- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Pululan los robos de motos en Salto

Una modalidad usada por los delincuentes para tener un medio de transporte con el cual cometer delitos

Los robos de motos en nuestra ciudad se suscitan a diario y las víctimas de estos delitos no pueden sino sentir impotencia ante esta situación, ya que este medio de transporte es en muchos casos también su única herramienta de trabajo o el único vehículo que tienen para trasladarse.
Hay quienes lo compraron con mucho sacrificio y hasta en un extenso plan de financiación, e incluso apenas llevaban pagas sus primeras cuotas cuando en tan solo unos minutos se la roban.
Ante tal situación y el hecho de que muchos de estos birrodados que son robados, se utilizan para cometer otros delitos tales como la serie de asaltos que ha venido ocurriendo en los últimos tiempos, así como otros robos y arrebatos, o tráfico de drogas.controles [1]
El Ministerio del Interior intentó dar respuesta a través de la implementación de “Aruera”, un operativo de control de motos que en el mes de marzo cerró su tercer año de implementación.
En dicho período, más de 260 mil motos fueron intervenidas en todo el país y Canelones fue uno de los departamentos que más controles realizó con un total de 39.679 motos inspeccionadas.
En tal sentido, EL PUEBLO obtuvo para el presente informe los datos que el operativo realizó en nuestro departamento hasta el mes de marzo de este año (sin los de la última semana, cuyos datos aún no fueron contabilizados), donde se arrojan resultados muy interesantes.
El acumulativo general desde 1º de marzo de 2015, según la información brindada desde el Ministerio del Interior, da cuenta que en Salto se realizaron 3.113 operativos, se inspeccionaron 22.470 motos, se recuperaron 40 motos y 876 fueron incautadas, mientras que 472 personas fueron detenidas.
En estos tipos de operativos también se realizan controles de espirometría y en el acumultaivo se informa que se realizaron 80 análisis de este tipo en Salto, de las cuales 41 dieron resultado positivo.
48.664 OPERATIVOS EN TODO EL PAÍS
Tres años pasaron desde aquel 15 de marzo cuando el ministro del Interior, Eduardo Bonomi daba la partida a los operativos de control de motos “Aruera”. En principio, se realizó en Montevideo, por parte de la propia Jefatura, a la que se le sumaron la Dirección Nacional de Guardia Republicana y la Dirección Nacional de Policía de Tránsito.
Esta operación se implementó en respuesta a una situación delictiva que se estaba dando, donde los delincuentes utilizan los birrodados para cometer hechos tales como los hurtos y rapiñas, así como el tráfico de drogas.
En el marco de estos controles, el Ministerio del Interior informó que la Policía realizó en todo el país 48.664 operativos donde intervino 267.957 motos y ciclomotores, de las que 12.629 de ellas fueron incautadas.
Asimismo, 2.163 personas fueron detenidas por diferentes irregularidades al conducir, ya sea por la falta de documentación del birrodado, por no tener habilitación, no estar en condiciones, por contravenir la reglamentación del tránsito, o porque el vehículo -o la persona -presentaba requisitoria judicial.
Gracias a estos controles se recuperaron 429 motos que habían sido robadas, 2.457 fueron reintegradas a sus dueños, mientras que otras 7.023 motos se encuentran en depósitos policiales.
En estos operativos se realizan también controles espirométricos a los conductores, donde el número realizado fue de 23.301, al tiempo que 2.155 arrojaron valores positivos.
TESTIMONIOS Y LA OPINIÓN DE LAS AUTORIDADES
En el presente informe, EL PUEBLO recoge algunos testimonios de quienes han sido víctimas del robo de motos, así como también pudo ser recogida la opinión de los jerarcas de la Jefatura de Policía de Salto sobre el tema. En Salto hay más de 62 mil motos registradas en la Intendencia de Salto, aunque se estima que circulan alrededor de 40 mil en todo el departamento, un número por demás interesante teniendo en cuenta que la población alcanza apenas al triple. Asimismo, se registran entre cuatro o cinco denuncias diarias por robos de motos en distintos puntos de la ciudad. En algunos casos, dejar afuera de una casa el birrodado, pasó a ser un hecho prácticamente imposible, porque el riesgo es inminente.
Algo más de todo esto, en las siguientes páginas.

