a la delincuencia.
Asimismo, remarcó la importancia del estudio, que los niños puedan terminar la escuela y los jóvenes puedan terminar el liceo. “Hasta que no nos concienticemos en eso, en la importancia del estudio y que van a poder trabajar a partir de ahí, esto no va a cambiar. No como ahora, donde es una incertidumbre todo y da lo mismo si estudio o no”, agregó.
También hizo hincapié en el deporte como otra alternativa viable para sacar a los niños y jóvenes de la calle, “que todos tengan las mismas posibilidades de participar en diferentes clubes y ahí podrían haber políticas gubernamentales para apoyar a los clubes a que sean más fuertes y puedan ofrecer más cosas”, dijo Berretta.
Según el directivo del Centro Comercial, la delincuencia se da en su mayoría en aquellas personas que rondan los 15 a 30 años y por eso se vuelve fundamental apoyara los jóvenes en esta edad para llevarlos por un mejor camino y alejarlos de la delincuencia.
ESTAR PRECAVIDOS Y TOMAR RECAUDOS
En lo que respecta a la actitud que hay que tomar ante el delito en sí, Berretta dijo que es fundamental estar precavidos y alertas. “La gente tiene que estar tranquila pero siempre expectante, tomar los recaudos necesarios para no facilitar al delincuente. No dejar nada en los vehículos, cerrar las puertas y ventanas, no dejar algo que pueda ser hurtado fácilmente a la vista”, comentó el entrevistado.
DENUNCIAR CADA HECHO DELICTIVO
Berretta informó también que tras las reuniones mantenidas con las autoridades policiales, hubo un compromiso de las mismas de intensificar el patrullaje, que el PADO (Programa de Alta Dedicación Operativa) sigue funcionando de igual manera que las investigaciones.
Asimismo, invitó a la población a denunciar cada hecho delictivo de que son objeto porque de lo contario la policía no puede actuar. Además, así van marcando las zonas más conflictivas y los lugares donde se comenten los delitos en un mapa que les permite trabajar mejor en la lucha contra la delincuencia.
SEGUIR TRABAJANDO, EXPECTANTES Y ALERTAS
“Hay que seguir trabajando, con los ojos bien abiertos, estar expectantes y alertas de todo lo que pase. Tenemos que estar conscientes que convivimos con un sector de la sociedad que ve en el delito su forma de vida y que dentro de ese modo de vida está el tema de la droga que le está quemando la cabeza a nuestra juventud y que la única forma que salgamos de esto es si nos involucramos todos”, concluyó el empresario.

Crio. Giovanni Bacci – Vocero Jefatura de Policía de Salto.
“Llevamos 41 personas procesadas por rapiña en lo que va del año”.

