A 17 años del naufragio

El 19 de julio de 2002, tío y sobrino pescaban como era habitual, en aguas del Rio Uruguay, frente a costas de Coronado, Bella Unión.
Aquella mañana no iba a ser como las acostumbradas. Un espinel se trabó, provocando que la chalana diera vuelta campana.
El tío, Obdulio Sosa y su sobrino, Mauricio Sosa tratando de ganar la costa a nado. Obdulio, un militar retirado logró llegar, pese a ser una persona mayor, nadando a la costa. No corrió igual suerte su sobrino Mauricio, quien desapareció de la superficie del agua, pereciendo ahogado.
La temperatura del agua, pleno invierno, más el peso de la vestimenta, fueron factores detonantes para que el joven no lograra llegar a tierra firme. Este viernes se cumplieron 17 años de la tragedia.
Obdulio, ya partió de este mundo hace algunos años. Una de las tantas muertes de pescadores, que se recuerdan en la jurisdicción de Bella Unión.