Cuando el pronóstico dice una cosa y la realidad es otra

Este miércoles 7 de diciembre, los pronósticos del predictor Nubel Cisneros en Canal 4 de Montevideo, para el norte y demás zonas del país, anunciaba calor y más calor pero nada de lluvias. A las 19 horas, vuelve a salir al aire en telenoche y para nada habla de fenómenos. Entonces uno se pregunta, cómo se puede desconocer qué está sucediendo a 630 kilómetros de Montevideo alguien que estudia el comportamiento de la atmósfera, el movimiento de los vientos, la presión atmosférica y la humedad. Las tormentas y precipitaciones comenzaron en Bella Unión este miércoles próximo a la hora 17 y se extendieron ya entrada la noche. A las 19 horas, el predictor Cisneros hace su aparición en el informativo señalando las altas temperaturas que se habían registrado en todo el país pero ni un ápice de lo que estaba sucediendo en el norte del país. Así como Cisneros analiza la atmósfera para brindar pronósticos, uno como poblador también hace su análisis y se pregunta. ¿Puede existir tanto desconocimiento? Pero no fue una «Nube convectiva pasajera» que se formó sobre suelo cañero y dejó lluvias y descargas eléctricas. Todo lo contrario. Las lluvias y tormentas este miércoles se dieron a lo largo y ancho del departamento de Artigas. Los tan temibles cumulonimbus dominaron el norte, por tanto no fue una «nubecita pasajera» de verano. En Bella Unión las lluvias fueron débiles y moderadas por espacio de unas dos horas. A continuación estos fueron los registros de las lluvias de ese miércoles 7 en horas de la tarde en el departamento de Artigas:
Bernabe Rivera 5 litros por metros cuadrado
Tomás Gomensoro 9 litros
Paso Farías 10 litros
Artigas (ciudad) 24 litros
Colonia Palma 7 litros
Cuaró 5 Litros.
Colonia Pintado 8 litros
Baltasar Brum 4 litros
Diego Lamas 10 litros
Paso Campamento 7 litros
Rincón de Pacheco 4 litros
Guayubirá 5 litros.
Cerro Amarillo 6 litros
LA IMPORTANCIA DE LA ESTACIÓN METEOROLÓGICA
Quiérase o no, una estación meteorológica convencional, que son las que utilizan observadores meteorológicos, nunca se puede igualar, comparar, con una estación automática. Si Bella Unión contará con la estación convencional que cerró en el 2014, esto del miércoles no hubiera sucedido. El desmejoramiento comenzó precisamente en Bella Unión para extenderse a todo el departamento. A minutos de comenzar a llover y tronar en Bella Unión, este corresponsal entró en contacto con familiares en la ciudad de Artigas y allí estaba nuboso el cielo. Al cabo de unos 45 minutos, en Artigas ya estaba lloviendo con descargas eléctricas. Si funcionara la estación en Bella Unión como lo hizo por más de 33 años, estos desmejoramientos que, en un alto porcentaje comienzan por esta triple frontera y se extienden luego al resto del departamento y país muchas veces, no ocurrirían estos «horrores» de desconocer cómo se encuentra la atmósfera a poco más de 600 kilómetros de Montevideo.