Diagnóstico sobre la situación de las mujeres en el departamento de Artigas

La publicación de INMUJERES   del MIDES que llegó a este corresponsal a través de nuestro amigo columnista Dr. Daniel Volpi, da cuenta de un diagnostico descriptivo sobre la situación de las mujeres de Artigas, respecto a dimensiones claves que permiten evidenciar las desigualdades de género existentes y otras dimensiones que la agravan.-EI diagnóstico constituye un insumo útil para la planificación y ejecución de acciones en pro de la equidad de género en el departamento de Artigas.-Del libro extraemos las consideraciones finales que compartimos a continuación.-
CONSIDERACIONES
FINALES
Las mujeres artiguenses son las principales encargadas de los quehaceres del hogar y de los cuidados familiares, lo que las deja con escasa tiempo personal y asumiendo dobles jornadas laborales en aquellos casos en que poseen trabajo extra doméstico.- La división sexual del trabajo se manifiesta en Artigas en una versión muy tradicional, mostrando la prevalencia de roles femeninos y masculinos rígidamente arraigados, mas allá de la condición de actividad de la mujer.-De hecho, muchísimas mujeres trabajan o desean trabajar fuera del hogar, y ello no quita que encargarse de los hijos, aparezca naturalizado como inherente a la identidad de la mujer.-Tan arraigada está la maternidad a la identidad femenina, que justamente » ocuparse de todo» aparece como la consecuencia inevitable del hecho de ser madre y querer hacer algo más que no sea ejercer en exclusiva ese rol.-Por lo anterior es que se vuelve fundamental insistir en el trabajo-de sensibilización que apunte al cambio cultural de pautas que tienden a esencializar el lugar que ocupan y deben ocupar mujeres y varones para sí, dentro de la familia y en la sociedad.-Para las mujeres poco calificadas y con escasos recursos el peso de las responsabilidades de cuidado de los hijos obstaculiza generalmente su participación sostenida en el mercado laboral, y por ende su autonomía económica.-Sumado a lo anterior, sobresalen Jas dificultades que enfrentan las mujeres artiguenses de niveles socioeconómicos bajos para incorporarse al mercado laboral, dada una estructura ocupacional fuertemente masculinizada, tanto vertical como horizontalmente. -Cuando la mujer logra emplearse, las malas condiciones de empleabilidad ( informalidad, zafralidad, bajos salarios) son destacados como norma.- Ante ello, se valoran los programas estatales de empleo como una fuente laboral segura, social y económicamente , pero se reclama la posibilidad de políticas mas permanentes al respecto.-Asimismo, también se pide apoyo para la construcción de emprendimientos colectivos de mujeres, que funcionen como salidas laborales flexibles y ajustadas a las múltiples tareas que cumplen las mujeres diariamente.-La falta de oportunidades laborales para las mujeres rurales las posiciona necesaria y exclusivamente a cargo del hogar y de los cuidados familiares, volviendo casi imposible la existencia de un ingreso propio.- En consecuencia, la distribución de roles tradicionales y la imagen { destino) de la mujer como equivalente a madre y esposa se ven fuertemente reforzadas por una realidad material que prácticamente no deja alternativas.-Estas mujeres sostienen la necesidad de vías colectivas de trabajo femenino, pero carecen de insumos, de dinero para la inversión inicial y de apoyo técnico para dar viabilidad a estos emprendimientos.-La representación política de las mujeres en Artigas muestra tanto avances como retrocesos, sin perjuicio de lo cual parecería haber un clima crecientemente propicio para que la agenda de género continúe ganando espacios.- No obstante, a juzgar por los discursos, las mujeres artiguenses no demuestran, en su mayoría, interés por los espacios político-partidarios ni se sienten identificadas con ellos.- Si bien los espacios sociales de participación aparecen mas cercanos a la mujeres que los espacios políticos, sobresale con fuerza !a imagen de que estos demandan demasiado tiempo y son poco operativos a la hora de concretar objetivos.-La discriminación racial hacia las mujeres afro descendientes no solo aparece en el contacto entre estas y el resto de la sociedad, sino dentro de los propios hogares compuestos, total o parcialmente, por personas afro descendientes (endorracismo). AI no mostrarse fuerte la auto identificación de la población afro descendiente, los movimientos de afirmación positiva suelen tener escasa convocatoria y visibilidad, lo que dificulta la generación de una agenda pública orientada a cambiar el universo simbólico que sostiene la discriminación racial. La perpetuidad de situaciones de violencia doméstica aparece asociada a la vulnerabilidad y dependencia económica y a la falta de recursos tales como la vivienda. Sobresale el escaso compromiso práctico que la atención médica demuestra respecto a la violencia domestica (resistencia a aplicar el cuestionario correspondiente) ,lo que constituye un obstáculo grave para la detección y tratamiento de situaciones de violencia doméstica,-Se reconoce una intención positiva del sistema de salud por transversalizar la perspectiva de género, mediante la implementactón de programas específicos para mujeres, se observa una falta de interiorización operativa de cara a la prevención , tanto de enfermedades femeninas como de violencia contra las mujeres.-Si bien ha habido adelantos en cuanto a la incorporación de las mujeres al trabajo agropecuario y al acceso de la tierra en Bella Unión, estas permanecen en segundo lugar en la selección de personal y sus derechos como mujeres (roles y tareas que no las dañen) no son cabalmente contemplados dentro de las cooperativas de colonización .-En tal sentido, el ámbito agropecuario continúa mostrando una fuerte impronta masculina que impone condiciones de inequidad laboral a las mujeres.-