En diálogo con el Vocero de la Jefatura de Policía de Salto, Crio. Giovanni Bacci, se informó de la prevención que se viene desarrollando a través de un masivo patrullaje, y de os resultados que se han obtenido hasta el momento.
¿De qué manera se ha venido encarando el aumento del delito?
Podemos decir que desde el año pasado, se han ido cambiando los sistemas de patrullaje urbano, para darle más movilidad a lo que son los sistemas de prevención dinámicos de la Policía. INFORME VOCERO DE LA JEFATURA DE POLICÍA
Ciertos sistemas conocidos por muchos, como el de la Comisaría, el Destacamento, o sea, los sistemas más estáticos, están, podemos decir hoy, perimidos, es decir, no tienen sustento por razón de la propia movilidad del delito, circunstancia, forma en que los delincuentes realizan su actividad.
Entonces, podemos decir que desde el año pasado se ha venido modificando eso; al punto que, luego de las rapiñas violentas, hechos graves que pasaron a principio de este año, desde principios de agosto estábamos en una relativa calma. ¿Por qué?; bueno, porque a través de los trabajos de prevención, de esos patrullajes dinámicos a los que nos referimos, y los trabajos de investigación, que realizan la Dirección de Información Táctica, la Dirección de Investigaciones, la Brigada de Narcóticos, y, también es importante decirlo, la incidencia del trabajo contra el narcotráfico que se ha hecho, por el cual se ha incrementado sustancialmente este año la cantidad de sustancia incautada, pudiendo decir que es mucho más que el doble de lo que se incautó en el 2017, con un trabajo mucho más incisivo en retirar el producto del mercado; todo eso, mancomunadamente, la prevención, el control de tráfico de armas, la incautación de estas y de estupefacientes, hace que se haya mejorado sustancialmente en este lapso, reitero, desde principio de agosto hasta ahora, en el cual tuvimos menos hechos de rapiñas violentas, aunque sí continuaban las de menor violencia. Esto no quiere decir que tengamos que aflojar en el trabajo; muy por el contrario, hay que mantener el terreno ganado. Por eso es que, se sigue, continuamente, modificando, actualizando, aggiornando los sistemas de patrullaje.
En la última semana se registraron nuevos hechos de violencia contra los que se actuó rápidamente, ¿es así?
La semana anterior comenzó otra ola de rapiñas de tipo muy violento, con ingreso a comercios, con armas de grueso porte como pueden ser las escopetas; lo cual implicó una reacción inmediata de los servicios de investigaciones, de la Dirección de Información Táctica, con el resultado al que se llegó en estos días, donde se procesaron a cuatro personas por hechos de estas características de las que hablamos: tenencia de armas, narcotráfico, hurtos y rapiña.
Además de las personas, debemos tener en cuenta la cantidad de hechos que se aclaran; recordemos que tenemos varias rapiñas (en la pizzería céntrica, en el Centro de Diálisis y en otros lugares de la ciudad), que eran estos grupos los que estaban llevándolas adelante. Resta, continuándose con los trabajos de investigación, resolver otras rapiñas que todavía están en proceso de cerrase y concretar la detención de personas, las que ya estarían identificadas.
¿Se ha acompasado el trabajo con el nuevo Código del Proceso Penal?
Desde antes de la entrada en vigencia el pasado 1º de noviembre del nuevo Código de Proceso Penal, la Policía se ha venido preparando para este tipo de circunstancias ante las nuevas exigencias.
El trabajo policial, podemos decir que está acompasado con dichas nuevas exigencias, si realizamos una evaluación a casi un año de regir el nuevo CPP. Lo cual no implica otras circunstancias, porque tenemos un mayor índice de delitos; la Policía lo que ha hecho, es trabajar en consecuencia, al punto que estamos en condiciones de afirmar que al día de hoy, llevamos 41 personas procesadas por rapiña en lo que va del año, 30 mayores y 11 menores de edad.
Estadísticamente ha habido un incremento de lo que es el tipo penal rapiña (todo aquello que configure una violencia al sustraer una cosa); lo cual implica que también se han ido modernizando, por decirlo de alguna forma, mejorando, intensificando, los sistemas de patrullaje dinámicos, a través de los cuerpos específicos como el PADO, el GRT, pero también con la colaboración de otros como la Brigada de Tránsito, Investigaciones, que si bien tiene sus tareas específicas, en las horas de menor incidencia de su trabajo directo, hacen también tareas de prevención. Todas las unidades ejecutivas que tenemos en la Jefatura, están abocadas a la tarea operativa – preventiva del delito en general.
En los últimos tiempos hemos visto que ha cambiado la georeferenciación del delito; esas rapiñas que se venían viendo mayormente en la zona sur de la ciudad, en la zona céntrica, se han ido desplazando un poco más a las zonas periféricas. En Salto Nuevo, incluso, la incidencia ha bajado sustancialmente, a partir del trabajo de la Guardia Republicana, que ha prestado un trabajo de apoyo, principalmente en la zona sur (Salto Nuevo, Quiroga, La Esperanza, Don Atilio) sin perjuicio del respaldo que otorga a nuestras unidades, en cualquier parte de la ciudad.