Testimonios:
A Liz le robaron la moto y la jueza ordenó un resarcimiento económico, mientras que
Leonardo la halló con otro chasis

Sucedió ya hace algunos años. Liz había dejado su moto por unos instantes en la puerta de la casa de unos amigos y en un abrir y cerrar de ojos el birrodado desapareció. Era de nochecita.

“Fui a hacer la denuncia y en ese momento no se sabía nada. Al otro día me llamaron y me informaron que ya habían ubicado a los autores del hecho pero que la moto estaba toda desarmada.
Ambas partes tuvimos una entrevista con la jueza quien ordenó que los padres (del autor del robo) se hicieran responsables (del hecho cometido por sus hijos), ya que los hijos eran menores de edad.
Fue muy penoso, porque se veía que las personas eran gente de trabajo. Las familias acordaron dar el dinero (la mitad cada una) para que pudiera comprarme una moto nueva”, dijo.
“La verdad es que tuve suerte. Uno de los adolescentes infractores tenía 16 años de edad y el otro apenas tenía 13. Habían llevado la moto al fondo de una casa y la desarmaron totalmente”, indicó la damnificada por ese hecho a este diario.

-¿Esa situación la marcó?
-”Sin dudas que sí… porque después que nos roban una vez ya se siente temor de que vuelva a suceder. Aparte hoy es más fácil… roban las motos aunque tengan tranca o candado.

-¿Piensa que se ha incrementado el índice de robos de motos?-
“Sí… muchísimo… roban todo el tiempo y a cualquier hora… en cualquier zona de la ciudad. Puede suceder en un barrio como en pleno centro. A mi novio le robaron las cuatro tapas de las ruedas del auto”.

-¿Cree que puede haber alguna solución?
-“La verdad es que no tengo ni idea. En mi caso a los chiquilines no les hicieron ninguna corrección. Terminaron pagando los padres. Y creo que la solución no está allí, porque muchos jóvenes vuelven a delinquir”.
“Si no les aplican alguna sanción para ellos es muy fácil volver a repetir el mismo hecho y ya se les hace costumbre… porque saben que como son menores los sueltan de inmediato”, dijo.
“FUI A ESTUDIAR A UTU COMO DE COSTUMBRE Y ME ROBARON LA MOTO QUE ESTABA CON TRANCA Y CANDADO”
En tanto, la otra voz consultada por EL PUEBLO Leonardo, dijo lo siguiente: “Me fui a estudiar a UTU y como de costumbre dejé mi moto afuera con la tranca y el candado. Al candado lo puse atrás, sosteniendo la transmisión y cuando salí la moto ya no estaba. De inmediato me fui a hacer la denuncia a la Seccional Primera de Policía y las autoridades policiales quedaron en contactar conmigo ni bien tuvieran alguna novedad”.
“Al otro día una persona se comunicó conmigo y me dio el lugar del paradero de la moto.
Comencé a moverme para encontrarla”.
“La información fue verdadera y mi moto estaba allí, aunque le habían puesto otro chasis”. El joven dio cuenta a las autoridades quienes realizaron el allanamiento correspondiente, recuperando finalmente el birrodado, al que también le habían cambiado las ruedas.
Gracias a esos datos las autoridades policiales pudieron encontrar otras tres motos que habían sido anteriormente robadas.
“A otros miembros de mi familia le han robado también las motos y lamentablemente no han aparecido” – subrayó Leonardo.

