A 15 años de un asesinato sin resolver

Son de los tantos hechos que aún no tienen  una respuesta. Pese a los años transcurridos, los asesinos nunca fueron ubicados. El 10 de febrero de 2000, a pocos metros de la costa uruguaya en zona de Coronado, plena noche y cuando retornaba de Monte Caseros en una frágil chalana, aparece en escena una potente embarcación con faro, iluminando la chalana y su único ocupante. De inmediato esa enorme lancha comenzó a dar vueltas alrededor de la pequeña embarcación, levantando grandes olas y provocando de inmediato que la chalana zozobrara. Tanto la chalana como su ocupante desaparecen de la superficie. Se trataba del joven vecino de Bella Unión Alejandro Núñez Alpuy, apodado “Carita” que vivía de vender por las calles cañeras, carne de carpincho que compraba en Caseros. No andaba robando ni era ningún malandro. Era un rebusca vida ya que era padre de varios hijos pese a ser muy joven y tenía que mantenerlos. Nunca se determinó quiénes estaban en aquella embarcación potente, que luego de consumar el aberrante crimen, navegó hacia costas argentinas.