Aquella vida nocturna de las bochas

Días atrás falleció el vecino Alberto “Flaco” Pacheco tras una cruel enfermedad. Muchos lo recuerdan por su labor hace pocos años atrás como taxista. Pero esta partida del “Flaco” nos hizo ir más atrás en el tiempo. Nos llevó a internarnos  en  aquella  Bella Unión de la década del 80. Alberto estaba al frente de la parrillada y cancha de Bochas “Alberto Enrique” la cual estaba ubicada en calle General Rivera entre Jaime Romans y Enrique Ferreira, contiguo a ANTEL. Eran  épocas de una vasta actividad nocturna en la ciudad. Además de esta cancha de bochas, también existía  la cancha “Juan  Bolsi” ubicada en la esquina  “sureste” de la intersección  de calles Mones Quintela y Melo. El “Flaco” además de tener noche a noche una parrilla completa para venta al público, era jugador del club de Bochas Principiantes, uno de los clubes más fuertes que tenía aquellos años Bella Unión. Además de principiantes, conformaban la Liga cañera de Bochas los clubes continuantes cuyo principal  referente  era ” Charanga” de los Santos, funcionario del Poder Judicial que falleció muy joven; el club Academia del recordado “Coro” Sosa, funcionario del Correo, fallecido hace muchos años atrás estando ya jubilado, el  Club Huracán del “Carita” Núñez que falleció no hace mucho tiempo y que en la década del 80 explotaba la cantina de la cancha “Juan Bolsi”, y estaba el club Portuarios que pertenecía a subprefectura y cuyo principal  referente era el Oficial Arriola, desde hace más de 20 años radicado en Montervideo. Estas canchas de bochas desaparecieron a finales de la década del 80 e inicio de la década del 90.
Nunca más la ciudad contó con este deporte. Las bochas originaban una vida nocturna no solo para hombres sino también para mujeres ya que se jugaban torneos mixtos. La familia estaba integrada al deporte denominado “de la amistad”, al de las “lisas y rayadas”.
Días atrás falleció el vecino Alberto “Flaco” Pacheco tras una cruel enfermedad. Muchos lo recuerdan por su labor hace pocos años atrás como taxista. Pero esta partida del “Flaco” nos hizo ir más atrás en el tiempo. Nos llevó a internarnos  en  aquella  Bella Unión de la década del 80. Alberto estaba al frente de la parrillada y cancha de Bochas “Alberto Enrique” la cual estaba ubicada en calle General Rivera entre Jaime Romans y Enrique Ferreira, contiguo a ANTEL. Eran  épocas de una vasta actividad nocturna en la ciudad. Además de esta cancha de bochas, también existía  la cancha “Juan  Bolsi” ubicada en la esquina  “sureste” de la intersección  de calles Mones Quintela y Melo. El “Flaco” además de tener noche a noche una parrilla completa para venta al público, era jugador del club de Bochas Principiantes, uno de los clubes más fuertes que tenía aquellos años Bella Unión. Además de principiantes, conformaban la Liga cañera de Bochas los clubes continuantes cuyo principal  referente  era ” Charanga” de los Santos, funcionario del Poder Judicial que falleció muy joven; el club Academia del recordado “Coro” Sosa, funcionario del Correo, fallecido hace muchos años atrás estando ya jubilado, el  Club Huracán del “Carita” Núñez que falleció no hace mucho tiempo y que en la década del 80 explotaba la cantina de la cancha “Juan Bolsi”, y estaba el club Portuarios que pertenecía a subprefectura y cuyo principal  referente era el Oficial Arriola, desde hace más de 20 años radicado en Montervideo. Estas canchas de bochas desaparecieron a finales de la década del 80 e inicio de la década del 90.
Nunca más la ciudad contó con este deporte. Las bochas originaban una vida nocturna no solo para hombres sino también para mujeres ya que se jugaban torneos mixtos. La familia estaba integrada al deporte denominado “de la amistad”, al de las “lisas y rayadas”.