Alex Toledo – dueño de la Pizzería Dominico
“La modalidad de trabajar a puertas cerradas afecta directamente en el trabajo”

Debido a los colegas de la pizzería céntrica, volveremos a trabajar a puertas cerradas, por seguridad del personal y de nuestros clientes.
Pedimos disculpas a quienes tienen que pararse en la puerta y preguntar si estamos trabajando… pero esto se va nuevamente de las manos y detrás de cada trabajador y cliente hay una familia esperando. Agradecemos comprension y compartir. Equipo de pizzeria Dominico”
Este texto compartió el personal de la Pizzería Dominico en las redes sociales luego de que acaeciera – el pasado sábado – el asalto a mano armada en el restaurante Trouville en el corazón del centro de nuestra ciudad.
Nuestro medio mantuvo diálogo con el dueño de la pizzería Dominico – Alex Toledo – a fin de rescatar su testimonio frente a esta nueva ola delictiva que pretende inquietar nuevamente a nuestra comunidad.
“Nosotros tuvimos que tomar esa decisión… en realidad la finalidad de las rejas es la protección mientras el negocio estuviera cerrado, como cualquier persona que se retira a su hogar.
Trabajar a puertas cerradas es una medida que se tomó para evitar daños físicos tanto a nuestros clientes como al personal que trabaja con nosotros y también evitando los daños materiales” – compartió el empresario.
Lo que se hace en este momento es simplemente tener la reja con llave manual.
Cualquiera de los integrantes del personal puede acercarse a abrirle a los clientes que son conocidos en su gran mayoría. Para poder ser recibidos sin problemas en la pizzería debe entrar sin gorro y sin casco, con la cara descubierta.
“No quita que pueda presentarse una persona bien vestida y a cara descubierta y que finalmente se trate de un delincuente” – expresó el dueño del local.
¿Se vivió alguna vez algún evento extraño?
-”Hasta el momento no, pero siempre se está previendo”.
¿Se ha visto patrullaje en la zona?
-”Sí.. se ve bastante seguido… el personal que anda en moto y patrulleros. Cuando comenzó la ola de robos a los almacenes, nosotros hicimos la misma publicación en Facebook. Aquí es una zona estratégica, ya que tenemos en frente al Salto Shopping.
De todos modos ya no tenemos seguridad de nada. A la vista está que el sábado en plena calle Uruguay ocurrió un asalto a mano armada”.
-¿Ve a los clientes preocupados por la situación?
-”Ya de por sí, al ver la puerta cerrada llegan menos, por lo que ello afecta directamente al trabajo. Dejamos varias luces encendidas para mostrar que tenemos abierto pero igualmente ha mermado la cantidad de clientes. Lo primero que preguntan cuando ven la reja es si alguna vez nos robaron… en este momento es el tema de conversación. El tema es que hay muchas personas que les gusta salir a la calle y comer al aire libre… no les gusta estar encerrados. Estossin dudas nos afecta directamente. Cuando hace calor es necesario tener todo abierto y poner las mesas afuera.

Marcos Quevedo, director del Conservatorio de música “La Academia” – trabajando a puertas cerradas.
“Lo único que nos queda es contratar una empresa de seguridad. Nos sentimos totalmente a la deriva”.

La academia está instalada desde el 2004 en el barrio San Martín y desde ya hace unos cuantos años se decidió instalar un sistema de alarmas debido a episodios de hurtos en la zona.

“En la primera época cuando abríamos trabajábamos a puertas abiertas. No existían rejas en el fondo.
No había alarma ni menos cámaras de seguridad. Ni pensábamos en eso.
Sí, pasaba gente pidiendo algún tipo de ayuda económica para comer. Pero nada del otro mundo. En estos últimos años hemos tenido que agiornarnos” a la actualidad” – sostuvo.

En el 2010 “La Academia instaló su sistema de alarmas y en el 2015 se colocaron cámaras de seguridad, teniendo la oportunidad de poder monitorear todo el movimiento desde los celulares
A la vez se tuvo que reforzar todo el fondo con rejas.
El motivo estaba a la vista era porque al súper lo habían robado incluso a mano armada.

A los vecinos han querido entrarles. Por tal motivo buscamos la forma de asegurarnos de que para entrar tengan inconvenientes varios” – enfatizó el empresario.

Lo más llamativo es que habían intentado robar anteriormente el mismo foco pero cortaron la corriente con un cuchillo, quedando tirado en el piso el delincuente y luego se levantó y salió corriendo.
En la actualidad no hay día en que los docentes no se levanten a observar las cámaras. “Lo único que nos queda es contratar una empresa de seguridad con personal porque nos estamos sintiendo a la deriva con todo lo que está sucediendo” – aseveró Quevedo.