La publicación de INMUJERES   del MIDES que llegó a este corresponsal a través de nuestro amigo columnista Dr. Daniel Volpi, da cuenta de un diagnostico descriptivo sobre la situación de las mujeres de Artigas, respecto a dimensiones claves que permiten evidenciar las desigualdades de género existentes y otras dimensiones que la agravan.-EI diagnóstico constituye un insumo útil para la planificación y ejecución de acciones en pro de la equidad de género en el departamento de Artigas.-Del libro extraemos las consideraciones finales que compartimos a continuación.-

CONSIDERACIONES FINALES

Las mujeres artiguenses son las principales encargadas de los quehaceres del hogar y de los cuidados familiares, lo que las deja con escasa tiempo personal y asumiendo dobles jornadas laborales en aquellos casos en que poseen trabajo extra doméstico.- La división sexual del trabajo se manifiesta en Artigas en una versión muy tradicional, mostrando la prevalencia de roles femeninos y masculinos rígidamente arraigados, mas allá de la condición de actividad de la mujer.-De hecho, muchísimas mujeres trabajan o desean trabajar fuera del hogar, y ello no quita que encargarse de los hijos, aparezca naturalizado como inherente a la identidad de la mujer.-Tan arraigada está la maternidad a la identidad femenina, que justamente » ocuparse de todo» aparece como la consecuencia inevitable del hecho de ser madre y querer hacer algo más que no sea ejercer en exclusiva ese rol.-Por lo anterior es que se vuelve fundamental insistir en el trabajo-de sensibilización que apunte al cambio cultural de pautas que tienden a esencializar el lugar que ocupan y deben ocupar mujeres y varones para sí, dentro de la familia y en la sociedad.-Para las mujeres poco calificadas y con escasos recursos el peso de las responsabilidades de cuidado de los hijos obstaculiza generalmente su participación sostenida en el mercado laboral, y por ende su autonomía económica.-Sumado a lo anterior, sobresalen Jas dificultades que enfrentan las mujeres artiguenses de niveles socioeconómicos bajos para incorporarse al mercado laboral, dada una estructura ocupacional fuertemente masculinizada, tanto vertical como horizontalmente. -Cuando la mujer logra emplearse, las malas condiciones de empleabilidad ( informalidad, zafralidad, bajos salarios) son destacados como norma.- Ante ello, se valoran los programas estatales de empleo como una fuente laboral segura, social y económicamente , pero se reclama la posibilidad de políticas mas permanentes al respecto.-Asimismo, también se pide apoyo para la construcción de emprendimientos colectivos de mujeres, que funcionen como salidas laborales flexibles y ajustadas a las múltiples tareas que cumplen las mujeres diariamente.-La falta de oportunidades laborales para las mujeres rurales las posiciona necesaria y exclusivamente a cargo del hogar y de los cuidados familiares, volviendo casi imposible la existencia de un ingreso propio.- En consecuencia, la distribución de roles tradicionales y la imagen { destino) de la mujer como equivalente a madre y esposa se ven fuertemente reforzadas por una realidad material que prácticamente no deja alternativas.-Estas mujeres sostienen la necesidad de vías colectivas de trabajo femenino, pero carecen de insumos, de dinero para la inversión inicial y de apoyo técnico para dar viabilidad a estos emprendimientos.-La representación política de las mujeres en Artigas muestra tanto avances como retrocesos, sin perjuicio de lo cual parecería haber un clima crecientemente propicio para que la agenda de género continúe ganando espacios.- No obstante, a juzgar por los discursos, las mujeres artiguenses no demuestran, en su mayoría, interés por los espacios político-partidarios ni se sienten identificadas con ellos.- Si bien los espacios sociales de participación aparecen mas cercanos a la mujeres que los espacios políticos, sobresale con fuerza !a imagen de que estos demandan demasiado tiempo y son poco operativos a la hora de concretar objetivos.-La discriminación racial hacia las mujeres afro descendientes no solo aparece en el contacto entre estas y el resto de la sociedad, sino dentro de los propios hogares compuestos, total o parcialmente, por personas afro descendientes (endorracismo). AI no mostrarse fuerte la auto identificación de la población afro descendiente, los movimientos de afirmación positiva suelen tener escasa convocatoria y visibilidad, lo que dificulta la generación de una agenda pública orientada a cambiar el universo simbólico que sostiene la discriminación racial. La perpetuidad de situaciones de violencia doméstica aparece asociada a la vulnerabilidad y dependencia económica y a la falta de recursos tales como la vivienda. Sobresale el escaso compromiso práctico que la atención médica demuestra respecto a la violencia domestica (resistencia a aplicar el cuestionario correspondiente) ,lo que constituye un obstáculo grave para la detección y tratamiento de situaciones de violencia doméstica,-Se reconoce una intención positiva del sistema de salud por transversalizar la perspectiva de género, mediante la implementactón de programas específicos para mujeres, se observa una falta de interiorización operativa de cara a la prevención , tanto de enfermedades femeninas como de violencia contra las mujeres.-Si bien ha habido adelantos en cuanto a la incorporación de las mujeres al trabajo agropecuario y al acceso de la tierra en Bella Unión, estas permanecen en segundo lugar en la selección de personal y sus derechos como mujeres (roles y tareas que no las dañen) no son cabalmente contemplados dentro de las cooperativas de colonización .-En tal sentido, el ámbito agropecuario continúa mostrando una fuerte impronta masculina que impone condiciones de inequidad laboral a las mujeres.-