Amandio Preste, una biblioteca más que desaparece

Una vez más la EPOC  que se instaló en nuestro ser hace algunos años, nos llevó a alejarnos por algunos días de la actividad periodística. Maldito cigarrillo del ayer que hoy golpea y fuerte en una ínfima capacidad pulmonar. La lucha día a día. Un gracias al equipo profesional del Hospital local  por la dedicación para que en el menor tiempo hacen posible nuestro retorno a la labor. Durante los días de internación, en una sala cercana estuvo internado un vecino de la zona de toda una vida. No otro que don José Amandio Preste Da Silva,  residente en el centro poblado Cainsa. En la mañana del  martes 26 de setiembre pasado, vimos pasar inerte su cuerpo por el pasillo, siendo acompañado por familiares. Tenía 91 años de edad. Fueron instantes de recuerdos. En más de una oportunidad, en la década del 90 lo entrevisté para el diario en su Cainsa. Hombre de bien, padre de familia, bonachón, de esos hombres  que se dice; no sabe de enemigos. Padre de Carlos, Romeo, Luis María y Elizabeth, jugadores del Huracán de Cainsa. De inmediato a la mente se me vino una vez más la frase del recordado periodista argentino  Bernardo Neustadt cuando señaló; “Cuando parte un anciano, con él desaparece una biblioteca”. Neustadt condujo  el programa televisivo “Tiempo Nuevo”, siendo periodista gráfico, de TV  y radio. Falleció en junio de 2008, a la edad de 83 años. Cada abuelo guarda, atesora, acumula vivencias e historias que al dejar este mundo, con él se van miles de libros sin editar. Para la Organización de las Naciones Unidas, establece la edad de 60 años para considerar que una persona es adulta mayor. En países desarrollados se considera que la vejez empieza a los 65 años. Cada persona envejece de manera diferente. La vejez es una etapa de la vida, la última. La senectud es la última etapa de edad máxima que puede vivir el ser humano. No todos envejecen de la misma forma. Don Preste, con sus más de 9 décadas de vida, nos dejó hace algunos días. Una biblioteca más. Es la inexorable ley de la vida. Ley de la que nadie logra escabullirse. Haya paz en su tumba don José Amandio.







Recepción de Avisos Clasificados