Ser hombre en tiempos feministas

Políticas feministas, el discurso de la equidad de género y machismo histórico

En la sociedad actual, ser hombre no es cosa fácil. Es sinónimo de machismo y como tal, algo rechazado al punto que no se puede ni siquiera cuestionar aquellas políticas que dejan en evidencia el derecho superior de la mujer por sobre el hombre, porque de inmediato se cataloga a la persona como “machista”.
Si bien es cierto que el hombre ha sido y sigue siendo en muchos aspectos considerado el “páter familia” con ciertos privilegios en la sociedad, en la actualidad se viene dando vuelta esa página. Las mujeres vienen conquistando derechos, a tal punto que es válido replantear ciertas políticas que comienzan a alejarse del punto medio que pretende ser la equidad de género y así rompen el equilibrio a favor de la mujer.hombres
En el presente informe, no se pretende ir en contra de los derechos adquiridos por la mujer ni mucho menos desconocer la lucha que ha significado poder alcanzar algunos derechos que hoy los tiene y hasta se pueden considerar obvios como por ejemplo el derecho a votar, entre tantos otros.
Más allá de eso, lo que se busca es poner en discusión ciertos puntos o casos que si bien pueden ser los menos dentro de la generalidad, no dejan por eso de suceder y necesitan una respuesta o un derecho que los ampare, porque el feminismo parece ir absorbiéndolo todo.
Entre los ejemplos que señalaremos, trataremos el tema de la salud, aquellas enfermedades que atacan específicamente a los hombres y para las cuales desde las instituciones de salud públicas y privadas se invierte poco y nada en promoción. Citamos como ejemplo el cáncer de próstata; mientras respecto cáncer de mama y cuello de útero (por dar algunos ejemplos), se pueden ver carteleras en los centros asistenciales, avisos publicitarios y hasta movilizaciones alusivas porque hay un día internacional en que se lucha contra el cáncer de mama.
Volvemos a reiterar que no se cuestiona la existencia de esas campañas pro salud de la mujer porque toda difusión en promoción de la salud es bienvenida, lo que se cuestiona es la carencia de campañas que difundan enfermedades típicamente masculinas, como si el hecho de que el varón se enferme no fuera importante.
Otro de los temas donde se ve un avasallo importante del derecho de la mujer sobre el hombre se da el ámbito del derecho de familia. Todos conocemos casos de hombres que crían solos a sus hijos sin la presencia de la madre, que por diferentes motivos se aleja del hogar. Sin embargo, ante cada divorcio es común ver que la tenencia judicial es para la madre olvidando que en muchos casos los hijos son mejor criados junto al padre y entonces este debe comenzar una intensa lucha para hacer valer su derecho.
Las políticas proteccionistas y de amparo a personas en situación de vulnerabilidad que brinda el MIDES (Ministerio de Desarrollo Social), dejaron en evidencia días atrás la necesidad de proteger también al hombre y no exclusivamente a las mujeres. El caso que conmovió a todo el país puso en tela de juicio el accionar del MIDES cuando un hombre buscó refugio con su hijo en dicha institución y la respuesta fue que únicamente hay hogares para mujeres con sus hijos y no así para hombres con hijos, dándole la posibilidad de que el niño pase a una dependencia del INAU, lo que implicaría alejarlo de su padre.
También, días atrás se dieron a conoce datos que revelan que el mayor número de personas en situación de calle en la capital del país son hombres.
La clara inclinación hacia el avance feminista pude verse desde muy temprana edad, como por ejemplo en el ámbito universitario. En Salto, la mayoría de los estudiantes son mujeres y no se ve por el momento un análisis de porque los hombres no pueden acceder a una carrera universitaria ni políticas que busquen que más hombre puedan estudiar. Los datos más recientes obtenidos en la Sede Salto de la Universidad de la República, avala esta afirmación.
Más allá de que se tilde este informe de machista, vale poner en conocimiento y discusión algunos aspectos como los mencionados en las páginas siguientes que pueden conducir a un análisis diferente, desde la vereda de en frente.