Recaudos para evitar los robos de motos

Cuando sea posible, es conveniente aparcar la moto en un garaje, siempre es mejor que en la calle. Y todavía mejor si se puede anclarla a algún elemento duro inamovible, como una argolla en el suelo o en la pared.
Si no se puede aparcar en un garaje, hay que tratar de aparcar la moto en algún lugar en que se la puedas tener a la vista, por ejemplo si vas a comer en un restaurante. Y aunque no se la pueda tener a la vista, es necesario prestar atención a las personas alrededor, por si se detecta algún movimiento sospechoso.
Estacione la moto de tal forma que esta quede bajo el campo de acción de una cámara de vigilancia. Es más difícil que los ladrones se decidan a intentarlo.
TRAS ESTACIONAR
Bloquear la dirección.
Sí, es verdad que no es demasiado difícil superar este obstáculo para ladrones “expertos”, pero al menos es un obstáculo más.
Utilice uno de los diversos sistemas antirrobo, por ejemplo un candado o cadenas.
Es menester ligar la moto con él a un elemento inamovible (una valla fija).
Ello dificultará a los ladrones.
Otra opción aún más avanzada es disponer de un sistema de arranque codificado; es ya muy habitual en los coches: el vehículo solo arrancará con la llave del propietario, de ninguna otra forma, ya que el ladrón no dispone de una llave con ese código. Eso sí, este sistema es más caro.

Crio. Lourdes González, Vocero Jefatura de Policía de Salto
“Comparado con el 2017 los robos de motos han bajado; pero desde diciembre hay un leve aumento”, dijo la Policía

Para conocer en profundidad la situación por la que estamos atravesando en materia de robos, EL PUEBLO dialogó con la vocero de la Jefatura de Policía de Salto, comisario Lourdes González, quien se refirió a la política de trabajo que viene realizando las fuerzas de seguridad para revertir este tipo de casos hurto de birrodados, teniendo en cuenta los mapas de calor que indican cuáles son las zonas más complejas al respecto y que requieren, por lo tanto, más presencia de efectivos.
- El hurto de birrodados, ¿se ha mantenido en comparación con años anteriores, ha aumentado o disminuido?
“El hurto de motos, puntualmente, de acuerdo a lo informado por estadísticas, en lo que va del año, viene en aumento. Si comparamos con el año pasado a la misma fecha, hemos registrado menos hurtos de birrodados, por ejemplo, si comparamos los meses de enero, febrero y marzo de 2018, con diciembre de 2017, en el cual hubo 83 hurtos de motos. Pero, si nos vamos al mes de diciembre de 2016, vemos que el número fue mayor, ya que se registraron 108 casos en total. En enero de este año, tuvimos 87 hurtos, cuando en enero de 2016, fueron 135. Mientras tanto, en febrero se cometieron 59 delitos de robos de motos, y en la misma época pero del año 2016, esos casos fueron 80. En marzo, hubo alrededor de 77 registros de denuncias de robos de motos, más de dos casos por día, siendo que en el mismo mes pero del año pasado, los robos de motos fueron 80. O sea, comparando estos cuatro meses (diciembre de 2017, enero, febrero y marzo de 2018), con los diciembre de 2016 y enero, febrero y marzo de 2017), hemos bajado la cantidad de robos de motos en relación a otros tiempos; pero, si contamos la cantidad de casos que han venido sucediéndose desde el mes de diciembre pasado a la fecha, hemos tenido una sensible suba que viene en aumento”.
- ¿Qué tipo de medidas fueron adoptadas a los efectos de la prevención?
