El baby cañero en mal momento violencia y renuncia de neutrales

El fútbol infantil de Bella Unión viene atravesando por estas horas un difícil momento institucional.-Es noticia por estos días el baby fútbol de la ex- Liga Regional, hoy siendo Liga Infantil. -Hace pocos días atrás algunas madres identificadas con uno de los clubes afiliados a la Liga se quejaba en redes sociales sobre la violencia desatada dentro de las canchas; con niños que culminaban los partidos muy golpeados, y que ello se debía más que nada a la pasividad de los arbitrajes ya que los responsables de dirigir los partidos dejaban en muchos casos jugar con extrema violencia a algunos pequeños en desmedro de otros.-
TODOS SON
RESPONSABLES
A la hora de responsabilidades, las mismas deben ser compartidas. -Se podrá acusar a los árbitros de dejar jugar con mucha vehemencia y hasta con violencia, pero también hay otros asistentes a un partido de baby que tienen su cuota de responsabilidad y ellos son los padres y madres.-Desde fuera del campo de juego, no pocos papis gritando de todo durante el partido, ya sea al propio hijo, indicándole sobre cómo tiene que jugar, o gritándole a los árbitros ante un fallo que entienden no fue o fue al revés.-Pero no solo hay que apuntar a los árbitros como los malos de la película sino que hay otro actor y muy responsable, que es el entrenador o director técnico como quiera llamarse.- El responsable técnico de un plantel, ya sea de la categoría 7 años, la de 10 o la de 12 años, tiene entre sus actividades con el plantel, además de entrenarlos física y técnicamente, la labor de inculcar el tan promocionado «juego limpio»  o fair play.-Cuando en un partido de baby hay violencia, no solo hay que apuntar y acusar la pasividad del árbitro que deja pegar sino apuntar al entrenador cuyos jugadores están empleando por demás el golpe y la patada alevosa.
Por tanto, vaya si no es uno ni dos los responsables cuando hay violencia en el baby.-Nadie debe «sacar el cuerpo». -Padres, árbitros, directores técnicos y neutrales de la Liga, todos tienen su cuota de responsabilidad cuando la violencia se instala en el fútbol de los niños.-
CLUBES PIDEN
RENUNCIA DE
NEUTRALES
Salvo el club Tropezón Tablero que no firmó la nota, los restantes clubes de la Liga de baby fútbol de Bella Unión solicitaron la renuncia del cuerpo de neutrales  presidido por Adrián Inda.-Esta situación embarazosa para quien viene trabajando de forma honoraria en una institución, provocó el alejamiento de los dirigentes de la Liga.
Significa que ahora los torneos oficiales se detienen hasta tanto los clubes no salgan en la búsqueda de nuevos dirigentes para conformar un nuevo cuerpo de neutrales.- No es novedad que ya no es tan fácil encontrar personas de bien que quieran trabajar de forma honoraria.-Desde hace un tiempo el relacionamiento entre algunos clubes con el ejecutivo de esta liga no era el mejor, por lo que el final era previsible anunciarlo.
UN MAL AÑO
Si a estas situaciones de violencia en las canchas locales y el pedido de clubes para que los neutrales abandonaran sus cargos, le sumamos las pobrísimas actuaciones de las selecciones, sin dudas que estamos hablando de un mal año para el baby cañero.-Basta recordar que un par de meses atrás y menos, las selecciones de 10, 11 y 12 años de Bella Unión compitieron a nivel regional por el torneo de la ONFI.
De las tres selecciones solo una logró una victoria, después las tres cosecharon derrotas y más derrotas ante los niños salteños, artiguenses   y sanduceros.
Selecciones que trabajaron tiempo suficiente para enfrentar las eliminatorias regionales y sin embargo no logró ninguna de ellas avanzar a la siguiente fase. -Comparando con las actuaciones de los combinados de 2013, basta recordar el «campañón» de la selección de 11 años que fue dirigida por el DT Tabaré Paiva el año pasado, pasando a la siguiente ronda y dejando eliminadas a las selecciones de Salto y la poderosa Artigas que era dirigida por el experimentado DT Ovidio «Godofia» Duarte.