La historia de Gustavo Castellini y su pequeño hijo que conmovió a la sociedad

Gustavo Castellini – movido por una situación de crisis económica decidió traladarse con su hijo pequeño a la capital del país, en la búsqueda de una alternativa laboral.

Lo cierto es que en determinado momento – al ver que los días pasaban y necesitaba satisfacer las necesidades básicas del niño y las propias, decidió ir a las oficinas del Ministerio de Desarrollo social a pedir un lugar para ambos en uno de los refugios de la institución.

En las oficinas de comunicaron que los centros son lugares exclusivos para madres con hijos y no para padres, respuesta que dio lugar a opiniones encontradas en el seno de la sociedad y produjo el desconcierto y decepción del hombre que buscaba un apoyo para poder salir adelante.

Los medios capitalinos dieron a conocer que durante la mañana de un viernes, el padre junto a su vástago se presentó en la puerta de entrada del MIDES donde la respuesta que le brindaron los funcionarios fue categórica. No había posibilidades de alojarlos en un refugio.

Luego la institución emitió un comunicado donde sostienen que ni pudieron ayudarlo, puesto que Gustavo Castellini se negó a aportar dados sobre su hijo.

A posteriori se dan desencuentros en el comunicado que emitió MIDES al respecto y las declaraciones de Castellini, que aseguró que le explicaron que en los refugios solamente aceptan madres con hijos.

El acongojado padre relató a los medios de prensa que desde que su hijo era un bebé se hizo cargo del bebé ya que su madre tenía problemas con las drogas.

Para subsistir trabajó en la construcción lo que le permitió contruirse una vivienda en el barrio Cerro. Pero tiempo más tarde formó pareja y surgieron problemas que desencadenaron en la separación. Decidió vender la propiedad y ese dinero lo fue gastando en los menesteres diarios.

Integrantes del Sindicato de la Bebida le ofrecieron ayuda y le ofrecieron un apartamento para que provisoriamente Castellini se alojara allí con su hijo hasta enderezarse en su situación.

Los refugios del MIDES para personas en situación de vulnerabilidad

Según lo divulga el propio Ministerio de Desarrollo Social – a partir del 15 de mayo y hasta el 30 de setiembre de 2017, el MIDES habilitó 182 nuevos cupos para atender a personas en situación de calle, que se sumaron a los1.565 que funcionan los 365 días del año.

Esos 1.727 lugares se distribuyen en 53 centros de todo el país con diferentes modalidades de atención: centros nocturnos para personas mayores de 18 años; centros 24 horas para mujeres con niños, niñas y adolescentes y centros 24 horas para personas que requieran cuidados o estén en recuperación.

En la zona metropolitana se cuenta con un equipo móvil interdisciplinario que toma contacto con las personas en situación de calle y las orienta y las traslada hacia los servicios de atención.

Establece estrategias de intervención buscando establecer vínculos de confianza con las personas a las que les ofrecen el ingreso a refugios.

Además realiza acompañamiento a personas que no acceden a ir a un refugio a través de coordinaciones para el acceso a los servicios de salud, identidad, alimentación, etcétera.
En el interior del país las coordinaciones se realizan a través de las Oficinas Territoriales del MIDES.

En tanto la situación de calle no reviste una problemática que pueda ser abordada exclusivamente por el MIDES y en virtud de la vocación de articulación interinstitucional, los organismos responsables de la protección social -con la coordinación del MIDES- han restablecido la Mesa Interinstitucional de Calle.
Esta está integrada por: el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay, la Administración de los Servicios de Salud del Estado, el Ministerio de Vivienda, el Banco de Previsión Social, el Ministerio de Defensa Nacional, la Intendencia de Montevideo, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Salud, el Poder Judicial y la Secretaría Nacional de Drogas.