“El patrullaje se ha ajustado, teniendo en cuenta los mapas de calor que manejamos para indicar cuáles son las zonas más complejas al respecto y que requieren más presencia de los efectivos policiales; a lo que le sumamos el apoyo del PADO que es un fuerte nuestro hoy por hoy, hemos ido revertiendo un poco la situación, y como ejemplo, además de las estadísticas ya mencionadas, se ha llegado en lo que va del año al procesamiento de ocho involucrados en el hurto de motocicletas”.INFORME - Policía [2]
- ¿El hurto se efectúa con la finalidad de comercializar las partes del vehículo o para venderlo completo?
“Se está dando un fenómeno que todos podemos verlo en las redes sociales, que es el ofrecimiento de partes de motos de dudosa procedencia; o sea, por lo general, sí, el hurto es más que nada para comercializar sus partes por separado, al ser más lucrativo que la venta en sí del vehículo, lo cual ya es más complejo. La proliferación de la oferta de partes es algo notorio, lo repito, por lo cual se debería de tener mucho cuidado a la hora de adquirir objetos de esta especie”.
- ¿La gente es consciente de que efectuar la compra de algo cuya procedencia se desconoce, podría terminar en la tipificación de un delito de receptación y verse el comprador de “buena fe”, perjudicado?
“En realidad, hoy por hoy, todos tenemos acceso a esa información, por lo cual tenemos cómo saber que a lo mejor, de no tomarse las precauciones del caso, podemos estar incurriendo en el delito de receptación; aunque, también es cierto, que por ahí mucha gente desconoce la existencia de ese delito, lo cual, repito, hoy en día es más difícil de desconocer. Pero claro, es una decisión propia, y muchas veces la gente a sabiendas de que adquirir cosas posiblemente hurtadas o conociendo claramente que lo son, optan por comprarlo de igual forma; bueno, ahí debe de saber que hay una consecuencia, pues está cometiendo un delito”.
- ¿Se vuelve difícil poder enfrentar este tipo de hurto, cuya rapidez con la que se lo comete es abrumadora, más allá de haberse aumentado el patrullaje y el personal policial?
“Nosotros en estos momentos estamos apostando a lugares claves, basándonos como le mencioné en los mapas de calor, y en el respaldo de personal de Investigaciones que trabaja en las calles, desarrollando un buen trabajo de inteligencia, con el objeto, precisamente, de poder legar en el momento justo en que se comete el delito y poner al autor a disposición de la Justica. La presencia de dicho personal, ayudará a que se pueda tener otro tipo de control, ya que la presencia del efectivo uniformado de por sí es una alerta para el que quiere delinquir, por lo tanto, apostamos a un tipo de vigilancia más amplia”.
- ¿Es engorroso el trámite de recuperación de un vehículo hurtado por parte de sus propietarios?
“El tema es así; una vez que se incauta la moto, se aguarda la resolución judicial. Si el Juez dispone, que ya están las condiciones para la entrega, ésta se efectúa de forma inmediata, y en ese caso, la demora en cumplir, no debe de existir.En caso de que se establezca la realización de una pericia, por ejemplo, tampoco es tanta la demora una vez que se practique; o que el Juez disponga que se aguarde hasta que concluyan otras investigaciones en curso o disponga alguna otra diligencia que lleve su tiempo. Pero repito, una vez que esté la resolución judicial autorizando la entrega del vehículo, está se realiza sin mayores demoras”.