El fútbol infantil de Bella Unión viene atravesando por estas horas un difícil momento institucional.-Es noticia por estos días el baby fútbol de la ex- Liga Regional, hoy siendo Liga Infantil. -Hace pocos días atrás algunas madres identificadas con uno de los clubes afiliados a la Liga se quejaba en redes sociales sobre la violencia desatada dentro de las canchas; con niños que culminaban los partidos muy golpeados, y que ello se debía más que nada a la pasividad de los arbitrajes ya que los responsables de dirigir los partidos dejaban en muchos casos jugar con extrema violencia a algunos pequeños en desmedro de otros.-

TODOS SON RESPONSABLES

A la hora de responsabilidades, las mismas deben ser compartidas. -Se podrá acusar a los árbitros de dejar jugar con mucha vehemencia y hasta con violencia, pero también hay otros asistentes a un partido de baby que tienen su cuota de responsabilidad y ellos son los padres y madres.-Desde fuera del campo de juego, no pocos papis gritando de todo durante el partido, ya sea al propio hijo, indicándole sobre cómo tiene que jugar, o gritándole a los árbitros ante un fallo que entienden no fue o fue al revés.-Pero no solo hay que apuntar a los árbitros como los malos de la película sino que hay otro actor y muy responsable, que es el entrenador o director técnico como quiera llamarse.- El responsable técnico de un plantel, ya sea de la categoría 7 años, la de 10 o la de 12 años, tiene entre sus actividades con el plantel, además de entrenarlos física y técnicamente, la labor de inculcar el tan promocionado «juego limpio»  o fair play.-Cuando en un partido de baby hay violencia, no solo hay que apuntar y acusar la pasividad del árbitro que deja pegar sino apuntar al entrenador cuyos jugadores están empleando por demás el golpe y la patada alevosa.

Por tanto, vaya si no es uno ni dos los responsables cuando hay violencia en el baby.-Nadie debe «sacar el cuerpo». -Padres, árbitros, directores técnicos y neutrales de la Liga, todos tienen su cuota de responsabilidad cuando la violencia se instala en el fútbol de los niños.-

CLUBES PIDEN RENUNCIA DE NEUTRALES

Salvo el club Tropezón Tablero que no firmó la nota, los restantes clubes de la Liga de baby fútbol de Bella Unión solicitaron la renuncia del cuerpo de neutrales  presidido por Adrián Inda.-Esta situación embarazosa para quien viene trabajando de forma honoraria en una institución, provocó el alejamiento de los dirigentes de la Liga.

Significa que ahora los torneos oficiales se detienen hasta tanto los clubes no salgan en la búsqueda de nuevos dirigentes para conformar un nuevo cuerpo de neutrales.- No es novedad que ya no es tan fácil encontrar personas de bien que quieran trabajar de forma honoraria.-Desde hace un tiempo el relacionamiento entre algunos clubes con el ejecutivo de esta liga no era el mejor, por lo que el final era previsible anunciarlo.

UN MAL AÑO

Si a estas situaciones de violencia en las canchas locales y el pedido de clubes para que los neutrales abandonaran sus cargos, le sumamos las pobrísimas actuaciones de las selecciones, sin dudas que estamos hablando de un mal año para el baby cañero.-Basta recordar que un par de meses atrás y menos, las selecciones de 10, 11 y 12 años de Bella Unión compitieron a nivel regional por el torneo de la ONFI.

De las tres selecciones solo una logró una victoria, después las tres cosecharon derrotas y más derrotas ante los niños salteños, artiguenses   y sanduceros.

Selecciones que trabajaron tiempo suficiente para enfrentar las eliminatorias regionales y sin embargo no logró ninguna de ellas avanzar a la siguiente fase. -Comparando con las actuaciones de los combinados de 2013, basta recordar el «campañón» de la selección de 11 años que fue dirigida por el DT Tabaré Paiva el año pasado, pasando a la siguiente ronda y dejando eliminadas a las selecciones de Salto y la poderosa Artigas que era dirigida por el experimentado DT Ovidio «Godofia» Duarte.