Dra. Alejandra Freitas – Abogada

“Es emocionante ver cómo hay “padrazos” que luchan por sus hijos”

Uno de los aspectos en los cuales se ve o se cree que existe un avasallamiento importante del derecho de la mujer sobre el hombre, se da en el ámbito del Derecho de Familia. Todos conocemos casos de hombres que crían solos a sus hijos sin la presencia de la madre, que por diferentes motivos, se aleja del hogar o es la Justicia la quien decide que es con él con quien deben permanecer los menores. Sin embargo, ante cada divorcio, es común que la tenencia judicial sea otorgada a la madre, debiendo el padre comenzar una intensa lucha para hacer valer sus derechos.INFORME DRA. ALEJANDRA FREITAS ABOGADA

Al respecto, EL PUEBLO dialogó con la Dra. Alejandra Freitas, quien hizo mención a casos prácticos, en lo que se ve reflejada dicha realidad, resaltando que, el padre que desee pelear por ejercer sus derechos sobre sus hijos, lo puede hacer, pues la ley lo habilita.

¿Cuáles son los derechos del padre respecto de sus hijos ante un divorcio?

Desde el punto de vista jurídico hoy, los derechos de los padres sobre sus hijos, una vez ocurrido el divorcio, son los mismos que los que poseen las madres. Que la sociedad no esté al tanto, que no se comuniquen ni divulguen, no significa que no existan.

Puede ser, sí, que muchas veces, cuando se está delante de un Juez, cueste un poco equiparar esos derechos; hay una especie de prejuicios, no lo vamos a negar, por los cuales parecería que si el padre lucha por sus derechos –que también son los de los niños, los que tienen el mismo derecho a estar con su padre que con su madre, pues ambas presencias en sus vidas son importantes-, tiene que hacerlo con más garra, con más sacrificio.

Por otro lado, dejemos en claro que, dependerá siempre del padre, si desea o no luchar por esos derechos, que a veces es lo que no se ve.

Pero, cuando un padre quiere ejercer sus derechos respecto a un hijo, y los quiere hacer valer, los derechos están y accede a los mismos, no se le puede quitar la posibilidad de demostrar que es un buen padre al que le interesa su o sus hijos. Si bien no me gusta generalizar, porque cada caso es diferente, son los casos excepcionales.

Por eso, es tan lindo, tan valorable, es emocionante ver cómo hay “padrazos” que luchan por sus hijos, y se nota que dicha lucha es genuina.

Hoy hay padres que han sustituido a la madre en los típicos quehaceres que antes les estaba reservado o por cultura, o tradición a ella exclusivamente –teniendo en cuanta claro está, que hoy más que antes, la madre sale a trabajar a la par que el hombre y en muchas situaciones es el único ingreso al hogar-. Hoy, hay padres que cambian pañales, dan de comer, bañan, juegan, llevan a pasear, enseñan los deberes, etc., de la misma forma, y a veces mejor, que lo que lo puede hacer una madre.

Es cierto también que, cuando se trata de una madre, el asunto va en patines, en muchos casos. ¿Por qué? Y porque mayoritariamente son las madres las que luchan por sus hijos (de buena o mala manera, aclaremos, pues hay de todo).

¿Es correcta o errónea la idea que la Justicia siempre le otorga la tenencia y la guarda a la madre en detrimento del padre?

A ver. Una como madre, generalmente -hay excepciones-, tiene más que internamente incluida esa garra guerrera por el hijo; y los padres, quizás no la tengan tanto o no la tengan de la misma forma. Ahora, cuando se los ve luchar, lo reitero, me ha tocado trabajar en casos así como profesional; es tan admirable, tan valioso, pues se siente que a ellos les cuesta más que a nosotras, en todo sentido, y la tienen más difícil. Eso también se percibe en la Justicia, y es tenido en cuenta a la hora de resolverse con qué progenitor quedará él o los hijos.

¿Qué aspectos se toman o se deberían de tomar en cuenta ante dicha decisión?

Además de lo mencionado; se toma en cuenta la edad del niño; cuando estos son menores de 5 años, cuando todavía no pueden expresar lo que realmente quieren y el Juez no los puede escuchar cabalmente para tener en cuenta sus deseos, es frecuente que la Justicia decida que se quede con la madre. Hay excepciones, casos muy específicos donde existen más que pruebas de que con la madre no pueden estar por diversos motivos, y una vez que los menores ya pueden decidir (luego de los 5 años), y elijen al padre, eso cuenta y mucho.

