Barra do Quaraí y los Free Shop

En la vecina localidad fronteriza de Barra do Quaraí, Brasil, el tema no es otro que la futura instalación de tiendas free shop. Los habitantes barrenses esperan con optimismo la instalación de estas empresas en la ciudad, lo que provocará un movimiento muchísimo mayor al habitual. Se maneja que ya para octubre estarían funcionando las primeras “tiendas”. Existe expectativa por la mano de obra uruguaya que pueda tener cabida en estas empresas.
LA BARRA
En los comienzos de 1830, en las márgenes del Río Quaraí (Rio Cuareim) nacía un poblado que llevaría el nombre de Barra do Quaraí. Las estancias, las plantaciones, el ganado, fueron las primeras fuentes de producción, hasta que en 1887, Hipólito Lessa, fundó el saladero. La línea del ferrocarril que unía la Barra con Uruguayana había sido inaugurada el 20 de agosto de 1883. En 1912 comenzó la construcción del puente de hierro sobre el Río Quaraí (Río Cuareim), entre la Barra y Bella Unión, culminando la obra en febrero de 1915, siendo inaugurado el 3 de junio de aquel año.
SALUSTIANO MARTY
Cada localidad tiene sus personajes, cuyos nombres con el paso de los años pasan a denominarse calles, parques y plazas. Desde Bella Unión, ingresando a Barra do Quaraí, o desde Uruguayana, lo hacemos transitando su avenida principal, la cual lleva el nombre Salustiano Marty. Pero, ¿quién fue Marty en la historia de la Barra ?. Salustiano fue uno de los hombres ilustres de este pedazo de Río Grande del Sur, Brasil. Nació en 1864 y creció en el trabajo del campo, criando ganado vacuno, ovino y equinos. Su estancia quedaba a 4 kilómetros de la entonces villa (Barra). Se casó por primera vez con doña Zeferina Gonçalvez, teniendo 2 hijos. Tiempo después su esposa falleció. Salustiano, viudo, continuó en el campo con su casal de hijos, administrando la estancia junto al capataz Victor Guimaraens. Salustiano se vuelve a casar. Lo hace con doña Carmen, que le da cuatro hijos. Le gustaba visitar la villa, apareciendo por sus calles en una carreta tirada por dos caballos de color blanco. En 1953 doña Carmen decide pasar a residir en la Barra con sus hijos, pero Salustiano continuó en el campo, acompañado del casero José Pelego. Fueron sus últimos años. A los 89 años aún cuidaba la tumba de su primera esposa, Zeferina, que en vida había pedido que cuando falleciera quería ser enterrada en lo alto de una colina. Por el lugar siempre al atardecer, aparecía la figura ya debilitada de Salustiano, llevando flores. Cierta noche de 1953 la inseguridad se apropio de la estancia. Cuatreros en plena madrugada, invadieron el establecimiento, hurtando e hiriendo a sus moradores. Salustiano y su casero José quedaron heridos. El hacendado permaneció varios días grave, falleciendo en el Hospital de Uruguayana. José logró recuperase de las lesiones sufridas tras el copamiento con saña de los cuatreros. Los restos de Salustiano Marty fueron depositados en una tumba, en la misma colina, donde descansan los restos de su primera esposa.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...