“Impotencia” es el sentimiento que se comparte en común por las personas que han sido víctimas del robo de motos

Impotencia es lo primero que sienten las personas que son víctimas del robo de motos.
Así lo transmitieron a EL PUEBLO dos jóvenes entrevistadas para este informe.
TRES MOTOS EN MENOS DE TRES MESES
Desde el 22 de diciembre del 2017 hasta los primeros días de marzo de este año, a una familia le robaron tres motos.
Una de las motos; una Yumbo Max de color negro le fue robada a Cristina (nombre apócrifo), desde su trabajo. “En quince minutos cuando volví de hacer un mandado ya no estaba más». Si bien la moto tenía más de 4 años, estaba nueva. En ese momento no tenía la correa de seguridad (comúnmente linga), sino la tranca de la moto y estaba estacionada en calle Colón casi Uruguay.
En este caso, a Cristina le llegó el comentario de que días después hubo un robo en un comercio céntrico y que los delincuentes se trasladaban en su moto, pero no la recuperaron.
De todas maneras aclaró que oficialmente (desde la policía) no la llamaron para informarle al respecto.
El otro robo ocurrió hace un mes atrás aproximadamente, un sábado de madrugada en su propia casa. Él o los delincuentes rompieron el candado de un portón y se llevaron la moto que estaba al lado del auto.
En el interior de la vivienda había gente pero fue su hermano que llegó de madrugada y se percató del hecho. Inmediatamente realizaron la denuncia y salieron a buscar la moto por el barrio pero no tuvieron suerte. También era una moto Yumbo Max y pertenecía a su madre.
Ambas tuvieron que adquirir una moto ya que la necesitan para trasladarse a sus trabajos, pero a su madre se la volvieron a robar; la levantó un jueves de tarde y el viernes de mañana se trasladó a su trabajo donde tenía que permanecer por 45 minutos y en ese lapso se la robaron.
No había tenido tiempo de comprarle linga, la moto estaba con la tranca que trae y eso no fue impedimento para que se la llevaran.
Pese a haber pagado solo la primera cuota de la moto, la señora volvió a comprar otra, porque es necesario para su traslado.
‘’Se siente impotencia, se denuncia porque escuchamos casos que se recuperan; vas por la calle mirando matrículas a ver si no son, o escuchas alguna que recuperan o cuando participan en algún robo», comentó Cristina agregando que ahora a su moto le pone tranca en las dos ruedas para evitar que nuevamente se la roben.
ENTRÓ 5 MINUTOS A UNA PANADERÍA
Unos minutos fueron suficientes para que a Macarena le robaran la moto una Yumbo Max 110, era de segunda mano y tenía 5 mil kilómetros. Fue el jueves de la semana pasada, aproximadamente a las 18 horas en Apolón y Viera cuando descendió del vehículo para comprar unos biscochos en la panadería allí ubicada. Como la calle (Apolón) está en reparación, ingresó por Viera y subió la vereda, hizo su pedido, pagó y cuando salió solo había un plástico de la parte de adelante de su moto. Unas muchachas que se dirigían al Club que está haciendo cruz con la panadería, le dijeron que recién un hombre se la había llevado, “que así como entré a la panadería, él (delincuente) apareció por la avenida Apolón vistiendo una camiseta de Nacional y llevaba un casco gris en la mano, le dio una patada, le rompió la traba de seguridad y se la llevó de tiro, más adelante se ve que la pudo encender y se fue por la avenida Viera hacia el sur”.
“Fue cuestión de cinco minutos, más de eso, no”, dijo Macarena.
‘’Ahora no sé si me compro una moto o una bicicleta, porque así como están los robos…”.
Manifestó que este tipo de casos lo que te da es “impotencia, rabia, porque con mil sacrificios compras las cosas, tenía seguro y cuando me lo ofrecieron, me dijeron que cubría todo, pero cuando fui a reclamar, me dijeron que no cubría el hecho de que me la robaran, sino que era solo daños contra terceros y casos de accidente”.
Ya varias personas se han ido a quejar porque le venden una cosa y después resulta que no cubre todo.
Al otro día del robo le comentaron que en el barrio andaban ofreciendo una moto impecable a dos mil pesos, “no se si era la mía, porque a cada rato andan robando”, dijo
“Uno tiene que seguir, pero amargada sigo, era mi herramienta de trabajo y la utilizaba para eso, casi no salgo, voy del trabajo a la casa de mi tía, a veces a la casa de mi hermana, para ir a estudiar, y hacer algún mandado, y me la roban a una cuadra de mi casa prácticamente y más rabia da porque si hubiera sido en otro barrio que no conoces o en la costanera…”.
“Entiendo que con la violencia que hay, aunque las muchachas vieron el robo, no hicieron aunque sea un poco de barullo para que saliera de la panadería, no es consuelo pero al menos no me lastimaron», expresó.

Para el periodista y conductor Oscar Amaral “los sistemas de seguridad de las motos son fácilmente vulnerados

Dialogamos con el periodista y conductor Oscar Amaral quien compartió su reflexión con respecto a la temática. Oscar destacó varios puntos que de alguna forma propician que se potencie la delincuencia y los sistemas de seguridad son fácilmente vulnerados.

También que los infractores pueden huir con mucha facilidad en los biRrodados desafiando a la autoridad, puesto que la moto permite una maniobra más veloz e ir inclusive contra flecha en poco tiempo.