He tenido que ver, lamentablemente, a madres que pelean muy mal por conservar a sus hijos; donde en vez de provocarles un beneficio, les provoca mucho sufrimiento. Al mismo tiempo, vi a padres que, resignaron sus derechos, dando un paso atrás, para evitar ese sufrimiento a su o sus hijos. Y, obviamente, también a la inversa.

En ambas situaciones, y eso es lo triste, también presencié cómo se toma al o a los menores como trofeo de guerra, considerando erróneamente la madre, que por el sólo hecho de serlo, tiene todas la de la ley consigo, lo cual repito, no siempre es así.

En dicho punto depende mucho el criterio adoptado por el Juez y el trabajo realizado por los abogados; es una realidad.

¿Cuándo los hijos quedan bajo el cuidado del padre, éste, en representación de aquellos, puede exigir la pensión alimenticia a la madre?

Por supuesto que sí; la ley es muy clara al establecer que los obligados a prestar los alimentos serán los padres, como también él o los adoptantes; al no hacerse distinción, podemos decir claramente que el padre tiene el mismo derecho que la madre a percibirlo en representación de sus hijos. Sí él se encuentra a cargo de los hijos, la madre tiene la obligación de colaborar en la manutención de los mismos (alimentación, habitación, vestimenta, salud y los gastos necesarios para adquirir una profesión, educación, etc.). Eso es lo que indica el Código de la Niñez y la Adolescencia. Recordemos también, que esas prestaciones deberán ser proporcionales, siempre, a las posibilidades económicas de los obligados (padre o madre) y a las necesidades de los beneficiarios (hijos).

“Nunca tuve miedo, ni pensé que no podría criarlos, para mí, solo con que estuvieran conmigo era lo más positivo que podía suceder”

Testimonio de un padre que crió solo a sus hijos

Alfonso (nombre apócrifo), entró en una relación de pareja cuando rondaba los treinta años. Al comienzo todo fue rosas pero con el tiempo vinieron las diferencias y llegó el divorcio.
Para ese entonces, tenían una niña de seis años y un varoncito de ocho. padre
“En el primer momento cuando la mamá resuelve irse se va con los nenes y está cerca de un mes con ellos. Después, aparece un día y me los entrega, me dice que ella no los puede tener y me los deja. A partir de ese momento empecé a activar toda la parte judicial para quedarme con ellos yo”, comenzó explicando este padre que hoy ronda los sesenta años de edad y no deja de hablar de sus hijos con tanto orgullo hasta humedecer sus ojos.
Prefirió mantener en anonimato su identidad para no generar ningún inconveniente o un momento incómodo a sus hijos, priorizándolos a ellos por sobre su persona, como siempre hizo.
SOLICITÓ LA TENENCIA DE SUS HIJOS
“Ella vino y me los dejó, dijo que no los podía tener más y eso era justamente lo que yo quería, tenerlos conmigo”, comentó Alfonso.
Mientras llevaba los trámites para obtener la tenencia judicial de sus hijos, la madre continuó viéndolos “eso fue algo que yo nunca le prohibí, porque ella es la madre y me parece que tiene todo el derecho de verlos y estar con ellos así como mis hijos tienen el derecho de verla todas las veces que quieran. Lo que yo quería era tener algo como más serio, como la tenencia, para que no se los llevara lejos y tampoco tuvieran que andar ellos (sus hijos) para allá y para acá. Eso, yo no quería”, agregó.
Solicitar la tenencia no fue tan complicado como pensaba. Inició el proceso con un abogado y luego de que el Juez le tomara el testimonio a algunos testigos, se la otorgó a Alfonso.
“A mi me brindó tranquilidad, porque no quería que los niños estuviera para arriba y para abajo y yo tenía miedo que la madre se los llevara. La tenencia fue compartida, yo nunca le negué que los viera”, mencionó.
“La madre en ese entonces no vivía acá en el país, estaba para afuera y desde que se quedaron conmigo yo me ocupé de ellos y son mi orgullo”, dijo respecto a su vida con sus hijos.
Hoy, los hijos de Alfonso son grandes, ambos continúan estudiando, uno de ellos hace profesorado y el otro realiza un curso en un instituto privado del medio. Ambos, mantienen contacto con su madre y su padre, lo que demuestra que Alfonso no sembró en ellos más que el amor y el querer mantener los vínculos con la familia más allá de las circunstancias que se hubieran suscitado.
APRONTARLOS Y PEINARLOS PARA IR A LA ESCUELA
Entre algunas anécdotas de su vida y la infancia de sus hijos recordó cuando los niños iban a la escuela, la rutina de “levantarse temprano para ir a la escuela, preparar el desayuno, aprontarlos para que fueran ordenados, ponerles las túnicas, peinar la nena. Después, cuando volvían de la escuela revisar la tarea y hacer los deberes, todo”, comentó el padre .
“Por suerte la escuela estaba cerca. Al principio a las madres y a las maestras les resultaba un poco extraño que siempre fuera el padre a llevarlos, a lavantarlos o a las reuniones. Pero después que yo le explicaba la situación, entendían normalmente.
Uno de los recuerdos más presentes que Alfonso tiene de esa época tiene que ver con su hija. “Una vez la maestra me llamó para felicitarme porque mi hija iba peinada todos los días de forma impecable -¡descubrí que usted es quien la peina, le hace las trenzas, las colas, todo!- me dijo la maestra. También les llamaba la atención lo educados que eran mis hijos y que yo siempre les decía -usted tiene todo el derecho de retarlos si ellos se portan mal, porque usted esta cumpliendo el rol de maestra y de madre en la escuela-, pero siempre me decían que no era necesario nada de eso porque ellos eran muy tranquilos y educados. Eso para mi, como padre, que los criaba solos, era un orgullo”, comentó.

“YO SIEMPRE FUI DE HABLAR MUCHO CON ELLOS Y EXPLICARLES TODO”
Durante la adolescencia, “los chicos no me dieron ningún trabajo, yo siempre fui de hablar mucho con ellos y explicarles todo. Hasta hoy es así. Me acuerdo incluso cuando mi hija comenzó con su período, yo le expliqué que no tenía que asustarse, que eso era normal en la mujer, recurrí a una enciclopedia y empecé a leerle y explicarle todo. Pero no tuve ni que terminar de leerle porque ella me dijo -ya entendí todo- y bueno, fue así. Así enfrenté muchas cosas con ellos”, agregó este padre.
“Para mi, hablar es muy importante y la confianza también. Ella (su hija) es muy pegada a mí, cuando tuvo sus primeros noviecitos también me lo contó a mi. Todo eso fue lo que viví con ellos y sigo estando para ellos, aunque ya son grandes ahora”, comentó.
“NUNCA TUVE MIEDO NI PENSÉ QUE NO PODRÍA CRIARLOS”
Al ser consultado sobre algún momento de incertidumbre o miedo durante la crianza de sus hijos, comentó “nunca tuve miedo, ni pensé que no podría criarlos, para mí, solo con que estuvieran conmigo ya era lo más positivo que podía suceder y lo tomé con todo, a pecho. Soy el padre, tengo que afrontar la situación y salir adelante”, se dijo a sí mismo en su momento.
“Ser padre solo no es tan difícil. Yo trabajaba, sigo trabajando, los pude encaminar en la escuela y en el liceo. Cuando dicen que lo que uno le dice a un niño le entra por un oído y sale por otro, es mentira, todo lo que uno le enseña a los hijos y les habla, eso les queda”, señaló.
A otros padres que deben afrontar la crianza de sus hijos solos, “les diría que la vida sigue y que tienen que fortalecerse mentalmente y en forma positiva para sacar sus hijos adelante”, concluyó.

 

 

Es emocionante ver cómo hay “padrazos” que luchan por sus hijos”







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...