-¿Qué reflexión le merece el tema?
“La cantidad de motos que hay en el departamento. Ello genera un mercado clandestino de partes que no sé si se combate con energía.
Los sistemas de seguridad con que cuentan las motos son fácilmente vulnerados.
A un ladrón de motos le alcanza con forzar con sus manos para romper la traba.
Los cuidamotos en realidad no son tales… No hay forma que reconozcan cuál es tu moto cuando vas a buscarla a un estacionamiento.
Es el trasporte ideal para cometer rapiñas como la que le costó la vida al joven de Ceibal. Se roba rápido.
Pueden maniobrar rápido entre el tránsito, incluso a contraflecha para escapar de las autoridades y se desecha luego en cualquier lugar.
No sé si se controlan los grupos de picadas suicidas que realizan algunos grupos de jóvenes. Es claro que son motos de calle modificadas. Las partes que cambiaron.
¿De dónde las sacaron? Porque no dan la sensación de tener un respaldo económico para armar una moto de competición».
Se debería empezar pensando en la próxima generación de jóvenes. Incluir en la educación formal la instrucción del tránsito que incluya una escuelita de tránsito con vehículos que los chicos puedan manejar mientras aprenden en una mini ciudad donde deben respetar las reglas y señales y se les muestre las consecuencias de no hacerlo.
Esos chicos se convierten rápidamente en un grupo de presión muy efectivo a la interna del grupo familiar y los mayores con los que tiene contacto.
En tanto, los controles deben continuar e intensificarse con un cambio de legislación que permita mayor nivel de incautación y que las autoridades puedan darle rápidamente nuevo destino a los vehículos incautados. Chatarra, para estudio de alumnos de mecánica automotriz…etcétera.
Que nueva legislación permita a los jueces que los menores que cometen robos o infracciones cumplan pena efectiva con trabajos comunitarios Ejemplo: asistir a personas que hayan quedado con secuelas por culpa de siniestros de tránsito”

-¿De qué forma piensa usted que se podría combatir este flagelo?
-“Solo se me ocurre responder a eso con un decálogo que repite a menudo un juez español de menores llamado Emilio Calatayud.
Dadle todo lo que desee, así crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo; Reídle todas sus groserías, tonterías y salidas de tono, crecerá convencido de que es muy gracioso y no entenderá cuando en su colegio le llamen la atención por los mismos hechos; no le deis ninguna formación espiritual, ya la escogerá cuando sea mayor; nunca le digáis lo que hace mal, podría adquirir complejos de culpabilidad, hacerle vivir frustrado, creerá que le tienen manía y se posicionará contra la sociedad, que es la que está equivocada; recoged todo lo que deje tirado, así crecerá pensando que todo el mundo está a su servicio y muy especialmente su madre.
Dejadle ver y leer de todo.
Limpiad con detergente, que desinfecta, la vajilla en la que come, pero dejad que su espíritu se recree con cualquier porquería. Dejará de tener criterio recto; padre y madre, discutid delante de él, así se irá acostumbrando.
Cuando la familia esté destrozada lo verá como algo normal, ni se dará cuenta; dadle todo el dinero que quiera, así no tendrá que trabajar.
Bastará solo con pedir; que todos sus deseos estén satisfechos al instante: comer, beber o divertirse. De lo contrario podría convertirse en un frustrado; darle siempre la razón, son los profesores, la gente o las leyes las que están equivocadas y la tienen tomada con él…
Si analizamos este texto, muchos podríamos coincidir en que mucho de lo que menciona es lo que estamos haciendo ahora… y si el diagnóstico es el correcto hay que empezar por allí”.

CARACTERÍSTICAS DE LOS ROBOS DE MOTOS
Se conoce que aproximadamente el 85% de los casos de robos de motocicletas y motos han ocurrido de manera fortuita. En otras palabras, el propietario de alguna forma u otra ha facilitado el robo, casi siempre dejando su vehículo en un lugar apartado que le ha permitido al ladrón poder “trabajar” de forma tranquila y sin ser estorbado por eventuales transeúntes.
Solo el 15% de los casos de robo se realizan de forma profesional. Es decir, el ladrón ha monitorizado los hábitos del propietario de la moto durante algún tiempo en aras de decidir cuál es el momento más oportuno para actuar. Normalmente este tipo de robo se realiza bajo la orden de una organización delictiva que ya tiene una red de contrabando para vender las piezas de la moto.
En lo que respecta a los modelos más codiciados, nos podemos imaginar que se trata de las motos más vendidas ya que normalmente son estas las que resultan más atractivas o donde hay más demanda en el mercado de las piezas de repuesto.